En directo
    América Latina
    URL corto
    Por
    2260
    Síguenos en

    BUENOS AIRES (Sputnik) — El expresidente Evo Morales (2006-2019) afirmó en una entrevista exclusiva con Sputnik el lunes que su Movimiento Al Socialismo (MAS) no puede ser proscrito para las elecciones que se realizarán en Bolivia el año próximo, para las que descartó postularse como compañero de fórmula del candidato que elija su partido.

    "No pueden proscribir al MAS", sentenció el derrocado exmandatario en Buenos Aires, donde se encuentra asilado desde el 12 de este mes.

    Si las actuales autoridades de facto "políticamente intentaran (proscribir al MAS) serían antidemocráticos y la mitad de la población no tendría qué votar, es llevar a que el 50% (de la ciudadanía) no participe", advirtió.

    El líder indígena renunció a la presidencia el 10 de noviembre presionado por las Fuerzas Armadas y la policía luego de varias semanas de protestas de grupos de la oposición por un presunto fraude electoral en los comicios del 20 de octubre.

    Después de que el exmandatario abandonara el país con destino a México, la senadora opositora Jeanine Áñez se autoproclamó presidenta sin pasar por los procedimientos legislativos previstos en unas sesiones del parlamento que no tuvieron el quórum requerido.

    "No van a poder legalmente", aseguró Morales, pues "por ley todos los (partidos) que han participado en las últimas elecciones tienen que estar", sostuvo.

    Solamente los partidos que no superaron el 3% de los votos en las elecciones del 20 de octubre perdieron su oportunidad de competir, recordó el expresidente.

    "¿Alguien puede pensar que el MAS, que es la primera fuerza política, sea proscrito?" cuestionó.

    Primera vuelta

    Las elecciones que pondrían fin a la crisis política en Bolivia tendrían lugar en el primer semestre de 2020, aunque todavía no hay una fecha precisa.

    El Tribunal Electoral tiene plazo hasta el 2 de enero para emitir la convocatoria a las elecciones en las que Morales no podrá ser candidato, según el acuerdo político entre el Gobierno de facto y la mayoría del MAS, que controla el parlamento.

    Morales se mostró confiado de que su movimiento político "va a ganar en primera vuelta (…) Pese a tantos problemas, en todas las encuestas de la derecha el MAS sigue siendo primero y eso es una gran ventaja".

    El exmandatario aseguró que nunca pensó en presentarse como candidato a la vicepresidencia y al ser consultado por la razón dijo que "no está en nuestros planes (…) No lo he pensado ni soñado".

    Morales evitó mencionar un posible candidato del MAS para las elecciones y tampoco quiso comentar siquiera qué postulantes a la presidencia tienen más posibilidades.

    "No puedo (mencionar a ninguno), tengo que evitarlo como presidente del MAS-IPSP porque hay regiones y sectores sociales que expresarán qué candidato tiene más fuerza y qué candidato unifica a nuestro movimiento político", explicó el exjefe de Estado.

    El exmandatario convocó una reunión el próximo 29 de diciembre en Buenos Aires a la que están invitados a participar los dirigentes del MAS de los nueve departamentos del país.

    Se trata "de una reunión, una evaluación de planificación y habrá reunión de convocatoria de encuentro nacional de militantes y simpatizantes, de los movimientos sociales comprometidos con la política del MAS-IPSP", explicó Morales.

    Esa reunión se organiza como preámbulo de "una convocatoria para un encuentro nacional, en el cual se decidirá quién va a ser el candidato a presidente", explicó el exjefe de Estado.

    El miércoles pasado la fiscalía de la ciudad boliviana de La Paz ordenó detener al líder indígena para que responda por acusaciones de sedición, terrorismo y financiamiento al terrorismo.

    La orden de los fiscales, que investigan la presunta responsabilidad de Morales en bloqueos de carreteras que siguieron al golpe de Estado de noviembre, implica que el expresidente sería detenido si intenta ingresar a Bolivia.

    Argentina y EEUU

    El exjefe de Estado, que gobernó durante 13 años su país, no se mostró arrepentido de haber dimitido el pasado 10 de noviembre al valorar como un logro "decisivo el renunciar frente al golpe de Estado".

    "Sin policías, sin Fuerzas Armadas, sin la OEA (Organización de Estados Americanos) y pese a toda la derecha unida para evitar en mi gestión una masacre, renuncié y convoqué ahora estas elecciones en las que el MAS sigue primer en las encuestas, es la voluntad que tiene nuestro movimiento político", reflexionó.

    La cercanía de Argentina con Bolivia fue el factor fundamental para que abandonara México, pues desde el país sudamericano puede coordinar con sus dirigentes los pasos a seguir.

    "Recibo casi cada día visitas que vienen de Bolivia, mis compañeros, mis autoridades, e incluso mis familiares; ésa es la ventaja fundamental que tengo en Argentina", comentó.

    Al ser consultado sobre qué esperaba de su estadía en Argentina, Morales dijo que quería "seguir coordinando movimientos sociales, militantes, autoridades, y aportar hacia la campaña que el próximo año va a haber elecciones generales".

    Sobre las acusaciones de que el proceso que desembocó en las elecciones del 20 de octubre estuvo viciado de nulidad, Morales dijo que todo fue una confabulación.

    "Totalmente falso, es una mentira que inventó la derecha con apoyo de EEUU", señaló.

    Morales añadió que miembros de varias "universidades estadounidenses y 98 especialistas han demostrado que no hubo fraude y están pidiendo que se retracte la OEA (Organización de los Estados Americanos)" de su informe señalando las irregularidades en la votación del 20 de octubre.

    Situación en Bolivia
    © REUTERS / Danilo Balderrama
    El exmandatario recordó que en todo momento su Gobierno se puso a disposición para que pudieran verificarse las elecciones en las que su candidatura ganó en primera vuelta, pero que finalmente resultaron anuladas.

    "Si todos los votos de las 226 actas observadas por (el secretario general de la OEA) Luis Almagro y la comisión técnica del organismo hubieran ido para la derecha, igual ganábamos en primera vuelta", sostuvo Morales.

    La Comisión Nacional para los Refugiados de Argentina está realizando los trámites para conceder el estatus definitivo de refugiado al expresidente boliviano y a otra veintena de funcionarios de su Gobierno que se encuentran asilados en este país.

    Etiquetas:
    Movimiento Al Socialismo (MAS), Bolivia, Evo Morales
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik