En directo
    América Latina
    URL corto
    0 10
    Síguenos en

    RÍO DE JANEIRO (Sputnik) — La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) condenó la acción policial que derivó en la muerte de nueve jóvenes el pasado 1 de diciembre en Paraisópolis, una favela de la ciudad brasileña de Sao Paulo (sureste).

    "La Comisión condena categóricamente esa acción policial e insta al Estado a iniciar, sin demora una investigación seria, imparcial y eficaz de los hechos", resaltó la organización en un comunicado.

    La CIDH pidió también que se identifique y se juzgue a los responsables y que se repare a las víctimas de la violencia y a sus familias.

    La comisión recordó que ya manifestó en varias ocasiones su preocupación sobre el uso excesivo de la fuerza policial en Brasil, sobre todo por los altos niveles de letalidad, su impacto "desproporcionado" entre la población afrodescendiente y por el uso de la fuerza policial en contextos de protestas pacíficas.

    Además, apunta que cuando visitó Brasil en 2018 se identificó que, en un contexto de discriminación estructural, la policía realiza operaciones centradas en comunidades pobres sin observar las normas internacionales de derechos humanos y sin mandatos judiciales.

    La CIDH recordó que el Estado brasileño debe garantizar la participación de las comunidades en las estrategias, e hizo un llamamiento para que "revise sus protocolos de seguridad con un foco en derechos humanos".

    Las muertes (entre los nueve fallecidos hay dos menores de edad, de 14 y 16 años) se produjeron en un "baile funk", una de las populares fiestas al aire libre que suelen celebrarse en las favelas.

    La llegada de la policía militar provocó el pánico y tumultos entre los asistentes, lo que hizo que las personas, atrapadas en dos callejones, se pisotearan hasta provocar las muertes.

    Según la secretaría de Seguridad del estado de Sao Paulo, la acción de la policía ocurrió durante una operación, cuando dos sospechosos en una motocicleta dispararon contra los agentes y huyeron.

    Sin embargo, víctimas y testigos afirman que la policía cerró la calle donde se estaba celebrando la fiesta y que usaron gas lacrimógeno y pelotas de goma sin que hubiera enfrentamientos.

    La CIDH remarcó que según informaciones públicas y videos disponibles, "los policías cometieron malos tratos y abusos de manera indiscriminada contra jóvenes que se dispersaban en el área de actividades culturales".

    La comisión también criticó que el servicio de atención médica de urgencia se cancelara poco después de lo ocurrido por orden del Cuerpo de Bomberos, lo que sería un "fuerte indicio de omisión que debe ser rigurosamente investigado".

    El gobernador del estado de Sao Paulo, Joao Doria, admitió por primera vez que hubo abusos policiales y dijo estar "en shock" por las imágenes en que un agente arremete con una barra contra jóvenes que estaban en actitud pacífica y abandonando el lugar.

    Doria, quien también prometió revisar los protocolos y entrenamientos policiales, se reunirá la semana que viene con parientes de las víctimas.

    Etiquetas:
    muertes, Brasil, São Paulo
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik