11:43 GMT +307 Diciembre 2019
En directo
    Daniel Martínez, candidato presidencial uruguayo

    Daniel Martínez, el candidato oficialista ante el reto de vencer a la oposición uruguaya

    © REUTERS / Mariana Greif
    América Latina
    URL corto
    Elecciones generales en Uruguay 2019 (82)
    0 10
    Síguenos en

    MONTEVIDEO (Sputnik) — El candidato presidencial uruguayo Daniel Martínez, un ingeniero conocido por su perfil de gestor y negociador, afrontará la elección más difícil para la izquierda uruguaya desde que llegó al poder en 2005.

    "Sabíamos que el Frente Amplio (FA) venía de 15 años de Gobierno en los que se hicieron muchas cosas bien, pero la gente también ha criticado cosas, a veces con razón; es difícil y 15 años de Gobierno siempre desgastan", afirmó Martínez el 31 de octubre en un video difundido en redes sociales.

    El candidato presidencial por el FA, quien comenzó a militar en su juventud en la clandestinidad contra la dictadura cívico militar (1973-1985), afronta el desafío de convencer a sus conciudadanos de votar por la continuidad del FA (centroizquierda), una fuerza política que se ha desgastado en el ejercicio del poder desde 2005.

    El 24 de noviembre Martínez arriesga ser derrotado por una coalición de partidos liderada por Luis Lacalle Pou, que supera al FA por al menos cinco puntos en la intención de voto registrada en sondeos.

    Gestor

    Las principales características de Martínez son su experiencia en gestión y su discurso moderado dentro la izquierda, con el que ha buscado retener durante toda la campaña a sus votantes de centro.

    "Lo que define a Martínez es su característica como emprendedor y administrador; más allá de su formación como ingeniero, se ha mostrado con capacidad para ser ejecutor, para formar equipos y tener un rol negociador", dijo a Sputnik el politólogo Antonio Cardarello, profesor e investigador de la Universidad de la República.

    Martínez, un ingeniero industrial mecánico de 62 años, se caracteriza por haber ocupado cargos ejecutivos en la administración pública; fue presidente de la empresa estatal Administración Nacional de Combustibles, Alcohol y Portland (Ancap), ministro de Industria y Energía e intendente (alcalde) de Montevideo.

    Esta característica es la que él mismo señaló en su campaña, ya que Lacalle Pou tiene una carrera esencialmente legislativa, como diputado y senador.

    "Martínez no solo ha estado al frente de la Intendencia de Montevideo, sino que ha trabajado en el ámbito privado y en todos esos lugares ha demostrado capacidad ejecutiva y de formar equipos con otras personas; eso es algo que se ha preocupado por destacar especialmente", insistió Cardarello.

    Su carácter de ejecutor es "tan grande" en Martínez que ha manifestado en repetidas ocasiones que no aspira a escaños legislativos porque en ellos no se siente "cómodo", pese a que resultó elegido senador en dos ocasiones, en 2010 y en 2014, señaló Cardarello.

    Militancia

    Martínez nació en una familia de clase media, vivió en el barrio montevideano de Pocitos, estudió en el católico Colegio Marcelino Champagnat de los Hermanos Maristas y posteriormente en la Facultad de Ingeniería de la universidad pública.

    Es padre de tres hijas y abuelo de siete nietos; está casado con la profesora de inglés Laura Motta, integrante del Consejo Directivo Central de la Administración Nacional de Educación Pública, cargo al que renunció para acompañar la campaña electoral de su marido.

    Martínez se incorporó a los 16 años al Partido Socialista e intensificó su militancia política en sus años como estudiante de ingeniería.

    Fue uno de los fundadores del sindicato de trabajadores de ANCAP durante la última dictadura cívico-militar (1973-1985) y se separó del sindicalismo a comienzos de la década de 1990 para dedicarse a su actividad privada.

    "El haber estado en un sindicato le da una capacidad muy buena de negociar; eso le da una legitimidad fuerte en el sector sindical y le ha dado una experiencia en su rol de negociador que también ha demostrado que es capaz de ejercer" el poder, reflexionó Cardarello.

    Debilidades

    Para Cardarello, una de las debilidades de Martínez es que resulta "entreverado" cuando tiene que dar explicaciones sobre ciertos temas.

    "No encuentra las palabras y suele irse por las ramas; sobre todo si se lo compara con quienes fueron sus antecesores, como los presidentes José Mujica (2010-2015) y Tabaré Vázquez (2005-2010 y 2015-2020), no es un destacado orador", afirmó Cardarello.

    Martínez, además, no se ha erigido aún como líder de la coalición y tampoco es dirigente de un sector, ni siquiera del Partido Socialista al que está afiliado.

    "En cambio, Vázquez fue líder del Partido Socialista y José Mujica de una parte importante, Movimiento de Participación Popular, el sector más grande del FA desde 2004 a la fecha. Ahí hay una carencia de Martínez", reflexionó el politólogo.

    Algunas figuras que compitieron por la precandidatura con Martínez en la interna, como el diputado comunista Óscar Andrade y el independiente y exministro de Economía, Mario Bergara, han empezado a mostrarse como líderes, según Cardarello.

    "Ahí hay dos casos de figuras que están dentro de un proceso de renovación del FA y sin embargo indiscutiblemente son líderes de sus respectivos sectores; claro que lo tienen que confirmar en estas elecciones, pero todo apunta a que incluso van a ser presidenciables en 2024", opinó el politólogo.

    Continuidad

    La estrategia de Martínez ha sido la defensa de los logros de los gobiernos del FA, lo que quedó evidente durante los debates que sostuvo con Lacalle Pou, según Cardarello.

    "Más que hablar de renovación, lo que él ha dicho es que tiene otras propuestas y sus equipos propios, pero ha hecho mucho hincapié en que su Gobierno continuaría con la obra que ha llevado el Frente Amplio; ese es el principal mensaje de campaña", agregó.

    El candidato del FA afirmó al cierre del primer debate que los jóvenes que votan por primera vez han vivido un Uruguay "muy distinto al de sus padres", que soportaron la crisis económica y social que en 2002 precipitó la pobreza a cifras cercanas a 40%.

    Este 24 de noviembre Martínez se enfrentará en segunda vuelta con el opositor Luis Lacalle Pou (Partido Nacional, centroderecha) para definir quién será el próximo presidente de Uruguay.

    Estas son las elecciones más difíciles para el Frente Amplio a pesar de que durante sus tres administración impulsó, gracias a mayorías parlamentarias, cambios considerados de avanzada, como la aprobación del matrimonio igualitario, la despenalización del aborto, y la regulación del cultivo y el consumo de marihuana.

    Tema:
    Elecciones generales en Uruguay 2019 (82)
    Etiquetas:
    Uruguay, elecciones, Daniel Martínez
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik