En directo
    América Latina
    URL corto
    8969
    Síguenos en

    El 20 de enero se realiza en Colombia la tercera edición de la 'Conferencia Ministerial Hemisférica' sobre terrorismo, una instancia nacida en Washington en 2018. Al alineamiento de Brasil con EEUU se contrapone el cambio de postura de Argentina en relación a la organización Hizbulá.

    La tercera edición de la Conferencia Ministerial Hemisférica de Lucha contra el Terrorismo, que se realizará en Bogotá, Colombia, no será una más: se celebrará aún con los coletazos de la tensión entre EEUU e Irán, un mayor alineamiento de Brasil con Washington y con el cambio de postura de Argentina con respecto a la organización Hizbulá.

    El ámbito tiene su tercera edición apenas comenzado el 2020. El evento se realiza este 20 de enero en la Escuela de Cadetes de la Policía colombiana, en la ciudad de Bogotá. Representando el Gobierno del país participan su presidente, Iván Duque, y su canciller, Claudia Blum.

    Además de Colombia, el encuentro cuenta con representantes de EEUU, Canadá, Chile, Bahamas, Ecuador, Honduras, Guatemala, Jamaica, Panamá, Paraguay, Perú, Costa Rica, El Salvador, Argentina y Brasil, todos ellos como miembros plenos.

    Los representantes de México y Uruguay, en tanto, participan del encuentro como miembros "observadores", al igual que los delegados del Comité Interamericano Contra el Terrorismo (Cicte).

    Los países vuelven a encontrarse luego de la segunda edición realizada en julio en Buenos Aires, oportunidad en que, con la presencia del secretario de Estado de EEUU, Mike Pompeo, los países afirmaron que las organizaciones terroristas ISIS y Al-Qaeda (ambas prohibidas en Rusia y otros países) "constituyen una amenaza a la seguridad colectiva, a la seguridad de los ciudadanos dentro y fuera de sus territorios y a todas las personas dentro de sus respectivas jurisdicciones".

    Aquella sesión también aprobó una moción que señalaba la preocupación "por las actividades que redes de Hizbulá continúan realizando en algunas áreas del Hemisferio Occidental". La declaración se correspondía con la decisión, a mediados de julio de 2019, del Gobierno de Mauricio Macri (2015-2019) de incluir a la organización en el nuevo registro de organizaciones terroristas.

    En el marco de aquel encuentro, Pompeo anunció públicamente la creación de una "alianza" entre EEUU y los gobiernos de Argentina, Brasil y Paraguay para combatir el terrorismo en la región. Aquella alianza estaba centrada especialmente en la actividad Hizbulá en el Cono Sur.

    Los países acordaron reunirse en este ámbito cada seis meses (el primer encuentro había sido en Washington en diciembre de 2018), y la intensidad del segundo semestre de 2019 para la política latinoamericana hizo que el tercer encuentro tenga una realidad significativamente diferente.

    Por ejemplo, el nuevo Gobierno de Alberto Fernández en Argentina ya manifestó su intención de rever su política sobre seguridad y terrorismo, lo que podría incluir un cambio con respecto a la inclusión de Hizbulá en su registro de organizaciones terroristas. Antes de asumir su cargo, la ministra de Seguridad Sabina Frederic se había manifestado contraria a calificar a Hizbulá como terrorista, tras considera que con esa acción Argentina se incluía en una cuestión ajena. "El terrorismo es un problema de los países de la OTAN, no nuestro", había expresado.

    Si bien Fréderic relativizó sus dichos en diciembre de 2019, asegurando que estaba de acuerdo con la medida en caso de que eso significara que "eso nos protege más a nosotros", demostró que el Gobierno de Fernández no mantiene la misma sintonía con EEUU que el de Macri en materia de defensa.

    Diferente es la postura del Brasil de Jair Bolsonaro, que comenzó a participar como miembro pleno de la Conferencia en la segunda edición en Buenos Aires. En un comunicado emitido el 3 de enero a propósito del asesinato del general iraní Qasem Soleimani, la Cancillería brasileña respaldó el ataque estadounidense y respaldó "la lucha contra el flagelo del terrorismo".

    En esa oportunidad, el Gobierno brasileño sostuvo que "el terrorismo no puede ser considerado un problema restringido a Oriente Medio y los países desarrollados y Brasil no puede permanecer indiferente a esa amenaza que afecta inclusive a América del Sur".

    Brasil se encuentra, asimismo, en un proceso de distanciamiento de otros bloques regionales en los que no participa EEUU. Además de su salida de la Unasur, Brasil comunicó recientemente la resolución de dejar de participar en la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac), a la que el Gobierno bolsonarista considera que ese espacio se vincula con el objetivo de un "horizonte comunista" en la región.

    El encuentro en Bogotá también da la oportunidad para que el bloque de países vuelva a respaldar al Gobierno de Colombia en su combate al Ejército de Liberación Nacional (ELN). En la última sesión de la Conferencia, los países condenaron los "actos de inaceptable violencia" del grupo y aseguraron que "obtiene financiamiento de origen ilícito".

    Otra de las novedades será la postura que planteen los Gobiernos de Ecuador y Chile, así como el Gobierno de facto de Bolivia, que llegaron a denunciar la influencia de "organizaciones terroristas" durante las manifestaciones que se registraron en esos países durante el segundo semestre de 2019.

    Etiquetas:
    EEUU, Brasil, Argentina, Colombia, terrorismo, terrorismo
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook