En directo
    América Latina
    URL corto
    0 01
    Síguenos en

    RÍO DE JANEIRO (Sputnik) — El Gobierno de Brasil decidió prorrogar por una semana la presencia de las Fuerzas Armadas en el estado de Ceará (noreste), que desde hace semanas vive una crisis de violencia debido a protestas de policías que se niegan a patrullar las calles.

    El Gobierno recordó, en un comunicado, que el gobernador de Ceará, Camilo Santana, pidió extender el plazo inicial (del 21 al 28 de febrero) e informó que "el Gobierno federal autoriza la prórroga y entiende que, en un plazo hasta el 6 de marzo, la situación debe ser normalizada".

    Las Fuerzas Armadas están en el estado de Ceará bajo un mecanismo legal conocido como "Garantía de la Ley y el Orden", que se usa en momentos puntuales de crisis para que los militares tomen el control de la seguridad pública a petición de las autoridades regionales.

    En el comunicado el Gobierno dice que el gobernador Santana (del izquierdista Partido de los Trabajadores) "formalizó su incapacidad de gestión de su fuerza policial", algo poco habitual en este tipo de comunicaciones oficiales.

    Además, el Ejecutivo de Bolsonaro aprovechó el anuncio para pedir al Congreso Nacional que apruebe el llamado "excluyente de ilicitud", un supuesto legal que amplía la definición del concepto de legítima defensa y que, según varios especialistas, supondría una carta blanca para disparar a matar sin asumir consecuencias legales.

    "Se resalta la importancia de que el Congreso Nacional reconozca que, con el empleo de la GLO, dada la necesidad de seguridad a los integrantes de las fuerzas, muchos de ellos jóvenes soldados con cerca de 20 años, se debata y se vote el "excluyente de ilicitud", dice el comunicado.

    La crisis en el estado de Ceará empezó cuando grupos de agentes de la Policía Militar (que por ley no puede ir a la huelga) empezaron a amotinarse en los cuarteles negándose a patrullar las calles, para pedir aumentos salariales.

    Esto produjo un aumento del número de homicidios y de violencia en general en las calles, y provocó momentos de tensión.

    Uno de los incidentes más graves se produjo el 19 de febrero en la localidad de Sobral, cuando el senador Cid Gomes, del Partido Democrático Laborista, fue baleado en el pecho izquierdo por unos agentes de policía amotinados.

    Previamente, el político había intentado romper el bloqueo en un cuartel avanzando con una máquina excavadora contra el grupo de policías; el senador sigue hospitalizado, pero su vida no corre peligro.

    En los últimos días, representantes de la Policía Militar se están reuniendo con representantes de los tres poderes de Ceará con mediación de la Orden de los Abogados de Brasil.

    Los policías exigen los aumentos salariales y amnistía para los agentes que fueron detenidos por las protestas ilegales de los últimos días, pero el Gobierno local exige que antes de definir esos temas cesen los motines y vuelvan a las calles.

    Etiquetas:
    policías, paro, militares, Brasil
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook