En directo
    América Latina
    URL corto
    1220
    Síguenos en

    Un estudio estadístico elaborado por el Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT) asegura que no hay "evidencia cualitativa" que respalde la teoría del fraude electoral. Para los científicos, la postura de la OEA al denunciar fraude "nunca estuvo basada en hechos".

    Un nuevo análisis ratifica que no existen evidencias de irregularidades en las elecciones bolivianas de octubre de 2019, cuando el entonces presidente, Evo Morales, fue reelecto en su cargo. El estudio, elaborado por el Massachusetts Institute of Technology (MIT), se suma a la lista de reportes que contradicen la postura de la Organización de Estados Americanos (OEA).

    "No pudimos encontrar resultados que nos lleven a la misma conclusión que la OEA. Encontramos que es muy probable que Morales haya ganado el margen de 10 puntos porcentuales que se requería para ganar en la primera ronda del 20 de octubre de 2019", concluye el informe, elaborado por los investigadores Jack Williams y John Curiel.

    La investigación sostiene que, si bien es cierto que hubo una interrupción sorpresiva en el escrutinio primario, los datos que se registraron tras el reinicio del conteo no constituyeron un cambio en la tendencia que se veía desde el comienzo.

    "La victoria de Morales puede ser explicada por su apoyo electoral anterior al conteo primario. A través de tres análisis del voto anterior al corte con el 84% del conteo, encontramos que el resultado final puede ser explicado por el patrón en el escrutinio primario. Por ese motivo, no podemos encontrar evidencia cuantitativa de una tendencia irregular, como reclamó la OEA", añade el estudio.

    Para Jack Williams, uno de los responsables del estudio, el resultado del estudio demuestra que "la OEA parece haber tomado posicionamientos sobre el escrutinio primario que no estaban basados en hechos".

    No se trata del primer estudio que contradice la postura de la OEA. En noviembre, un informe del Centro para la Investigación Política y Económica (CEPR, por sus siglas en inglés) ya había señalado que los datos estadísticos corroboraban que la victoria de Morales en primera vuelta efectivamente se había dado.

    Aquel análisis sostenía que "los resultados finales del conteo rápido no fueron difíciles de justificar" y que la distancia entre Morales y su más próximo competidor, Carlos Mesa, "se amplió constantemente a medida que avanzaba el proceso de conteo".

    En ese sentido, consideraba que el aumento en la votación a Morales "fue un fenómeno predecible y poco sorprendente que no debió sorprender a la misión de la OEA".

    Etiquetas:
    golpe de Estado, Organización de Estados Americanos (OEA), Bolivia, Evo Morales
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook