En directo
    América Latina
    URL corto
    Por
    0 20
    Síguenos en

    MONTEVIDEO (Sputnik) — En diversas manifestaciones sociales registradas este año en América Latina, el protagonismo lo ejerció la juventud, que salió a las calles a reclamar por sus derechos, dijeron activistas a Sputnik.

    "Sin duda el protagonismo de jóvenes, niñas y niños de escuelas secundarias, este año en la lucha por los derechos ha sido clave para entender los próximos años, es una señal de lo que va a pasar", dijo a Sputnik la directora adjunta de Amnistía Internacional para las Américas, Fernanda Doz Costa.

    La Organización de las Naciones Unidas (ONU) decidió este año enmarcar la celebración del Día Internacional de los Derechos Humanos que se observa cada 10 de diciembre en el "liderazgo de la juventud en los movimientos colectivos como fuente de inspiración para un futuro mejor".

    La intención es "celebrar el potencial de los jóvenes como agentes constructivos del cambio, ampliar sus voces e involucrar a una amplia gama de audiencias globales en la promoción y protección de estos derechos".

    "En estas movilizaciones sociales de lucha de los pueblos indígenas, los campesinos, los trabajadores, surgió un nuevo actor con mucho vigor y mucha fuerza: los sectores juveniles, no solamente universitarios, sino grupos juveniles, agrupados en grupos culturales, en diversas manifestaciones de organización que tienen y juegan un rol protagónico en estas luchas", dijo a Sputnik el director y fundador de la Asociación Pro Derechos Humanos de Perú (Aprodeh), Francisco Soberón.

    Esto, según Soberón, sucedió en las manifestaciones en Chile y Ecuador.

    Allí, "junto con los pueblos indígenas, fueron los jóvenes quienes estuvieron en la resistencia a democracias agresivas y hostiles a los derechos de los pueblos, como en Brasil, también hay un rol activo de la juventud", dijo.

    En Perú, por ejemplo, los jóvenes estuvieron en la primera línea en las movilizaciones enmarcadas en la lucha contra la impunidad de la corrupción.

    "Las acciones de movilización de los jóvenes no se producen solamente por la afectación de los derechos económicos y sociales clásicos como educación, salud, vivienda, sino también por las demandas ambientales, la crisis climática que se vive en el mundo y que hoy se convierte en su bandera", dijo Soberón.

    Doz Costa apuntó que los jóvenes están desencantados de la política tal como se la conoce hasta ahora y esta es una de las causas que los impulsó a las calles.

    "Evidentemente, están desencantados del sistema representativo, de democracias vacías de participación, sobre todo de jóvenes, pero en general son democracias que se convirtieron en formales y donde hay muy poco ejercicio de la ciudadanía y la participación", señaló la directora de Amnistía Internacional.

    Doz Costa señala que los estados tienen que adaptarse y diseñar nuevas herramientas para contener este deseo de participación de los jóvenes y "diseñar políticas públicas para contener estas demandas de derechos humanos que están protagonizando, que en muchos casos tienen que ver con igualdad".

    La directora de Amnistía estimó que el acceso a derechos y la participación en las sociedades democráticas "van a ser los dos grandes temas que atraviesen la próxima década".

    Avances y retrocesos

    Para Doz Costa, uno de los principales retrocesos de la región es el papel de las Fuerzas Armadas en la contención de protestas y que terminó en violaciones a los derechos humanos.

    Un manifestante en Quito
    © REUTERS / Carlos Garcia Rawlins
    La activista expuso que este fenómeno se vio "sobre todo de Sudamérica, también en México, en operaciones de seguridad que no es para lo que las Fuerzas Armadas están creadas y que indefectiblemente terminan en violaciones".

    Además, criticó que en muchos países de la región, ante protestas por descontentos sociales las policías demostraron "no estar a la altura de las circunstancias".

    "No tenemos policías democráticas y respetuosas de los derechos humanos y que puedan controlar situaciones de desorden social", advirtió.

    Doz Costa dijo que este es un saldo negativo de 2019 en materia de derechos humanos, pero destacó como contracara la fuerza de las movilizaciones sociales.

    "Los movimientos sociales, y en especial los jóvenes, nos han demostrado que América Latina es un continente que lucha por sus derechos y que no va a permitir que los Gobiernos ignoren las demandas de la sociedad", señaló.

    Las principales demandas estuvieron relacionadas al acceso igualitario a derechos sociales como educación, salud, a un ambiente sano y al acceso igualitario a los recursos.

    "Me parece que la gran esperanza que nos deja este año es la movilización social, la coordinación entre los movimientos sociales", dijo.

    Entre ellos subrayó "específicamente los movimientos de mujeres que un año más se destacan como la gran esperanza de movilización social y transformación de nuestras sociedades en más justas e igualitarias", concluyó la activista.

    Soberón sostuvo avances contra la impunidad en países que sufrieron y vivieron situaciones de conflictos armados o dictaduras como Guatemala, El Salvador, Colombia, Perú, Argentina y Chile.

    El activista criticó que en el último semestre, y en algunos casos en períodos anteriores, las movilizaciones y las protestas sociales fueron repelidas con uso excesivo de la fuerza letal.

    "Las pretensiones de declarar estados de excepción permiten y generan condiciones para vulneraciones masivas de derechos humanos", señaló Soberón.

    En estas condiciones "se pretende generalizar los hechos de vandalismo para deslegitimar la justa protesta y la demanda de una mayor justicia social", señaló Soberón.

    Etiquetas:
    América Latina, derechos humanos, protestas, jóvenes
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook