En directo
    América Latina
    URL corto
    Lo más importante de 2019 (77)
    0 21
    Síguenos en

    LA HABANA (Sputnik) — El año 2019 transcurrió para Cuba entre cambios constitucionales, amenazas externas, guerra abierta a la corrupción y el descontrol, y propósitos aun por cumplir para sacar de la crisis una economía en emergencia, con un Gobierno que sigue firme en la defensa de las banderas del socialismo en América.

    Cargado de retos, este año que culmina fue para la isla quizás el más difícil de la década, teniendo en cuenta el recrudecimiento del bloqueo económico, comercial y financiero impuesto por EEUU y que busca, según las autoridades de la isla, asfixiar al Gobierno y provocar una desestabilización social que provoque su caída.

    Pese a esta beligerancia que se ha mantenido en activo —en mayor o menor magnitud— en los últimos 57 años, los cubanos emprendieron nuevos derroteros durante los últimos 12 meses, para tratar de conseguir modernizar su economía, dinamizar la sociedad y, sobre todo, darle un carácter institucional a cada reforma.

    Cambios constitucionales

    En febrero, los cubanos aprobaron una nueva Constitución que sustituyó a la que existía desde 1976, y que se presenta como más abierta a novedosas formas y estilos de gobierno, asumiendo "nuevas" formas de producción más allá de la gestión estatal, que capitalizó desde principios de la Revolución de 1959 toda la gestión productiva y empresarial en la isla.

    A su vez, la nueva carta Magna rompe con una tradición de casi seis décadas en Cuba, donde todo el poder del Estado, el Gobierno y del único partido existente —el Partido Comunista de Cuba (PCC)— giraba alrededor de una sola persona —Fidel Castro (1959-2008), y posteriormente de su hermano Raúl (2008-2018)—, y que a partir de este año cambió el diseño.

    Más de cuatro décadas después de ser suprimidos del vocabulario gubernamental, los cubanos tienen ahora presidente de la República, que no es la misma persona que el presidente del Consejo de Estado, y cerrará el año con un nuevo primer ministro.

    Esto significa que ahora cuatro personas ocuparán los más altos cargos del país, que hasta hace poco se centraban en una única persona.

    A pesar de esto, el PCC sigue rigiendo los destinos del país, pues según la nueva Constitución es la fuerza política dirigente superior de la sociedad y del Estado.

    Informatización de la sociedad

    Otra de las prioridades para 2019 fue el proceso de informatización de la sociedad cubana, que trajo como consecuencia una ampliación de los servicios de internet a la población, con el despliegue de tecnologías de 3G y 4G que, en opinión de los especialistas, busca ampliar e impulsar el desarrollo y bienestar de la ciudadanía.

    El Ministerio de Comunicaciones desplegó ingentes esfuerzos durante este año para mejorar y ampliar la infraestructura de telecomunicaciones, el desarrollo de los contenidos y los servicios digitales nacionales, además de la ciberseguridad, la sostenibilidad y soberanía tecnológica; también el acceso a las nuevas Tecnologías de la Información y la Comunicación, a partir de un programa nacional iniciado en 2017 y que todavía debe seguir perfeccionándose.

    Entre los principales logros de la priorización de estos proyectos, estuvo un mayor acceso de la población a los servicios de internet a través de la telefonía celular, y de otros programas que ofrecen servicios domésticos, aunque su lado "flaco" siguen siendo los altos costos, en muchos casos poco viables de acuerdo a los ingresos promedios de la ciudadanía.

    Doble moneda: tarea pendiente

    Uno de los temas que no tuvo solución durante 2019 fue la esperada y necesaria unificación monetaria, una solución emergente adoptada en 2004 y que 15 años después se ha convertido en un verdadero atolladero que impide la fluidez de los mecanismos financieros estatales, provoca una inevitable distorsión contable, y mantiene en jaque al bolsillo del consumidor, que gana sus salarios en una moneda con un valor 24 veces menor que la que realmente necesitará para cubrir sus necesidades.

    Para cerrar, y con el propósito de evitar la fuga de divisas fuertes, las autoridades cubanas crearon un nuevo sistema de tiendas donde se pueden adquirir productos electrodomésticos, y piezas de vehículos, entre otros enseres, con el uso de divisas extranjeras convertibles fuertes, lo que provocó un devaluación cambiaria en los circuitos informales de las dos monedas existentes.

    A pesar del incremento salarial puesto en vigor a mitad de año —que ronda los 40 dólares mensuales—, todavía los salarios siguen siendo insuficientes para encarar los precios impuestos en los mercados estatales, en el incipiente pero significativo sector privado, y en el inevitable mercado negro, que sigue marcando pautas a pesar de las medidas aplicadas para erradicarlo.

    Eficiencia económica: otro pendiente

    Aun cuando el Gobierno insiste en desatar las fuerzas productivas en toda la isla, siguen quedando pendientes resolver atajos, vicios, desaciertos continuados, desvíos de recursos que muchas veces rozan en la corrupción, y que, unido a las sanciones externas de EEUU, han puesto a la economía nacional en crisis.

    Las banderas de Cuba y Rusia
    © Sputnik / Press service of Russian Ministry of Defence
    La mirada gubernamental está puesta en lograr que el Plan Nacional de Desarrollo Económico y Social hasta el año 2030 sea realmente eficiente, se logren sustituir las importaciones, se incrementen las exportaciones, se puedan potenciar las economías locales y lograr un comercio interior más robusto, que supere sus actuales y negativas deficiencias, entre ellas los desabastecimientos.

    Cuba potencia en este momento la inversión extranjera, uno de los renglones fundamentales, junto al turismo, para impulsar el desarrollo económico del país.

    La presencia del capital foráneo ya se hace sentir en sectores vitales como turismo, construcción, logística, minería, energías —incluso en las renovables— agricultura, y transporte, entre otros, pero todavía no llega a eliminar los números rojos en las necesidades más inmediatas que tiene el país.

    Impacto del bloqueo económico de EEUU

    Nada que ocurra —o deje de ocurrir— en Cuba, podrá analizarse si no se tiene en cuenta el bloqueo económico, comercial y financiero que Washington impone a la isla desde hace casi 60 años, y que ha tenido un impacto negativo en el desarrollo en la economía cubana, y en otros importantes sectores sociales del país.

    Unos cubanos con el dinero (imagen referencial)
    © REUTERS / Stringer
    El año 2019 quedará marcado por un recrudecimiento de esta política de aislamiento; en junio, La Casa Blanca prohibió la entrada a Cuba de cruceros, aviones privados y yates, limitando aún más las visitas de ciudadanos estadounidenses a la isla.

    También redujo los envíos de remesas desde EEUU a los cubanos residentes en la isla, además de endurecer sanciones contra compañías navieras que transportan petróleo destinado al consumo en el país caribeño.

    En julio, Washington amplió su lista de empresas cubanas sancionadas —que ya supera las 200— a varios hoteles, a los que se les prohíbe realizar operaciones financieras con ciudadanos y compañías estadounidenses.

    ​A su vez, desató una cacería financiera contra bancos extranjeros que hacían operaciones bancarias con Cuba, imponiendo elevadas multas, y contra empresas navieras y de seguros, para impedir que llegue combustible a la isla.

    Otra de las novedades que más incidieron durante este año fue la política de descredito emprendida por EEUU contra las misiones médicas que Cuba mantiene en más de 60 países alrededor del mundo, y una de sus más importantes fuentes de ingresos en divisas, que, según La Habana, son empleadas para garantizar el sistema gratuito de salud que goza la población isleña.

    Desde el 10 de diciembre está vigente una medida anunciada en octubre, que suspende los vuelos de aerolíneas estadounidenses a nueve destinos en la isla, y unos días antes se había prohibido a Cuba rentar aviones a empresas de EEUU.

    ​Según cifras oficiales, en casi seis décadas de aplicación del bloqueo económico, comercial y financiero de EEUU contra Cuba, se han provocado perjuicios cuantificables por más de 922.630 millones de dólares, y solo de abril de 2018 a marzo de 2019 las pérdidas fueron valuadas en más de 4.343 millones de dólares, según las autoridades cubanas.

    Tema:
    Lo más importante de 2019 (77)
    Etiquetas:
    economía, bloqueo, Cuba
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik