En directo
    América Latina
    URL corto
    Por
    0 140
    Síguenos en

    Miles de personas recorren la calle Dolores en el centro histórico de la Ciudad de México, donde se fundó el barrio chino desde mediados del siglo XIX. Ahora, son las nuevas generaciones las que han recogido y mantienen viva la tradición.

    Mientras en China las fiestas del inicio del año de la rata de metal que corresponde al año 4718 —el calendario chino comienza en el año 2689 antes de Cristo, marcando el inicio del rey Huandgi, el Emperador amarillo— debieron suspenderse por prevención ante la aparición del peligroso coronavirus, en México, el festejo dura cuatro días. 

    Del 23 al 26 de enero de 2020, las callecitas del barrio chino en el centro histórico de la Ciudad de México ofrecieron múltiples danzas tradicionales y comida especial, así como también cientos de vendedores de almanaques pintados de rojo y dorado o campanas de viento de cinco tubos para activar el feng shui de las casas, así como las tradicionales galletas de la suerte e incluso pequeñas ratitas de peluche que uno puede comprar para recibir los favores del animal que rige el año.

    "Nos tocó que mucha gente preguntara qué iba a pasar con esta celebración. Lamentamos que en China se haya tenido que suspender, ya que es su fiesta principal, pero nosotros sentimos la responsabilidad en los países ajenos, de celebrar y apoyarlos de esta manera. Ante un momento difícil, seguir difundiendo su cultura", dijo a Sputnik, Alexander Rangel, encargado de mercadotécnica del barrio chino de la Ciudad de México.

    Alexander Rangel, encargado de mercadotecnia del barrio chino e integrante del grupo de danza del león Xinkuan Shi
    © Sputnik / Eliana Gilet
    Alexander Rangel, encargado de mercadotecnia del barrio chino e integrante del grupo de danza del león Xinkuan Shi

    Aunque es una fiesta que comenzó a celebrarse de manera privada desde 1969, en los últimos tres años, gracias a una estrategia de comunicación por medio de redes sociales (@barriochinocdmx) y página web, el barrio chino pasó a batir su propio récord de asistencia, cuando de los 15.000 asistentes pasó a recibir a más de 40.000 personas durante los cuatro días de fiesta. 

    Una danza para la abundancia

    Además de ser el fundador de la agencia de publicidad AXL Group que diseñó una nueva estrategia de difusión y comunicación para el barrio chino tres años atrás, Rangel es fundador de Xinkuan shi, un grupo que representa la danza del león.

    "La danza tradicional del león chino es una danza popular de celebración del Año Nuevo que transmite abundancia, prosperidad y quita malas energías", explicó Rangel a este medio. Sin bargo, en la tierra mexicana este baile tradicional ha obtenido un toque local. "Me baso en la leyenda mexicana de la danza que cuenta que para quitar estos fantasmas y malas energías, hay que hacer sonidos fuertes y gritar", explicó. 

    Esos sonidos de bestia se suman a los movimientos bruscos del león que va espantando lo viejo del año que se va, para luego de terminada su tarea, ponerse juguetón y dejarse acariciar por quienes quieren contagiarse un poco de su suerte. La danza acaba cuando el león come una lechuga que cuelga sobre la entrada del comercio que auspicia el baile. 

    La asociación de empresarios del barrio chino es la base para lograr estas celebraciones, explicó Rangel, ya que cada uno de los locatarios prepara la decoración de acuerdo a su tradición, pero manteniendo una uniformidad en el sitio. Luego, cada quien tiene su propia escuela que presenta la danza durante los días de fiesta. 

    Xinkuan shi baila para el restaurante Chung King cerca de las seis de la tarde. "Es el primer grupo de la danza del león con el concepto de club, que aunque mantiene lo tradicional, tiene un enfoque más comercial y de acercamiento de la gente", dijo la fuente.

    Miembros del restaurante Chung King festejan el inicio del año chino 4718 en el barrio chino de la ciudad de México
    © Sputnik / Eliana Gilet
    Miembros del restaurante Chung King festejan el inicio del año chino 4718 en el barrio chino de la ciudad de México

    "Buscamos combinar ambas culturas, que son amigas. Así como los chinos han estado en México por mucho tiempo, nosotros los mexicanos hemos estado en infinidad de países compartiendo nuestra cultura y gastronomía. Y es padre (bueno) que los mexicanos podamos demostrar que estamos a la altura de los chinos, sin perder nuestra esencia", concluyó.

    La tradición, renovada

    En el número 27 de la calle Dolores, el restaurante Chung King es el epicentro de la danza del león justo cuando el día da paso a la noche y los fuegos artificiales se lucen a medida que el cielo se oscurece. 

    Son dos los leones que bailan en las puertas del restaurante, rodeados de una multitud curiosa que se apretuja por ver y grabar, mientras que los más afortunados logran tocar al león cuando se acerca a bailar junto a la gente.

    Entre los que tiran la pirotecnia está Manlong Hip, el más joven integrante de la familia propietaria del restaurante, que fue fundado por su bisabuelo en la década de 1970. 

    "Mi bisabuelo llegó a México escapando de la invasión japonesa a China durante la Segunda Guerra Mundial", dijo el joven a Sputnik refiriendo al conflicto bélico que se extendió entre 1937 y 1945, cuando el imperio de Japón se rindió ante los aliados, tras la detonación de las bombas nucleares sobre Hiroshima y Nagasaki. 

    "Mi bisabuelo llegó a Guatemala, de ahí se cruzó a Chiapas, en el sur de México, y ahí formó su familia. Cuando se mudaron a la Ciudad de México, compró este local y fundó el restaurante que era pequeño, pero que se fue ampliando con el tiempo", relató.

    Manlong Hip, del Restaurante Chung King, en Dolores 27 posa para foto durante las celebraciones del Año Nuevo chino de la rata de metal
    © Sputnik / Eliana Gilet
    Manlong Hip, del Restaurante Chung King, en Dolores 27 posa para foto durante las celebraciones del Año Nuevo chino de la rata de metal

    Su función dentro del negocio familiar está en la cocina porque "las recetas de algunos platos se pasan dentro de la familia, hay algunas que solo yo sé", contó. Como la del pescado pau pau, un platillo que lleva más de media hora de preparación y con ingredientes precisos en cantidades exactas, que es uno de sus favoritos.

    ¿Por qué ha sido importante en su familia mantener esta tradición? "Nosotros lo vemos como un punto de reunión familiar, aquí vienen mis tías, mis tíos, mis primas y primos, todos venimos a trabajar en el Año Nuevo chino porque es una celebración que se vive en familia. En vez de hacer una cena, todos venimos a apoyarnos y trabajar", respondió Manlong. 

    Para los locatarios, la preparación de la fiesta tiene que ver con la decoración y con la contratación de las escuelas del león. "Ellos vienen a bailar con nosotros, que nos encargamos de los juguetes y la pirotecnia durante el baile, estas representan la abundancia; entre más cuetes, ruido y explosiones, más abundancia se atrae al negocio", relató.

    Miembros del restaurante Chung King festejan el inicio del año chino 4718 en el barrio chino de la ciudad de México
    © Sputnik / Eliana Gilet
    Miembros del restaurante Chung King festejan el inicio del año chino 4718 en el barrio chino de la ciudad de México

    A pesar de sus jóvenes 19 años, Manlong Hip ha crecido en el cobijo del restaurante: "Conforme fui creciendo, me fui involucrando más con las cosas del negocio", dijo y refirió una particular visión de cómo la tradición siempre se renueva.

    "La historia no es monótona ni inicia con la llegada al país, la historia viene de mucho tiempo antes y de muchas zonas. Antes de mi bisabuelo, fueron rusos, fueron mogoles, de muchos países y es algo bonito tener tanta mezcla en la genética", concluyó.
    Etiquetas:
    México, Año Nuevo Chino
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook