En directo
    América Latina
    URL corto
    0 40
    Síguenos en

    LA PAZ (Sputnik) — El Parlamento boliviano, controlado por el Movimiento Al Socialismo (MAS) de Evo Morales, interpelará el 11 de enero a los ministros de Gobierno y de Defensa de la administración de facto de Jeanine Áñez por la represión de noviembre que dejó una veintena de muertos, anunciaron líderes legislativos.

    "Hemos recibido la comunicación oficial de la presidenta del Senado, para la sesión plenaria de la Asamblea que se realizará el sábado [11 de enero], con objeto de interpelar a los dos ministros responsables principales de la represión", dijo a reporteros el presidente de la Cámara de Diputados, Sergio Choque, militante del MAS.

    La interpelación, primera contra miembros del Gobierno de Áñez instalado desde el 12 de noviembre tras la caída de Morales, está planteada contra los ministros de Gobierno, Arturo Murillo, y de Defensa, Fernanco López.

    El debate impulsado por parlamentarios masistas —entre ellos Sonia Brito y el expresidente de la Cámara Baja Víctor Borda— debe concluir con un voto de censura o una declaración de confianza en las autoridades cuestionadas, según el reglamento de la Asamblea Legislativa Plurinacional.

    Choque añadió que la presidenta del Senado, la también masista Eva Choque que ejerce como presidenta en funciones de la Asamblea, decidirá si incluye algún otro tema en la agenda de la sesión sabatina.

    La autoproclamación de la senadora Áñez como presidenta transitoria, sin aval parlamentario, fue respondida con una ola de protestas de organizaciones sindicales, campesinas y de vecinos afines a Morales, que el Gobierno de facto reprimió duramente con operaciones combinadas de policías y militares.

    En el primero de dos sucesos violentos, al menos diez productores de coca murieron el 15 de noviembre cuando intentaron superar un cerco policial-militar en Sacaba, un pueblo próximo a Cochabamba (centro).

    Cuatro días después, otras nueve personas murieron como desenlace de una operación con que militares y policías trataron de romper un cerco de vecinos a una planta de distribución de combustibles en la zona de Senkata, ciudad de El Alto, contigua a La Paz.

    La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) califica como masacre a ambos sucesos, en un informe preliminar, pero a pedido del Gobierno de Áñez decidió elaborar un nuevo reporte incorporando la versión oficial.

    La participación de las Fuerzas Armadas en la represión a las protestas contra el Gobierno de Áñez fue autorizada por un decreto de la misma presidenta que liberó a los militares de responsabilidades penales en esas acciones.

    Etiquetas:
    represión, Bolivia, Jeanine Áñez
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik