En directo
    América Latina
    URL corto
    0 02
    Síguenos en

    RÍO DE JANEIRO (Sputnik) — El Tribunal Supremo Federal de Brasil archivó dos peticiones para que se investigara al presidente Jair Bolsonaro por sus presuntos vínculos con el caso del asesinato de la concejala de Río de Janeiro Marielle Franco, informaron medios locales.

    "Los autores de la petición no presentaron en los autos indicios mínimos de ocurrencia de ilícito criminal (…) así, habiéndose manifestado el Ministerio Público por el no reconocimiento de la petición, claramente en razón de ausencia de esos indicios, determino el archivo", dice la decisión del juez Alexandre de Moraes, según adelantó el portal de noticias G1.

    Las peticiones habían sido presentadas por el Partido de los Trabajadores (PT) y la Asociación Brasileña de la Prensa (ABI) para que el presidente y uno de sus hijos, el concejal de Río Carlos Bolsonaro, fueran investigados por un presunto delito de obstrucción a la Justicia, por haber accedido a los datos de la portería de la urbanización donde ambos tienen una casa, en Río de Janeiro.

    Los pedidos se basaban en informaciones reveladas por la cadena de televisión Globo referentes al testimonio que ofreció a los investigadores uno de los porteros de la urbanización de la familia Bolsonaro.

    En la declaración, el portero afirmó que el 14 de marzo de 2018, día del asesinato de Franco, uno de los acusados del crimen, Élcio de Queiroz, entró en la urbanización diciendo que iba a la casa 58, la del entonces diputado Jair Bolsonaro.

    En esa declaración inicial a la Policía Civil, el portero dijo que llamó a la casa dos veces y que la autorización para que de Queiroz entrara vino de alguien cuya voz era la de "don Jair".

    Al final, Queiroz entró en la urbanización pero no fue a la casa del ahora presidente, que en realidad ese día no estaba en Río, sino en Brasilia.

    Después de esas acusaciones iniciales, el portero ofreció otra versión a la Policía Federal, diciendo que estaba nervioso y que se equivocó al citar al presidente y al anotar su número de casa.

    A finales de noviembre, el procurador general de la República, Augusto Aras, se manifestó contra las peticiones de investigación del presidente y de Carlos Bolsonaro.

    Ahora, el portero es investigado por presuntos delitos de obstrucción a la Justicia, falso testimonio y denuncia calumniosa contra el presidente.

    Franco pertenecía al izquierdista Partido Socialismo y Libertad (PSOL) y era una destacada líder en defensa de los derechos humanos, especialmente de las mujeres, negros, el colectivo LGTBI y vecinos de favelas y periferias.

    Fue asesinada en el centro de Río, con varios disparos, y también murió el conductor del vehículo en el que viajaba, Anderson Gomes.

    Los autores materiales del crimen (Élcio de Queiroz y Ronnie Lessa) están presos desde marzo de 2019, pero aún no se sabe quién mandó matar a Franco y por qué.

    Etiquetas:
    Jair Bolsonaro, Marielle Franco, Brasil, TSF
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik