En directo
    América Latina
    URL corto
    0 20
    Síguenos en

    MONTEVIDEO (Sputnik) — La Fiscalía de Ecuador está amenazando a la jueza que liberó de la cárcel a varios dirigentes de izquierda, lo que supone un claro ataque a la justicia y a la democracia, afirmó a Sputnik el secretario ejecutivo de Revolución Ciudadana, Virgilio Hernández, una de las tres personas puestas en libertad por la magistrada.

    "Es lamentable la acción que está impulsando la Fiscalía; está amenazando abiertamente a la jueza que es presidenta provincial de la corte (...) a uno le queda la duda de cuan técnico-jurídico es el proceso que están emprendiendo", afirmó a esta agencia Hernández.

    El martes, la jueza Patlova Guerra revocó la prisión preventiva que cumplían Hernández, la prefecta de Pichincha (norte), Paola Pabón, y el activista Christian González, del movimiento político del expresidente Rafael Correa (2007-2017).

    Los tres dirigentes están acusados del delito de rebelión durante las protestas de octubre; sin embargo, todos ellos negaron estas acusaciones en reiteradas ocasiones y señalaron que son víctimas de una "persecución política".

    La magistrada sustituyó la prohibición preventiva de Pabón, Hernández y González por la obligación de portar un grillete electrónico y la de presentarse todos los lunes a la sede de la fiscalía provincial; además, tienen prohibido salir del país mientras dure el proceso.

    Sin embargo, el miércoles la fiscalía anunció que iniciará acciones legales por prevaricato contra la jueza que revocó la prisión preventiva.

    Por su parte, Hernández sostuvo a esta agencia que la Constitución ecuatoriana establece "con claridad" que la fiscalía lleva a cabo las acciones de investigación, pero la decisión para garantizar el debido proceso la tienen los jueces.

    "Ahora lo que se hace es amenazar a una jueza que tiene 40 años de trayectoria en la función judicial, una jueza que incluso en el pasado ha sufrido atentados y ha actuado de manera adecuada, esto es inconcebible, va más allá de cualquier racionalidad", afirmó.

    El dirigente añadió que la fiscalía no está actuando de acuerdo a la Constitución, sino que busca establecer un proceso de investigación para "perseguir a las voces disonantes".

    "Tengo miedo de volver a la cárcel por esta actitud que tiene la Fiscalía; pero más allá de mi temor personal, creo que es un tema que debe preocuparnos de manera profunda a todos los ecuatorianos, imagínese que si se cede a este tipo de actitudes, en el futuro no habrá ningún juez que contradiga lo que dice la fiscalía", señaló.

    Hernández afirmó que durante su período en la cárcel reflexionó sobre los errores que tuvo su fuerza política cuando fue Gobierno.

    "Quizás uno de ellos fue no haber ayudado a la independencia en la Justicia; esto debe obligarnos a que como sociedad tengamos un compromiso profundo para poder entender que la fiscalía es tan importante porque tiene en juego la libertad de las personas; si los jueces son vulnerables a las influencias del poder político o mediáticas, que confunden la búsqueda de la verdad y la justicia con persecución política, entonces estamos prácticamente indefensos", observó.

    Durante las movilizaciones y protestas de octubre en Ecuador hubo saqueos y destrucción de bienes públicos y privados, vandalismo, bloqueos de carreteras, incendios intencionales, cortes del suministro de agua, daños a instalaciones de producción de petróleo y una serie de actos violentos, incluida la quema del edificio de la Contraloría de la Nación, hechos sin precedentes en la historia del país andino.

    Según la Defensoría del Pueblo de Ecuador, durante las protestas fallecieron 11 personas, hubo 1.192 aprehensiones y 1.340 heridos.

    Etiquetas:
    persecución política, Ecuador
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik