En directo
    América Latina
    URL corto
    0 01
    Síguenos en

    RÍO DE JANEIRO (Sputnik) — El presidente del Tribunal Supremo Federal de Brasil, Antonio Dias Toffoli, cree que el Gobierno de Jair Bolsonaro muestra "áreas de excelencia" y que el presidente tiene capacidad de diálogo, según dijo en una entrevista publicada por el diario Estado de Sao Paulo.

    "Él (Bolsonaro) tiene un discurso permanente para la base que lo eligió, pero tiene una capacidad de diálogo también, es una persona que muchas veces es juzgada por lo que dice, pero en el Gobierno tiene personas y áreas de excelencia que funcionan muy bien (…) son áreas de excelencia que han hecho bellísimos trabajos, que han dialogado con las instituciones todo el tiempo", dijo.

    Toffoli admitió que la impresión general es que es un Gobierno con un mensaje "más aislado", más "sectario" para un segmento de la población "y no un Gobierno de todos", pero añadió que en el día a día muchas políticas públicas, sobre todo en el área de infraestructuras o economía, se hacen dialogando con el Parlamento y con el propio Supremo.

    El presidente de la máxima corte del país también destacó que la Operación Lava Jato, iniciada en 2014 como una investigación anticorrupción en el seno de la petrolera Petrobras, fue positiva en algunos aspectos, pero lamentó su impacto en algunas de las principales empresas del país.

    "La Lava Jato fue muy importante, develó casos de corrupción, puso a personas en la cárcel, colocó a Brasil en otra dimensión desde el punto de vista de combate a la corrupción, no hay duda, pero destruyó empresas; eso jamás ocurriría en Estados Unidos, jamás ocurrió en Alemania", ejemplificó.

    En su opinión, la legislación brasileña funcionó bien para la colaboración premiada de personas físicas, pero para personas jurídicas no quedó claro y generó problemas.

    En las últimas semanas, los fiscales de la Operación Lava Jato y simpatizantes de derecha y movimientos anticorrupción acusaron al Supremo de estimular la inmunidad, por haber decidido que es inconstitucional que alguien esté preso cuando aún puede recurrir en instancias superiores.

    Esta decisión se produjo el pasado noviembre y posibilitó la puesta en libertad del expresidente Luiz Inácio Lula da Silva (2003-2011), entre otros muchos presos.

    Toffoli afirmó que fue importante juzgar la cuestión de la prisión después de la segunda instancia ahora y no a principios del Gobierno de Bolsonaro para evitar una reacción diferente en las calles.

    "No hubo ningún tipo de reunión (de manifestantes contrarios a la salida de Lula de la cárcel) que fuese de algún modo expresiva, fue cero; la elección del momento fue correcta, es una sintonía muy fina", aseguró.

    Toffoli está al frente del Supremo desde hace 15 meses, aunque llegó al tribunal hace diez años, indicado durante el Gobierno del expresidente Lula; además de presidir el máximo órgano del poder judicial brasileño es también presidente el Consejo Nacional de Justicia.

    Etiquetas:
    Brasil, Jair Bolsonaro
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik