03:47 GMT +306 Diciembre 2019
En directo
    Salar de Uyuni en Bolivia

    ¿Por qué el golpe en Bolivia busca frenar el desarrollo de energías limpias en Europa y China?

    © Flickr / Carlos Adampol Galindo
    América Latina
    URL corto
    Por
    Bolivia, bajo el nuevo Gobierno de facto de Jeanine Áñez (171)
    7294
    Síguenos en

    La sombra proyectada por Estados Unidos en la renuncia del expresidente boliviano Evo Morales no busca apropiarse del litio, sino frenar su industrialización, asegura el economista Oscar Ugarteche. Sputnik te trae el analisis realizado por el experto.

    Una de las primeras consecuencias silenciadas de la desestabilización en que entró el Gobierno boliviano a partir de las elecciones del 20 de octubre de 2019 fue la cancelación del contrato que tenía con la empresa alemana ACI Systems para explotar el salar de Uyuni.

    Uyuni es un desierto de sal de 10 570 kilómetros cuadrados que cuenta con reservas de 10.000 millones de toneladas, lo que representa un tercio de las reservas mundiales. La empresa alemana había firmado un acuerdo con la estatal Yacimientos del litio bolivianos (YLB) en 2018 para explotarlo de forma conjunta: YLB aportaba el 51% mientras que ACI ponía el 49%, replicando el esquema de nacionalización del control de los recursos (no mediante el control total sino mayoritario de las acciones en manos del Estado) en que los alemanes aportarían 1.300 millones de dólares en inversión y tecnología para apuntalar el programa de industrialización del litio en baterías y aleaciones en Bolivia, que abasteciera su industria pujante de automóviles eléctricos.

    Además, mientras Evo estaba en el poder, YLB firmó otro convenio con el consorcio chino Xinjian Tbea Group y Boacheng para explotar los salares de Coipasa (en la frontera con Chile) y Pastos Grandes (cerca de la frontera con el norte argentino) que incluye el montaje de una cadena de fábricas de sulfato de potasio, hidróxido y carbonato de litio, ácido bórico, bromuro de sodio y litio metálico; además de una fábrica de baterías de ion litio en China con participación de YLB.

    "Del otro lado de la frontera, en Jujuy, Argentina, China ya tiene instalado un inmenso parque solar hecho con tecnología china dispuesto para la explotación de las minas de litio del lado argentino", señaló Ugarteche en diálogo con Sputnik.

    El "parque solar más grande de Latinoamérica" costó 390 millones de dólares y estuvo a cargo de la empresa china Shanghai Electric Power Construction. Fue financiado en un 85% por el Banco de Exportación e Importación de China y el 15% restante lo puso el gobierno local de Jujuy, Argentina.

    "Hay que ver qué va a pasar con este contrato que tiene Bolivia con China, yo imagino que próximamente van a cancelar también este acuerdo", explicó Ugarteche. "El problema es que cancelar con China no es tan fácil como hacerlo con Alemania, ya que el modelo chino es de contratos de venta a futuro", agregó. Así, el Gobierno de facto boliviano encabezado por Janine Añez viene a "frenar el desarrollo de las energías alternativas en Europa y China", explicó el experto.

    Ugarteche comentó que así como en su guerra comercial con China, en que Estados Unidos busca frenar el avance de las tecnologías limpias e impedir un cambio de matriz energética mundial Washington tampoco quiere que se desarrolle esta industria en el continente americano con capitales foráneos: "Lo que EEUU quiere es seguir con las gasolinas que calientan el planeta", sentenció.

    "Los norteamericanos no tienen intereses económicos en Bolivia, sino geopolíticos: está en el corazón del continente y tiene fronteras con todos salvo Ecuador, Colombia, Venezuela y Uruguay", explicó. "Con el Gobierno de Evo se había perdido ese control y ahora, lo están recuperando", sostuvo la fuente.

    El ignorado desarrollo boliviano

    "El de Bolivia fue el único Gobierno que siguió políticas económicas no ortodoxas", dijo Ugarteche en entrevista. Así, logró un éxito económico sin precedentes que multiplicó por cuatro el producto bruto interno en el país y redujo la pobreza del 32 al 15% de la población del país. "Algo realmente notable", señaló el experto, "y de lo que ningún periódico de la Sociedad Interamericana de Prensa informó en 13 años".

    Situación en Bolivia
    © REUTERS / Danilo Balderrama
    "Hay un manejo mediático que ideológicamente no está de acuerdo con que esta ésta sea información que valga la pena difundir. Golpear ese modelo económico es golpear la alternativa real en el Continente y hacer ver que esa alternativa, te lleva a la desgracia", dijo el economista a Sputnik.

    El experto no duda que se busque la cancelación del acuerdo entre YLB y el consorcio chino y que próximamente el Fondo Monetario Internacional desembarque en el país andino "para poner la casa en orden, aunque la casa ya estuviese ordenada", explicó.

    "Bolivia había logrado con la intervención estatal de la economía recuperar el control de las empresas exportadoras de gas [a Brasil y Argentina] recuperando el 51% de las acciones de la misma y luego les impuso unilateralmente nuevos precios de venta, mejorando sus ingresos exportadores", explicó el economista.

    "Luego, aplicaron políticas de distribución a los sectores más pobres, con lo cual activaron la demanda de alimentos y con ella, el mercado campesino", sostuvo. "Al reactivar el mercado campesino que estaba muy deprimido, redujeron la pobreza extrema del país de manera drástica. Eso fue parte de una política", dijo Ugarteche.

    A esta decisión heterodoxa en la política económica, le siguió una política de industrialización en base al litio.

    "A diferencia del siglo XVI en que España vació el cerro rico de Potosí y se llevó lo extraído a Europa, el objeto de Bolivia ahora era transformar el litio en baterías y el agua de litio en aleaciones, pero en el país", explicó el experto.

    "Eso convirtió a la economía boliviana en una economía de punta rápidamente, que se acompañó con un cambio en los programas escolares para dar una mejor formación técnica a sus muchachos, que a su vez, le valió una subida en las posiciones de las pruebas Pisa" (que miden el nivel educativo en el continente).

    "La apuesta era sacar a Bolivia del atraso de un solo golpe y eso era muy interesante", dijo, "pero como telón de fondo aparece el racismo: que si un Gobierno como el de Evo Morales tuviese éxito en lo económico y que colocara a su país en el siglo XXI en la punta de un hemisferio subordinado a Washington fue algo que el Gobierno norteamericano no pudo soportar", concluyó.

    Tema:
    Bolivia, bajo el nuevo Gobierno de facto de Jeanine Áñez (171)
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik