En directo
    América Latina
    URL corto
    130
    Síguenos en

    LONDRES (Sputnik) — El testimonio de Julian Assange, cofundador de la web de filtraciones WikiLeaks, ante la Justicia española puede determinar la deriva de su extradición a Estados Unidos, que se está procesando en la Corte de Magistrados de Westminster, según declaró a Sputnik el excónsul ecuatoriano Fidel Narváez.

    Assange está citado a declarar, por videoconferencia desde Londres el viernes 20, en la investigación del juez español Jose de la Mata sobre el presunto espionaje en la embajada ecuatoriana al que le sometió la empresa de seguridad UC Global en aparente colaboración con la inteligencia estadounidense.

    "Si se demuestra que EEUU estuvo involucrado en el espionaje, eso demostraría que Julian está siendo sujeto a una persecución que utiliza métodos ilegales y que devendría en un juicio injusto", argumentó el exdiplomático.

    Narváez ejercía su misión consular en Londres cuando David Morales, exmilitar español fundador de UC Global, tomó control de la seguridad de la legación ecuatoriana en el barrio de Knightsbridge.

    "Sospechamos de la compañía y estuvimos incómodos con su trabajo; era evidente que estaban vigilando cada movimiento, visita y reunión de Assange, pero era un mal con el que teníamos que convivir", recordó en la entrevista con esta agencia.

    Contraespionaje en la embajada

    Narváez admite que "hubo invasión de privacidad" y asegura que no fueron conscientes del aparente contraespionaje, que también se ha denunciado ante la Fiscalía de Quito.

    "Nunca sospechamos entonces que el material pudiera ser entregado a EEUU o que Morales hubiera trabajado para EEUU paralelamente", aseguró.

    El interrogatorio del juez Mata está previsto al día siguiente de una vista preliminar en la misma sala de Westminster del proceso de extradición, que el informático australiano seguirá desde el penal de alta seguridad de Belmarsh, al sureste de Londres.

    "Espero que la investigación de la Justicia española pueda castigar las violaciones de intimidad y privacidad que Julian sufrió durante mucho tiempo y que su testimonio ayude a que se pueda demostrar que tuvo razón cuando dijo que estaba siendo objeto de espionaje", señaló.

    Su amigo ecuatoriano confía en que pueda atender con diligencia ambas citas judiciales.

    "Julian es increíblemente fuerte; sé que está afectado física y psicológicamente, pero espero que esté fuerte en el interrogatorio", agregó.

    Una resolución en España favorable al australiano podría tener efecto dominó en Reino Unido.

    "Significaría que el juicio en EEUU estaría viciado, que sus perseguidores recurrieron a prácticas ilegales para condenarlo", explicó el exdiplomático.

    Según Narváez, la defensa de Assange basa la "pelea contra la extradición en la ilegalidad de que un perseguido político sea extraditado a un país que no respeta los estándares básicos de derechos humanos".

    Un "juicio justo en EEUU" estaría en entredicho si prevalece este argumento.

    "Todo dependerá de si la Justicia británica considera que lo denunciado y lo que se pueda evidenciar del espionaje por parte de EEUU es lo suficientemente contundente para parar definitivamente la extradición o al menos retrasarla hasta que la investigación llegue a una conclusión", afirmó.

    El caso de extradición, con sus ramificaciones en España y Ecuador, puede prolongarse durante meses o incluso años mientras salta del juzgado de primera instancia de Westminster al tribunal de apelación y posiblemente al Supremo del Reino Unido.

    La decisión final recae por ley en el ministro del Interior británico y, según advierte el excónsul, "se acaba de elegir un Gobierno ultraconservador con una relación de sumisión y subordinación a EEUU".

    Nochebuena en la celda

    "Mientras tanto Julian está en prisión de máxima seguridad —cuando ya cumplió la única sentencia que ha tenido— sujeto a un trato injusto que está mermando su salud física y mental", denunció.

    Médicos, periodistas, artistas, intelectuales… Las redes en contra del procesamiento del filtrador en masa de archivos secretos de EEUU y otros países crecen mes a mes.

    "La pelota está ahora en la cancha de los jueces; ellos deben decidir si le trasladan a otra cárcel con mejores condiciones, a un hospital donde pueda tener atención médica y psicológica adecuada o le imponen medidas preventivas para gozar de cierta libertad", dijó Narváez.

    De momento, hay pocas esperanzas de que Assange pase la Nochebuena o el Año Nuevo fuera de una celda.

    Los magistrados de Westminster no olvidan el precedente de su encerrona en la embajada ecuatoriana en 2012, cuando agotó los recursos judiciales y el Supremo ordenó su entrega a Suecia, que le reclamaba en el marco de la investigación de dos denuncias de violación y otros abusos sexuales que finalmente quedaron en nada.

    "Está a prueba la independencia del sistema judicial británico, hay fuerte presión política del 'establishment', y muchos jueces pertenecen a ese 'establishment'", observó el activista en defensa de los derechos humanos.

    Narváez se sumará el jueves 19 y el viernes 20 al creciente grupo de personas que reclaman la libertad de Assange ante la Corte de Westminster.

    Etiquetas:
    extradición, justicia, Julian Assange, Ecuador
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik