03:43 GMT +306 Diciembre 2019
En directo
    El presidente argentino, Mauricio Macri, se reune con el presidente electo, Alberto Fernández, en la Casa Rosada

    El traspaso de mando en Argentina: de la batalla judicial a una cena conciliadora

    © Foto : Presidencia argentina
    América Latina
    URL corto
    2160
    Síguenos en

    En 2015, el mandato de Cristina Fernández terminó abruptamente por una decisión judicial que colocó a un presidente provisional por 12 horas. Era el desenlace de un choque con Mauricio Macri que quedó en la historia. Ahora, Alberto Fernández busca cambiar la pisada con una propuesta que incluiría una cena en la víspera del 10 de diciembre.

    El fantasma de la polémica que se desató en torno al traspaso de mando entre Cristina Fernández y Mauricio Macri volvió a posarse sobre la Casa Rosada, sede del Ejecutivo argentino, a pocos días de la asunción del presidente electo Alberto Fernández.

    Si bien la transición entre Macri y el candidato del Frente de Todos se dio en buenos términos, los comandos de ambos líderes apuran gestiones para asegurarse de que la entrega de la banda presidencial no vuelva a ser motivo de polémica como en 2015, cuando se requirió una orden judicial y un "presidente provisorio" durante 12 horas para concretar el trámite.

    Todo había comenzado con el desacuerdo entre Cristina Fernández de Kirchner (CFK) y Macri, que había ganado las elecciones de 2015 liderando la coalición Cambiemos. En la tensa reunión que los dos habían tenido para coordinar la ceremonia, Macri había solicitado que Fernández le entregara la banda y el bastón presidencial en la Casa Rosada sobre el mediodía, luego de haber jurado ante el Congreso.

    Para Fernández, sin embargo, el itinerario debía ser otro: la entrega de los atributos presidenciales debía darse directamente en el Congreso, instancia en la que formalmente Macri se convertiría en presidente de la Nación.

    Los antecedentes, lejos de aclarar, le daban la razón a los dos: la ceremonia que quería Macri se había dado en los traspasos entre Raúl Alfonsín y Carlos Menem en 1989 y entre Menem y Fernando de la Rúa en 1999. La que quería Fernández se había dado entre Eduardo Duhalde y Néstor Kirchner en 2003 y entre Kirchner y la propia Fernández en 2007.

    El presidente entrante Néstor Kirchner recibe el bastón presidencial del saliente Eduardo Duhalde, el 25 de mayo de 2003
    © AFP 2019 / Ali Burafi
    El presidente entrante Néstor Kirchner recibe el bastón presidencial del saliente Eduardo Duhalde, el 25 de mayo de 2003

    En el libro Sinceramente, escrito por CFK y editado en 2019, la actual vicepresidenta electa contó que aquella única reunión con Macri culminó con el acuerdo de realizar el traspaso en el Congreso. Sin embargo, una llamada telefónica de Macri al día siguiente cambió todo: el presidente electo acusaba a su antecesora de querer "arruinarle la asunción".

    El conflicto entre los dos se resolvió en las horas previas al 10 de diciembre, día del cambio de mando. La jueza federal María Servini de Cubría falló a favor de un reclamo de Macri y estableció que el mandato de Fernández culminaba el 9 de diciembre, por lo que ya no sería presidenta a la hora cero del 10 de diciembre.

    En el mismo fallo, la magistrada dispuso otra cosa inédita en la historia argentina: que "desde el inicio del mandato presidencial (a la medianoche del día 10 de diciembre de 2015) y hasta tanto Mauricio Macri y Marta Gabriela Michetti juren como presidente y vicepresidente de la Nación respectivamente, quien estará a cargo de la Presidencia de la Nación será el presidente provisional del Senado".

    Ese cargo recaía entonces en el senador de Cambiemos Federico Pinedo, quien finalmente tomó posesión de la Presidencia a la hora cero del 10 de diciembre y ejerció su mandato durante doce horas, hasta el momento en que Macri juró ante el Congreso de la Nación.

    Cristina Fernández llegó a bromear con el curioso final de su mandato en el acto de despedida que realizó en la Plaza de Mayo: "A las 12 me convierto en calabaza", dijo, en referencia a la carroza de La Cenicienta, el clásico cuento de los hermanos Grimm.

    ¿Puede volver a suceder?

    A pesar de haber competido en las elecciones, la amplitud con la que ganó y el estilo más dialoguista de Alberto Fernández favoreció una transición más ordenada que la anterior. Incluso, Macri y Alberto Fernández se fotografiaron juntos, algo impensable en la sucesión de 2015.

    El 27 de noviembre, día en que los nuevos senadores tomaron posesión de sus cargos, la senadora peronista Claudia Ledesma Abdala también juró como nueva presidenta provisional de la Cámara Alta, sucediendo a Pinedo como número tres en la línea de sucesión presidencial.

    No tardaron las especulaciones sobre si a Ledesma le tocaría la misma responsabilidad que a Pinedo, en un escenario en que la Justicia volviera a ordenar un traspaso mediado por un presidente provisional.

    Sin embargo, fuentes del Gobierno saliente indicaron al diario argentino Página 12 que existieron conversaciones entre los equipos de Macri y Fernández para asegurar que no vuelva a ocurrir lo mismo que en 2015. Según el periódico, Alberto Fernández solicitó a Macri que el traspaso se haga en el Congreso, tal como quería Cristina Fernández en 2015 y fue la tradición de los gobiernos peronistas desde 2003.

    Las fuentes citadas por el diario indicaron que Macri, para evitar un nuevo conflicto y con la convicción de que no debe dejar la Presidencia un día antes, accedió a entregar la banda y el bastón presidencial en el Congreso. El equipo de Fernández habría asegurado una ceremonia "respetuosa y sin silbidos" hacia el presidente saliente.

    Como muestra de acercamiento, Fernández tiene previsto compartir una cena con Macri en la noche del 9 de diciembre.

    Etiquetas:
    Casa Rosada, traspaso, Cristina Fernández de Kirchner, Mauricio Macri, Alberto Fernández, Argentina
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik