En directo
    América Latina
    URL corto
    0 100
    Síguenos en

    CARACAS (Sputnik) — En pleno centro de la capital venezolana, casi una hectárea de tierra productiva se convirtió en una forma de sustento para familias y trabajadores, que se dedican a cultivar los rubros agrícolas de mayor consumo en la nación caribeña.

    "La gente se viene a la ciudad y abandona el campo, que es donde se es realmente productivo, por eso esta idea de los organopónicos es traer una parte de la producción del campo a la ciudad, y enseñarle a la gente que sí es fácil y posible producir hasta en un metro cuadrado, al menos parte de lo que consume", dijo a Sputnik, Kevin Damas, responsable del organopónico "Bolívar 1".

    El huerto organoponico está ubicado en el corazón de Caracas
    © Sputnik / Magda Gibelli
    El huerto organoponico está ubicado en el corazón de Caracas
    En este huerto ubicado en el sector La Candelaria, uno de los tres que están en el eje capitalino, trabajan 69 personas.

    "Aquí están trabajando 69 personas, algunos son jóvenes en situación de riesgo y el 23 de diciembre hicimos la primera recolección, recogimos 40 kilos de pimentón, 50 kilos de cilantro, 5 kilos de ají, varias de albahaca, que se dirigen para comedores de instituciones públicas, trabajadores y articulamos con las comunidades para venderlos a un costo muy bajo", añadió.

    En casi una hectárea de terreno se siembra 46 tipos de plantas
    © Sputnik / Magda Gibelli
    En casi una hectárea de terreno se siembra 46 tipos de plantas
    Damas explicó que quienes lo acompañan en el Bolívar 1, han encontrado en la agricultura una motivación.

    "Algunos son jóvenes que han cometido delitos menores, que no tienen vivienda, o tuvieron algunos vicios, pero aquí han encontrado un espacio en el que se les acepta, que se sienten capaces, productivos, por eso usamos el lema producir es vencer", expuso.
    Jóvenes que participan en el Bolívar 1 reciben forman parte de las comunidades aledañas
    © Sputnik / Magda Gibelli
    Jóvenes que participan en el Bolívar 1 reciben forman parte de las comunidades aledañas

    Para participar en este espacio los jóvenes reciben una inducción dictada por ingenieros de la Fundación de Capacitación e Innovación para Apoyar la Revolución Agraria (Ciara), y se forman como ayudantes agrónomos.

    "Antes de comenzar aquí no me gustaba sembrar, o no imaginaba que era capaz de hacerlo, pero a medida que me fueron enseñando me sentí útil, porque generamos alimentos para nosotros y para otras familias", contó a esta agencia Moises Álvares, de 18 años.

    El huerto recibe donaciones de desechos de vacas y caballos que sirven como abono natural
    © Sputnik / Magda Gibelli
    El huerto recibe donaciones de desechos de vacas y caballos que sirven como abono natural
    Por su parte, José Álvarez, de 20 años y quien trabaja junto a varios integrantes de su familia en el huerto, destacó la importancia de involucrar a los niños en la siembra.

    "Yo he aprendido que desde pequeños hay que enseñarles a los niños a sembrar, a estar en contacto con la tierra, por eso enseño a mis sobrinos lo que he aprendido aquí", acotó.

    • Siembras del huerto organoponico son vendidas a bajo costo a comunidades aledañas e instituciones del Estado
      Siembras del huerto organoponico son vendidas a bajo costo a comunidades aledañas e instituciones del Estado
      © Sputnik / Magda Gibelli
    • Siembras del huerto organoponico son vendidas a bajo costo a comunidades aledañas e instituciones del Estado
      Siembras del huerto organoponico son vendidas a bajo costo a comunidades aledañas e instituciones del Estado
      © Sputnik / Magda Gibelli
    • Siembras del huerto organoponico son vendidas a bajo costo a comunidades aledañas e instituciones del Estado
      Siembras del huerto organoponico son vendidas a bajo costo a comunidades aledañas e instituciones del Estado
      © Sputnik / Magda Gibelli
    1 / 3
    © Sputnik / Magda Gibelli
    Siembras del huerto organoponico son vendidas a bajo costo a comunidades aledañas e instituciones del Estado
    Entre dos concurridas avenidas del centro de Caracas, la México y la Bolívar, se encuentra este huerto con 257 canteros, en los que están sembrados 46 tipos de plantas, entre ellas, las que Damas explicó son consideradas prioritarias en Venezuela: ajo chino, ají, pimentón, cilantro, cebollín.

    Damas señaló que las plantas son tratadas con biofertilizantes y pesticidas biológicos, elaborados por las cuadrillas que trabajan en el huerto urbano.

    El objetivo, detalló Damas, es que este programa del ministerio de Agricultura Urbana se extienda no solo en Caracas, sino en otras ciudades del país para motivar a los venezolanos a sembrar en terrenos baldíos e incluso en los balcones de sus viviendas.

    Además, la meta también es que este sistema de producción urbana se convierta en una forma de afrontar la crisis económica que enfrenta este país.

    Etiquetas:
    crisis económica, alimentos, agricultura, Caracas, Venezuela
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook