En directo
    América Latina
    URL corto
    0 10
    Síguenos en

    QUITO (Sputnik) — Un año después de que una mina operada por la multinacional brasileña Vale sepultara a 270 personas en Brumadinho (sureste de Brasil) por el desborde de residuos, un grupo de activistas pidió en Quito reparación total para las familias afectadas.

    "No olvidemos los muertos; pedimos justicia por Brumadinho, lo que hizo la Fiscalía (de Brasil, al acusar de homicidio a los directivos de la empresa responsable) es solo una parte; exigimos la reparación total para las familias afectadas que no tienen casa, las autoridades deben dar garantías de que no vuelvan a suceder estos crímenes", dijo a Sputnik la activista Daniela Campolina.

    Campolina, de 36 años, es representante del Movimiento por las Sierras y las Aguas de Minas Gerais (sureste de Brasil).

    La brasileña, junto con otros activistas ecuatorianos y extranjeros se congregaron frente a la Embajada de Brasil en Quito, según dijeron, para alertar a los ecuatorianos sobre el peligro de que un desastre parecido suceda en este país andino, que el año pasado inició con dos proyectos la producción minera a gran escala.

    Campolina, que visita Ecuador y otros países en su campaña contra la minería consideró que en el proyecto de cobre Mirador, ubicado en la provincia Zamora Chinchipe (sureste de Ecuador), puede suceder algo peor que en Brumandinho ya que el dique de la relavera tiene una altura de 260 metros, mientras que en Brasil tenía 87; además de las características geográficas (montañas, encañonado), sismográficas y de la pluviosidad.

    En Ecuador, tanto las autoridades de gobierno como los representantes de la empresa a cargo de Mirador y de las otras firmas mineras, aseguraron que utilizarán todas las precauciones del caso y tecnología de punta, para evitar cualquier tipo de problema, además que la legislación ambiental ecuatoriana es una de más duras del Continente.

    La activista brasileña, cursante de un doctorado en Educación, contó que enseña a niños en una escuela de Minas Gerais, a quienes les inculca cada día sobre el cuidado ambiental.

    "Soy capaz de hacer todo por defender el medioambiente dentro de mis capacidades y la Ley", dijo.

    Ana Dubón, estudiante de Relaciones Públicas salvadoreña, de 29 años, también formó parte del grupo de activistas que se congregó frente a la Embajada de Brasil.

    "No queremos más Brumandinho, no queremos más empresas mineras ni más contaminación; que Ecuador sea declarado libre de minería, como El Salvador lo es desde 2017", señaló a Sputnik.

    Ivonne Ramos, miembro de la ONG ecuatoriana Acción Ecológica, informó que el acto de protesta se organizó junto con la Red Latinoamericana de Mujeres por los Derechos Sociales y Ambientales, Red Caminantes y la organización Saramanta Warmikuna (hijas del maíz en quichua, lengua ancestral ecuatoriana).

    El 25 de enero de 2019 la rotura del dique de la represa Córrego do Feijao de la gigante minera Vale (la mayor productora y exportadora de hierro del mundo) desencadenó un alud de aguas residuales que arrastró todo a su paso.

    Como consecuencia del proceso en marcha, la Fiscalía de Brasil presentó el 21 de enero una acusación contra Vale y la auditora (Tuv Sud) por homicidio con dolor y delitos medioambientales

    Vida sí, minería no, gritaban a voz en cuello los activistas frente a la Embajada de Brasil, mientras contaban sobre otras acciones para protestar contra la minería.

    Una de esas acciones es la campaña "Chasqui warmi" (mujer mensajera en quichua) por un Ecuador libre de minería, que ya recorrió varias ciudades ecuatorianas.

    Etiquetas:
    Ecuador, Brumadinho
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook