En directo
    América Latina
    URL corto
    0 752
    Síguenos en

    La ciudad boliviana de El Alto, lindera con La Paz, es conocida como 'joven y combativa'. Caracterizada por una explosión demográfica, la urbe guarda una historia de rebeldía y lucha contra la extranjerización de los hidrocarburos y las políticas extractivistas.

    "6 de marzo es el día

    Que en suave armonía alzamos la voz

    Recordando de la historia

    Un hito de gloria con loas de amor".

    El himno de la ciudad de El Alto incluye en una de sus estrofas la referencia al día 6 de marzo, fecha en que logró —en 1985— constituirse como una ciudad independiente y conquistó su autonomía con respecto a La Paz, sede del Gobierno boliviano.

    Por supuesto, la historia de El Alto como un centro demográfico y político con voz propia en Bolivia proviene de antes de ganar el estatus de ciudad. La zona, ubicada al oeste de La Paz y a más de 4.000 metros sobre el nivel del mar, se pobló de forma importante tras las oleadas migratorias que siguieron a la Guerra del Chaco en 1932, la 'Revolución de Abril' en 1952 y el proceso de relocalización minera de la década del 80.

    Si bien al principio El Alto dependía totalmente de La Paz, el crecimiento de la población y la organización de los vecinos hizo que en 1970 el Gobierno de La Paz decidiera crear una subalcaldía dedicada exclusivamente a El Alto. Fue el paso previo a que se conformara una ciudad independiente, con autonomía total de la ciudad que alberga al Gobierno boliviano.

    Una imagen de una zona comercial en El Alto, Bolivia
    Una imagen de una zona comercial en El Alto, Bolivia

    Tras un intenso crecimiento demográfico, la ciudad supera actualmente los 800.000 habitantes. Además de ser la ciudad más joven del país, El Alto se ganó la fama de "ciudad combatiente", producto del carácter luchador de sus habitantes.

    También se la destacada como una de las ciudades más jóvenes del país, ya que el 60% de sus habitantes son menores de 25 años.

    Una vista aérea de El Alto, Bolivia
    Una vista aérea de El Alto, Bolivia

    El mojón más importante en este sentido se dio durante la denominada 'Guerra del Gas' iniciada en 2003, cuando sectores de la población rechazaron el plan del entonces presidente Gonzalo Sánchez de Lozada para exportar gas natural a EEUU a través de puertos chilenos. El Alto fue el centro neurálgico de las protestas, que pronto englobaron a otros reclamos de la sociedad y fueron reprimidas por la Policía, provocando la muerte de 65 personas y dejando cientos de heridos.

    Los reclamos acabarían motivando la renuncia de Sánchez de Lozada y dejarían la puerta abierta para la victoria de Evo Morales en los comicios de 2005. Los alteños continuaron reclamando la nacionalización de los hidrocarburos y apuntalaron la renuncia de Carlos Mesa, quien había quedado en el poder tras la salida de Sánchez de Losada.

    Manifestantes de El Alto marchando tras el funeral de los muertos en la planta de Senkata en 2019
    © AFP 2020 / Aizar Raldes
    Manifestantes de El Alto marchando tras el funeral de los muertos en la planta de Senkata en 2019

    El Alto volvió a mostrar su perfil combatiente en 2019, cuando fue un centro de las movilizaciones en rechazo al Golpe de Estado impulsado contra Evo Morales. Las protestas incluyeron el bloqueo a plantas de distribución de combustible y tuvieron su punto más dramático con la represión policial en la planta de Senkata, cuando un operativo de policías y militares causó la muerte de ocho manifestantes y dejó unos 50 heridos.

    Etiquetas:
    Jeanine Áñez, Carlos Mesa, Evo Morales, El Alto, Bolivia
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook