En directo
    América Latina
    URL corto
    0 01
    Síguenos en

    LA PAZ (Sputnik) — Más de un mes después del abrupto cambio de gobierno, el nuevo proceso electoral en Bolivia es ya irreversible, declaró a Sputnik el analista político Marcelo Silva.

    "Sobre lo formal y en base a lo que realmente está sucediendo, estamos ya muy encaminados en un proceso electoral irreversible; tenemos nuevo Tribunal Supremo Electoral y vamos a tener una convocatoria formal a elecciones hasta el 2 de enero", dijo el politólogo y docente de la universidad pública de La Paz.

    Previó que el avance de los acuerdos políticos para reponer el orden constitucional terminará imponiéndose sobre sensaciones de incertidumbre y hasta temores que algunos sectores sociales expresan sobre el futuro político del país, especialmente en las redes digitales.

    "Los acuerdos en el parlamento, las designaciones de autoridades electorales y los primeros pasos del nuevo proceso electoral son los hechos concretos y formales sobre los que podemos hablar, lo demás son especulaciones", afirmó.

    Silva respondió así a una consulta sobre el impacto potencial, en el proceso electoral, de eventuales planes gubernamentales para enviar militares y policías a la región productora de coca de Chapare, bastión del Movimiento Al Socialismo (MAS) del expresidente Evo Morales, donde se concentra el rechazo al Gobierno de facto de Jeanine Áñez.

    La posibilidad de una operación policial-militar en Chapare fue señalada la semana pasada por el ministro de Gobierno, Arturo Murillo, quien había advertido previamente que la persistencia de las protestas antigubernamentales podría provocar la suspensión de las elecciones al menos en esa región.

    Según el analista, el proceso electoral ya está en marcha y concentrará las decisiones políticas a partir de la primera semana de enero, de cuando se prevé que ya se conocerán la fecha de la votación, reglas y plazos de la campaña proselitista y otras decisiones sobre los comicios.

    La venidera votación, que se realizaría en marzo o abril, fue acordada por los partidos representados en el parlamento como salida a la crisis en que Bolivia cayó tras las elecciones del 20 de octubre, que terminaron anuladas luego de protestas contra la reelección supuestamente fraudulenta ganada entonces por Morales.

    El nuevo proceso arrancó con la elección de un nuevo Tribunal Supremo Electoral, que fue posesionado el pasado viernes 20 de diciembre y deberá emitir la convocatoria a las elecciones hasta el 2 de enero, señalando un plazo de hasta 120 días para la votación.

    El expresidente indígena no podrá ser candidato de nuevo, como parte del acuerdo político de salida de la crisis, pero el MAS seguía apareciendo como el partido con más respaldo en las primeras encuestas de intención de voto publicadas en la última semana por medios locales.

    Aunque el MAS anunció que no definirá a su candidato presidencial antes de enero, las encuestas consultaron sobre la eventual postulación de Andrónico Rodríguez, joven líder de los sindicatos de cocaleros ante la ausencia de Morales, quien partiría con un respaldo de en torno al 25% del electorado.

    Segundo en las encuestas aparecía Luis Fernando Camacho, el ultraderechista líder cívico de Santa Cruz (este) que lideró las protestas que derribaron a Morales y que lanzó su candidatura hace dos semanas, quien aparecía con un respaldo inicial inferior al 20%.

    Luego se ubicaba, con 11%, el expresidente neoliberal Carlos Mesa (2003-2005), segundo tras Morales en las elecciones anuladas de octubre y ya confirmado candidato por la alianza Comunidad Ciudadana, en pareja con el sociólogo Gustavo Pedraza.

    Los demás partidos, incluido el derechista Demócratas del Gobierno de facto, seguían en consultas internas.

    "En función de la convocatoria del 2 de enero (a las elecciones) los partidos se acomodarán a los tiempos prudentes para definir candidaturas y alianzas, está claro que deciden esperar por prudencia y por razones estratégicas", dijo Silva.

    Añadió que era muy pronto para ver señales de una eventual unidad electoral contra el MAS.

    Etiquetas:
    manifestaciones de protesta, crisis política, elecciones, Bolivia
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik