22:17 GMT29 Septiembre 2020
En directo
    América Latina
    URL corto
    0 0 0
    Síguenos en

    RÍO DE JANEIRO (Sputnik) — La Policía Civil de Río de Janeiro inició una investigación para aclarar si alguien cometió un delito en el marco de la crisis hídrica que afecta a la ciudad y su área metropolitana, que desde hace días sufren con mala calidad del agua potable.

    En un comunicado, la policía informó que la investigación servirá para "aclarar la eventual responsabilidad penal de trabajadores de la Cedae (la Compañía Estadual de Aguas y Alcantarillado, que depende del estado de Río) o de terceros que puedan haber contribuido, pro acción u omisión, en las alteraciones de las condiciones de consumo de agua".

    Varios agentes de la policía se desplazaron el jueves a la estación de tratamiento de agua de Guandu (en la periferia de Río), donde se capa el agua que abastece a la mayoría de la ciudad, para tomar muestras de agua que serán enviadas a diversos laboratorios.

    El comisario de policía Julio Silva Filho explicó en declaraciones a O Globo que también se pretende "tranquilizar a la población" y remarcó que no se descarta ninguna hipótesis, incluyendo el sabotaje.

    El 15 de enero, el presidente de la Cedae, Hélio Cabral, compareció ante la prensa por primera vez desde que empezó a empeorar la calidad del agua, hace 14 días, y aunque pidió disculpas por el "trastorno" no supo decir cuándo se volvería a la normalidad.

    La empresa pública asegura que el cambio en el sabor, color y olor del agua se debe a la geosmina, una sustancia producida por algas que no es peligrosa para la salud humana.

    Sin embargo, diversos expertos aseguraron que este tipo de algas aparecen en ambientes contaminados, por lo que la presencia de la geosmina podría indicar que hay otras sustancias tóxicas peligrosas.

    El recelo que provoca el actual estado del agua potable llevó a los vecinos de Río a recurrir al agua mineral embotellada, que prácticamente desapareció de las estanterías de los supermercados.

    Según la autarquía de Protección y Defensa del Consumidor, el Procon Rio, en algunos puntos de la ciudad, las garrafas de agua de 20 litros aumentaron su precio en más del 40%.

    Etiquetas:
    Río de Janeiro, Brasil, policía
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook