En directo
    América Latina
    URL corto
    2420
    Síguenos en

    CIUDAD DE MÉXICO (Sputnik) — El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, afirmó que la detención en Texas (sur de EEUU) de Genaro García Luna, secretario de Seguridad Pública en el Gobierno de Felipe Calderón (2006-2012), acusado de recibir millones de dólares en sobornos del narcotráfico, es una "derrota" del "régimen corrupto" anterior.

    "Es una derrota de un régimen corrupto, es un elemento de prueba de que ese modelo fracasó", dijo el jefe de Estado en una conferencia de prensa.

    Reafirmó que el principal problema de este país es la corrupción.

    Cuando "las principales autoridades de la seguridad [son] sobornadas, ¿qué garantía hay para los ciudadanos si no hay frontera entre autoridad y delincuencia? (…) no hay posibilidad de garantizar la paz y la tranquilidad", señaló.

    García Luna está acusado por un fiscal de Nueva York de aceptar millones de dólares en sobornos del Cartel de Sinaloa fundado por Joaquín El Chapo Guzmán, mientras controlaba la Policía Federal como responsable de la seguridad pública.

    Recordó su oposición a la guerra contra el narcotráfico, que Calderón declaró en 2007, cuando García Luna "era el gran personaje, hasta lo premiaban aquí y en EEUU".

    El proceso que enfrentará el hombre que también dirigió entre 2001 y 2005 la Agencia Federal de Investigación "es bueno para que los que se sentían intocables, y pensaban que con dinero e influencias lo podían todo, se den cuenta de que no es así", agregó.

    López Obrador dijo que recibió la Policía Federal, fundada por García Luna, "sin resultados y sin disciplina".

    "Había que iniciar una estrategia nueva, distinta, que está empezando y no ha sido fácil, por esa herencia", afirmó.

    Una Guardia Nacional fundada por militares es la nueva corporación en construcción para la seguridad pública.

    Sin embargo, López Obrador rechazó hacer señalamientos a su antiguo adversario político, el gobernante de centroderecha que según el mandatario le arrebató la victoria en 2006.

    "Yo no quiero que se piense que nosotros estamos aprovechando esta circunstancia para atacar al expresidente Calderón, aun con todo el daño que nos hizo, no solo a mí sino al país, porque todo comenzó con el fraude electoral", expresó.

    Finalmente dijo que va a ser la justicia de ambos países la encargada de llevar el caso.

    "Nosotros no odiamos, no tenemos enemigos ni queremos tenerlos, tenemos adversarios y no le deseamos mal a nadie, no hacemos leña del árbol caído", expresó López Obrador.

    La fiscalía mexicana aportará datos "sobre todo en movimiento de dinero, en bienes, en inteligencia financiera", además de abrir una investigación propia.

    "No puedo adelantar vísperas, hacer un juicio lapidario, no puedo hacer un juicio sumario, no puedo condenar ni a Calderón ni a nadie; García Luna es presunto responsable de un delito y hay un proceso iniciado, no vamos a utilizar el Gobierno para perseguir a nadie, ni vamos a fabricarle delito a nadie", puntualizó.

    Los fiscales de EEUU acusan al exfuncionario de recibir dinero "en maletines que contenían entre tres y cinco millones de dólares" y, según los registros financieros, hasta 2012 habría acumulado una fortuna personal de millones de dólares.

    Etiquetas:
    México, corrupción, sobornos, detención, EEUU, Andrés Manuel López Obrador
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik