En directo
    América Latina
    URL corto
    Por
    Lo más importante de 2019 (77)
    5510
    Síguenos en

    MONTEVIDEO (Sputnik) — En América Latina, la lucha de las mujeres por la igualdad provocó en 2019 un cambio cultural imparable, exigiendo a los estados el cumplimiento pleno de sus obligaciones, y dando lugar también a reacciones conservadoras, dijeron a Sputnik expertas y activistas.

    "América Latina demuestra que está ocurriendo un cambio cultural; aunque falta mucha lucha, debido a que las cifras de feminicidios y la falta de acceso al aborto legal seguro y gratuito siguen siendo alarmantes, pero el cambio cultural es imparable", dijo a Sputnik la directora adjunta de Amnistía Internacional para las Américas, Fernanda Doz Costa.

    La activista cree que esto "va a empujar a los estados a cumplir con sus obligaciones en temas de igualdad de género sin duda en los próximos años. Esta va a ser la ganancia de la década en derechos humanos".

    En 2018, 3.287 mujeres fueron víctimas de feminicidio en la región según los últimos datos disponibles de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe.

    Primer plano

    El broche de oro de 2019, en términos de hits feministas, estuvo en manos de Chile.

    En el último mes, miles de mujeres de todo el mundo salieron a las calles y espacios públicos para entonar un cántico que en semanas se transformó en un poderoso himno feminista: Un violador en tu camino.

    "Y la culpa no era mía, ni dónde estaba, ni cómo vestía, el violador eras tú", son algunos de los versos de esta canción, interpretada a modo de resistencia y lucha contra la violencia de género y que, con el vigor de los himnos, fue entonada y gritada en plazas públicas, congresos estadios, y a las puertas de comisarías y parroquias.

    La performance creada por el colectivo feminista Las Tesis, de la ciudad chilena de Valparaíso (centro) se realizó por primera vez el 20 de noviembre en ese lugar para expandirse como mancha de aceite hacia las capitales latinoamericanas, cruzar océanos y llegar a Londres, Barcelona, París, Nueva York y Berlín, entre decenas de ciudades.

    Ya fue cantada en mapuche, inglés, portugués, turco, griego, alemán, francés, quechua y en lengua de señas en más de 30 países.

    Sus versos se basan en conceptos de la antropóloga argentina Rita Segato.

    Incluso en países como Turquía, la manifestación fue reprimida por la Policía y siete activistas fueron detenidas; en reacción, diputadas opositoras al Gobierno de Recep Tayyip Erdogan la entonaron en una impactante versión golpeando las mesas en una sesión de la Asamblea Nacional en Ankara.

    El Ministerio de la Mujer de Chile señala que en 2019 hubo 36 feminicidios, pero la Red chilena contra la violencia hacia las mujeres informó a Sputnik que la cifra es de 60, si se tienen en cuenta, además de las mujeres asesinadas por sus parejas (lo que contempla la ley), a las que fueron ultimadas por el hecho de ser mujeres.

    Desde 2017, otras 62 mujeres murieron en circunstancias extrañas y no aclaradas judicialmente, según la Red.

    En Bolivia, el Gobierno del ahora depuesto Evo Morales tomó este año varias medidas para enfrentar el feminicidio, que es delito, con resultados apenas discretos.

    Entre enero y diciembre, la Fiscalía General registró 107 feminicidios, frente a los 136 del año anterior.

    En Argentina, un hecho crucial del año se produjo apenas comenzó su mandato el presidente Alberto Fernández: la creación del Ministerio de Mujer, Género y Equidad.

    En este país se comete un feminicidio cada 32 horas, según relevamientos del Movimiento Mujeres de la Matria Latinoamericana (Mumalá).

    En México son asesinadas alrededor de 10 mujeres cada día, denuncia la Organización de Naciones Unidas (ONU); de enero a octubre se denunciaron 833, indica el Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública.

    En Colombia, desde 2015 y hasta el 10 de septiembre de este año, la Fiscalía General conoció 1.437 casos de feminicidio, solo entre enero y junio se reportaron 10.328 actos de violencia contra mujeres.

    Las desmovilizadas de Colombia

    Colombia firmó y ratificó hace casi cuatro décadas la Convención sobre la Eliminación de todas las formas de Discriminación contra la Mujer (CEDAW, por sus siglas inglesas).

    La comisión que supervisa el cumplimiento de la CEDAW señala la lentitud para implementar el Acuerdo de Paz, lo que afecta a las mujeres desmovilizadas y a aquellas que fueron víctimas del conflicto como campesinas, indígenas, líderes sociales y otras, que aún son víctimas de asesinatos y amenazas.

    Según la comisión, además, es alarmante el aumento de las amenazas, la violencia y el asesinato de lideresas sociales, defensoras y mujeres de grupos vulnerables, como indígenas, afrocolombianas, personas LGBTI y discapacitadas.

    Hecha la ley, hecha la trampa

    Venezuela promulgó en 2007 la Ley Orgánica sobre el Derecho de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia y desde entonces se espera que la Asamblea Nacional (parlamento unicameral) apruebe su reglamento para aplicarla, contó a Sputnik la integrante del colectivo Tinta Violeta, Karina Chacón.

    Según la activista Venezuela no lleva cuentas oficiales de feminicidios desde 2015.

    Este año, por una investigación que realizaron algunos movimientos, "ya suman 149 mujeres asesinadas de enero a noviembre", dijo.

    Lo mismo sucede en Ecuador, que en 2018 promulgó una ley para prevenir y erradicar la violencia de género que dos años después no se aplica plenamente.

    Organizaciones de mujeres estiman que en Ecuador se comete un feminicidio cada 72 horas y que el Estado permanece impávido, sin siquiera aplicar políticas de prevención.

    En los últimos 12 meses, 26,7% de las cubanas entre 15 y 74 años fueron víctimas de algún tipo de violencia, según una encuesta nacional sobre Igualdad de Género del Centro de Estudios de la Mujer y la Federación de Mujeres Cubanas.

    En Perú, entre enero y octubre de 2019 el Ministerio de la Mujer y Poblaciones Vulnerables registró 152 feminicidios, la cifra más alta de este país en un año.

    A pesar de que 66 feminicidas están en prisión preventiva, ninguno ha sido condenado.

    ​En Uruguay existe una ley específica desde hace un año, pero la sociedad civil critica que no se le destine presupuesto a su implementación.

    En lo que va del año se registraron 16 feminicidios y otros 15 intentos en este país de apenas 3,3 millones de habitantes, según datos del Ministerio del Interior, es decir, un feminicidio o un intento cada 10 días.

    Abortar

    La despenalización de la interrupción voluntaria del embarazo es una de las principales luchas de movimientos de mujeres en los últimos años.

    En Argentina, por las elecciones generales de 2019, se pospuso para el año que entra el debate sobre la legalización del aborto seguro y gratuito; el nuevo presidente Alberto Fernández garantizó que se tratará en el Parlamento.

    El aborto está despenalizado en caso de violación o cuando corre peligro la vida o la salud de la madre.

    En los últimos días de su Gobierno, el expresidente Mauricio Macri (2015-2019) revocó un protocolo actualizado para la práctica de abortos no punibles que había expedido su secretario de Salud, Rodolfo Rubinstein, quien de inmediato presentó su renuncia.

    En Bolivia, el Gobierno de Morales dio marcha atrás a una iniciativa incluida en la reforma del código penal para ampliar las causas legales de interrupción del embarazo, tras una campaña conjunta de diversas iglesias, incluida la católica, colegios médicos y organizaciones vecinales conservadoras.

    "Los movimientos de derechos humanos y los pueblos de América Latina tienen la necesidad de encarar los fundamentalismos religiosos, que hoy también ocupan un lugar en la escena política y que vulneran derechos de sectores excluidos y vulnerables", dijo a Sputnik el director y fundador de la Asociación Pro Derechos Humanos de Perú, Francisco Soberón.

    Estos movimientos religiosos buscan eliminar el enfoque de género de las políticas públicas y los derechos de la población LGBTI a la que, según el activista, denigran y discriminan.

    "Es un fenómeno político nuevo que hay que saber encarar; en todos nuestros países hay tanto catolicismo carismático como un evangelismo neopentecostal fundamentalista que son los que afectan y vulneran estos derechos y tienen presencia en la actividad política", señaló Soberón.

    En Venezuela, el aborto está penalizado, excepto cuando existen amenazas a la salud de la mujer.

    El colectivo Tinta Violeta y otras organizaciones reclaman al Gobierno que se legalice el aborto y aseguran que hay mujeres detenidas por abortar, por lo que reclaman al Estado que informe cuántas son las detenidas y dónde se encuentran recluidas.

    En Colombia se conoció este año el borrador para la regulación única del aborto que, si bien es delito, también está permitido en tres causales, lo que generó manifestaciones a favor y en contra.

    En Ecuador, las iglesias protestantes y católica ejercieron una presión decisiva para evitar la despenalización del aborto en varias causales a pesar de que el 15,6% de las muertes maternas obedecen a abortos inseguros y clandestinos, según el Ministerio de Salud.

    La llegada de Jair Bolsonaro a la presidencia de Brasil generó temor de posibles retrocesos en las normas que permiten el aborto bajo ciertas causales, y en el matrimonio y la adopción de personas LGTBI.

    Pero la ministra de Mujeres, Familia y Derechos Humanos, Damares Alves, dijo que no tocaría ningún derecho consolidado, y este año no hubo debates ni iniciativas para retroceder en este sentido.

    Alves anunció que, en materia de violencia de género, buscará implantar núcleos integrados de atención a la mujer en 10.000 comisarías en los próximos tres años y prometió formar a cuatro millones de personas en el combate a la violencia.

    Sin embargo, estos compromisos no cuentan con dotación presupuestaria detallada.

    Tema:
    Lo más importante de 2019 (77)
    Etiquetas:
    abuso sexual, abuso, violencia de género, feminicidios, América Latina
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook