En directo
    América Latina
    URL corto
    495
    Síguenos en

    Una ley que habilita el uso de sustancias tóxicas en la megaminería desató las protestas de 50.000 mendocinos frente a la Casa de Gobierno. Vídeos registraron a policías disparando sin motivo, utilizando gases lacrimógenos y atropellando manifestantes.

    Policías de la provincia argentina de Mendoza, ubicada en la frontera con Chile, fueron filmados disparando varias veces al aire desde motocicletas en pleno centro de la ciudad, en el marco del operativo de represión de una serie de protestas que se desataron en contra de una medida que habilita el uso de sustancias tóxicas para proyectos de megaminería.

    El vídeo que se viralizó en las últimas horas muestra un convoy de policías en moto que circulan por una calle. Sin que haya ninguna movilización violenta o amenaza para ellos en el lugar, los agentes comienzan a disparar hacia arriba, ante la sorprendida mirada de comerciantes y transeúntes.

    La arremetida policial sobre los manifestantes fue la característica de una jornada que congregó a unas 50.000 personas contrarias a las modificaciones hechas por el parlamento provincial a la ley 7.722, que regula la actividad minera en la provincia de Mendoza.

    Después de recorrer varias localidades de la provincia bajo el lema "la marcha más grande de la historia de Mendoza", la movilización culminó frente a la Casa de Gobierno de Mendoza, donde presentó un petitorio para dejar sin efecto la modificación aprobada por el legislativo provincial.

    El pedido fue rechazado por el gobernador Rodolfo Suárez, de la Unión Cívica Radical, que asumió el cargo el 10 de diciembre pasado tras cinco años como intendente  de Mendoza capital.

    La marcha derivó en enfrentamientos entre manifestantes y la Policía, que lanzó gases lacrimógenos, disparó balas de goma e incluso atropelló manifestantes con sus motocicletas, según quedó registrado en varios vídeos.

    En medio de las protestas, el gobernador Suárez también alimentó la polémica con una respuesta al científico argentino Esteban Servat, que llamó telefónicamente al jerarca para decirle que sería considerado "uno de los criminales ambientales más grandes de la historia argentina". Antes de interrumpir la llamada, el gobernador se despachó con un insulto.

    Etiquetas:
    fracking, minería, Mendoza, policía, Argentina
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik