En directo
    América Latina
    URL corto
    1 0 0
    Síguenos en

    CIUDAD DE MÉXICO (Sputnik) — La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) denunció la represión y violencia que sufrieron el 16 de febrero padres de 43 estudiantes de la escuela Ayotzinapa, Guerrero (sur), desaparecidos en septiembre de 2014.

    "La CIDH ha tomado conocimiento de los hechos de represión y violencia policial cometidos en contra de los padres de los 43 estudiantes normalistas desaparecidos de la escuela de Ayotzinapa, durante su visita a una escuela rural de maestros en Tuxla, Chiapas [vecino estado del sur mexicano]", dijo el organismo interamericano en una serie de mensajes en sus redes sociales.

    Unos 200 policías estatales desplegados en tanquetas lanzaron gases lacrimógenos y perdigones contra padres, madres y alumnos de la escuela de Ayotzinapa la mañana del 16 de febrero, durante una actividad pública en el marco de una visita a sus compañeros de la escuela normal rural Mactutzá, en Chiapas.

    La CIDH espera que "sean esclarecidos pronto e investigados" los hechos de violencia ocurridos en el marco de una gira de los familiares y compañeros de los desaparecidos por escuelas de maestros rurales del sureste del país.

    El Centro de Derechos Humanos de la Montaña Tlachinollan, nombre indígena de la región agreste de Guerrero donde se encuentra la escuela de Ayotzinapa, dijo en un comunicado que "el saldo es de dos madres heridas y cuatro estudiantes normalistas, dos de ellos de gravedad".

    Medidas cautelares

    La CIDH recuerda que aún está vigente una "medida cautelar" emitida por el organismo por la situación del caso Ayotzinapa, que tiene más de cinco años sin esclarecerse.

    La comisión advierte que, de acuerdo con estas medidas urgentes, "en el sistema interamericano los familiares de víctimas de graves violaciones de DDHH deben ser considerados también víctimas y ser tratados acordemente".

    La lucha por justicia y contra la impunidad "no puede crear riesgos a las familias en México", dice otro de los mensajes de la CIDH en sus redes sociales.

    En el marco de las medidas cautelares vigentes desde 2014, la CIDH "solicitará información al Estado mexicano al respecto", aunque anticipa que "valora positivamente" que las autoridades de la secretaría federal de Gobernación, que encabeza Olga Sánchez Cordero, hayan solicitado públicamente la investigación de los hechos por parte de las autoridades del estado de Chiapas.

    También el presidente Andrés Manuel López Obrador ordenó que se investigue y sancione a los responsables de la agresión.

    "Condeno lo que sucedió en Chiapas, es un abuso", expresó el mandatario en su conferencia de prensa diaria.

    Por su parte, la responsable de la política interior señaló el 16 de febrero que "lo sucedido hoy en Chiapas demanda una investigación exhaustiva", y exigió al Gobierno de Chiapas aclarar los hechos y castigar a los responsables.

    El 11 de febrero pasado el jefe del Ejecutivo federal reiteró su ofrecimiento de recompensa y amnistía a quienes participaron de la desaparición de los 43 estudiantes para que hablen

    "Hay como un pacto de silencio, no puede ser que no sepamos lo que sucedió si participaron como cien personas", dijo el mandatario.

    La noche del 26 de septiembre de 2014 y la madrugada siguiente, patrullas de policías municipales de Iguala y municipios vecinos atacaron cinco autobuses en los cuales viajaba un centenar de normalistas, en la ciudad de Iguala, Guerrero (sur).

    En los hechos murieron seis personas, entre ellas tres estudiantes, otras 25 resultaron heridas, y 43 alumnos fueron detenidos y entregados al agrupo narcotraficante autodenominado "Guerreros Unidos".

    Los integrantes de la organización criminal han declarado bajo torturas que asesinaron a los jóvenes, calcinaron sus cuerpos y lanzaron los restos al río San Juan, del vecino municipio Cocula, Guerrero.

    Pero las nuevas autoridades descartan esa narrativa de la antigua procuraduría, llamada "verdad histórica".

    Una bolsa rescatada del arroyo contenía el fragmento de un hueso, que permitió la única identificación de un desparecido hasta la fecha, Alexander Mora Venancio.

    Etiquetas:
    padres, violencia, Guerrero, Ayotzinapa, México, desaparecidos, represión, CIDH
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook