En directo
    América Latina
    URL corto
    0 50
    Síguenos en

    CARACAS (Sputnik) — El ataque a una unidad militar en el sur de Venezuela forma parte de los planes de desestabilización y de una agresión continuada por parte de Estados Unidos contra esa nación sudamericana, dijo a Sputnik el diputado del gobernante Partido Socialista Unido, Saúl Ortega.

    "Eso evidencia que estamos en presencia de una agresión continuada de parte del imperialismo norteamericano, es una amenaza a la estabilidad de los gobiernos que no se le subordinan, una amenaza para todo lo que sea la soberanía de las naciones", expresó Ortega.

    El pasado 23 de diciembre, el Gobierno venezolano aseguró que el ataque al batallón militar en el estado Bolívar (sur), durante el cual sustrajeron nueve lanzacohetes RPG, tenía como propósito generar una acción de bandera falsa para propiciar una intervención militar por parte de Estados Unidos.

    El Ejecutivo acusó a los gobiernos de Colombia, Brasil, Ecuador y Perú de facilitar sus territorios para la preparación y el tránsito de las personas que ejecutarían los atentados contra varias unidades militares en el país caribeño.

    En ese sentido, Ortega, presidente de la comisión de Asuntos Internacionales de la Asamblea Nacional Constituyente (ANC), manifestó que con esas acciones el Gobierno de EEUU buscar colonizar a los países latinoamericanos.

    "Es una pretensión que tiene el imperialismo norteamericano de colonizar esta parte del planeta, en el caso de Venezuela no han podido cumplir con ese objetivo", sostuvo el constituyente.

    El 22 de diciembre, el ministro de Defensa, Vladimir Padrino López, comunicó que un militar falleció durante el asalto armado al Batallón 513 Mariano Montilla, ubicado en el sector Luepa, del municipio Gran Sabana, en el estado fronterizo de Bolívar.

    Ortega indicó además que "la conspiración norteamericana tiene como propósito buscar de acabar con el orden republicano del sistema político venezolano".

    Los gobiernos de Brasil, Ecuador, Perú y Colombia rechazaron y calificaron de infundadas las acusaciones de Venezuela.

    Entre tanto, el presidente Nicolás Maduro aseguró que las armas que le fueron robadas a la Fuerza Armada de su país están en Brasil, y exigió al Gobierno de Jair Bolsonaro capturar a los asaltantes.

    Por el ataque a la unidad militar fueron detenidas seis personas y el Gobierno acusó a tres diputados opositores de estar implicados en plan denominado "Navidades Sangrientas".

    Etiquetas:
    ataque, EEUU, Venezuela
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik