13:59 GMT +312 Diciembre 2019
En directo
    Escasez de combustibles en Bolivia

    Escasez de combustibles marca un mes de crisis política en Bolivia

    © REUTERS / Henry Romero
    América Latina
    URL corto
    Bolivia, bajo el nuevo Gobierno de facto de Jeanine Áñez (178)
    250
    Síguenos en

    LA PAZ (Sputnik) — Una aguda escasez de combustibles persistía en las semiparalizadas ciudades de La Paz y El Alto, mientras Bolivia llegaba al mes de caos, violencia e incertidumbre política, con saldo de al menos 30 fallecidos en protestas de distinto signo.

    "El objetivo central del Gobierno, como demanda la población boliviana en conjunto, es superar la actual situación, lograr la pacificación y poner en marcha un nuevo proceso electoral. Debemos pacificar al país", dijo a la prensa el ministro de la Presidencia, Jerjes Justiniano, al comentar la situación nacional.

    El caos sobrevino en Bolivia al día siguiente de las elecciones del 20 de octubre, cuando la oposición política llamó a cercar los tribunales electorales y manifestarse en protesta contra un supuesto fraude del presidente Evo Morales en esos comicios en los que buscaba un cuarto mandato consecutivo.

    Los cercos devinieron en incendios de las sedes de cuatro tribunales departamentales y fueron seguidos por tres semanas de bloqueos y otras protestas urbanas, que terminaron convertidas en una insurrección liderada por comités cívicos que exigieron, y lograron, la renuncia de Morales el 10 de noviembre.

    Dos días después, la autoproclamación de la senadora opositora Jeanine Áñez como presidenta de facto fue respondida con una ola de bloqueos de carreteras, marchas y otras protestas de sectores leales a Morales que no la reconocen como gobernante.

    Tres manifestantes murieron durante las tres semanas de protestas contra Morales, ocho durante los dos días de transición a Áñez y al menos 20 en la primera semana de gestión de la presidenta de facto, además de dos policías, según reportes de la Defensoría del Pueblo.

    Las marchas contra el gobierno de facto se suceden a diario en las ciudades de La Paz, la vecina El Alto y Cochabamba (centro), que sufren además falta de alimentos a causa de decenas de bloqueos de carreteras y calles por parte de sindicatos campesinos, de productores de coca, indígenas y agrupaciones de vecinos.

    Para resolver la escasez de combustibles en La Paz y El Alto, el gobierno realizó el martes una operación policial-militar contra un cerco vecinal de seis días a la planta de combustibles de Senkata, en la segunda de esas ciudades, logrando movilizar apenas 40 cisternas y dejando un saldo de ocho muertos.

    "Hemos comenzado hoy (miércoles) la venta de combustibles en estaciones de servicio seleccionadas, esto es solo el inicio de un proceso de normalización que va a durar días", dijo el ministro de Hidrocarburos, Victor Hugo Zamora.

    La venta de combustibles se reanudó a media mañana, cuando había en las 18 estaciones de servicio habilitadas en La Paz largas filas de automóviles y camiones que podían cargar un máximo de 27 litros de gasolina y hasta 80 litros de diésel por semana mientras dure la emergencia, según un aviso oficial.

    La provisión de combustibles no tenía futuro asegurado porque grupos de vecinos alteños volvieron a bloquear el miércoles los accesos a la planta de Senkata, en cuyo interior permanecían decenas de militares.

    En ambas ciudades, el transporte estaba suspendido casi totalmente, tanto por la escasez de combustibles como por las barricadas levantadas por vecinos.

    Las barricadas en La Paz fueron levantadas en prevención de que se repitan ataques vandálicos como los que aterrorizaron a barrios residenciales en los tres días que siguieron a la caída de Morales.

    Las barricadas y bloqueos en El Alto son parte de las protestas contra Áñez.

    Tema:
    Bolivia, bajo el nuevo Gobierno de facto de Jeanine Áñez (178)
    Etiquetas:
    combustible, protestas, Bolivia
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik