En directo
    América Latina
    URL corto
    114
    Síguenos en

    LA PAZ (Sputnik) — Los ambiciosos planes de convertir a Bolivia en una potencia mundial del litio han quedado a la deriva desde la crisis política de 2019 por decisiones de los gobiernos de Evo Morales y Jeanine Áñez y las presiones políticas del sureño departamento de Potosí, dijo a Sputnik el exviceministro de Minería, Héctor Córdova.

    "Actualmente, la política del litio parece estar a la deriva", sostuvo Córdova sobre el impacto de la paralización del acuerdo de industrialización de litio entre la empresa estatal boliviana YLB y un consorcio alemán liderado por ACI Systems.

    Córdova, viceministro de Minería (2010-2011) y presidente de la estatal Corporación Minera de Bolivia (2011-2012), docente e investigador universitario, hizo la afirmación en respuesta a un cuestionario de esta agencia.

    Morales (2006-2019) anuló la sociedad mixta YLB-ACI en noviembre pasado, en los últimos días de su Gobierno, tratando infructuosamente de ganar el apoyo del movimiento cívico de Potosí, que protestaba contra los términos del acuerdo.

    En el departamento de Potosí se encuentra el salar de Uyuni, depositario de la que es considerada la mayor reserva mundial de litio.

    El Comité Cívico Potosinista lideraba entonces una huelga contra la política del litio que terminó siendo parte de una movilización que contribuyó al derrocamiento de Morales.

    La anulación de la sociedad YLB-ACI paralizó un plan de inversión de hasta 1.300 millones de dólares en una cadena industrial que culminaría en la fabricación local de baterías de ion litio, detonando la incertidumbre que desplazó al anterior optimismo con el que el país apuntaba al aprovechamiento del llamado "oro blanco".

    "La decisión unilateral e inconsulta de Morales ha dejado desamparado al país y frente a graves riesgos", opinó Córdova.

    Bolivia no solo encara el costo del tiempo perdido en el proyecto con los alemanes, sino también el riesgo de que "las decisiones tomadas en noviembre puedan comprometer el futuro porque los interesados en invertir en el proyecto necesitan respuestas rápidas y con largo alcance", observó.

    Este panorama parece más complicado porque "el Gobierno actual ha demostrado que no sabe qué hacer con este proyecto; Potosí está contaminado con posiciones políticas y quién sabe qué ocurrirá en los próximos días", añadió el experto.

    El Gobierno de Áñez, aunque tiene formalmente carácter transitorio, ha emprendido una campaña de desprestigio contra algunas de las políticas y obras destacadas de Morales.

    Esto incluye anuncios de rescisión del convenio con ACI, la paralización de las obras de un centro nuclear en sociedad con Rusia y hasta la descalificación de la nacionalización de los hidrocarburos de 2006.

    Sputnik preguntó a Córdova sobre el impacto que tendría en la comunidad internacional el hecho de que un Gobierno transitorio, en pleno proceso electoral, tome medidas de gran impacto sobre una industria estratégica como la del litio.

    "La primera decisión errónea la tomó Morales una semana antes de renunciar, suponiendo que ese paso le devolvería el apoyo de Potosí; luego, el cambio de gerentes de YLB, tres en dos meses, es una muestra del poco conocimiento de un tema tan importante para el país", respondió Córdova.

    Para el experto, "la comunidad internacional se sorprende de que un Gobierno transitorio no sea capaz de continuar con lo que estaba en marcha y paralice las negociaciones con Alemania y la operación de la planta de potasio" que la administración de Morales había dejado en funcionamiento en el salar de Uyuni.

    Córdova añadió además que, hasta ahora, el Gobierno transitorio no ha dado señales sobre qué hará con otros convenios firmados con empresas chinas para el aprovechamiento del litio de los salares altiplánicos.

    Ni el Ministerio de Minería las últimas dos sucesivas gerencias de YLB respondieron los pedidos de comentarios de Sputnik.

    Etiquetas:
    crisis política, litio, Bolivia
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook