09:01 GMT +322 Noviembre 2019
En directo
    Derrame de crudo (imagen referencial)

    Adjudican dos bloques en la mayor subasta brasileña de explotación de crudo

    © REUTERS / Lucy Nicholson
    América Latina
    URL corto
    0 02
    Síguenos en

    RÍO DE JANEIRO (Sputnik) — La mayor subasta de petróleo en la historia de Brasil terminó con la adjudicación de apenas dos de los cuatro bloques ofertados, con los que el Gobierno espera recaudar 69.900 millones de reales (más de 17.100 millones de dólares), por debajo de las expectativas.

    La empresa brasileña Petrobras obtuvo en exclusividad la explotación del bloque Itaipu y en un consorcio con las chinas CNODC Brasil CNOOC Petroleum el bloque de Búzios (90% para la firma de Brasil y 5% para cada una de las socias restantes.

    ​En cambio, no hubo ofertas para los otros dos bloques, Sépia e Itaipu, de ninguna de las 12 empresas que participaron en la subasta.

    El resultado es peor del que esperaba el Gobierno; si todos los bloques hubiesen sido adjudicados la recaudación para el Estado hubiese llegado de 106.500 millones (más de 26.100 millones de dólares).

    El presidente de Shell Brasil, André Araújo, aseguró luego de la subasta en declaraciones a los medios que no ofertó por política de empresa y porque los montos eran "elevados".

    Otras empresas que inicialmente se acreditaron para participaran en la subasta, como la francesa Total y la británica BP, dieron marcha atrás poco después, aunque no explicaron sus motivos.

    Por su parte, el Gobierno de Brasil calificó como una victoria la subasta de pozos de petróleo de presal.

    "Es una subasta de concesión, un caso particular, único, exigía un esfuerzo muy grande (…) por eso consideramos que fue un éxito, una victoria", dijo en la rueda de prensa posterior a la subasta el ministro de Minas y Energía, Bento Albuquerque.

    El director de la Agencia Nacional del Petróleo (ANP), Décio Oddone, remarcó que la subasta "no era convencional" y asumió que las condiciones eran difíciles.

    Las empresas interesadas tendrían que negociar con Petrobras una compensación por todas las inversiones que la empresa viene realizando en esos pozos desde 2010, cuando empezó a operarlos.

     

    El ministro de Minas y Energía dijo que los dos bloques que quedaron sin adjudicar serán puestas a disposición nuevamente, y se mostró abierto a "revisar la metodología" y los parámetros para que haya éxito en las próximas subastas: "No tengo dudas de que esas áreas serán ofertadas y adjudicadas".

    El ministro de Infraestructura, Tarcisio Gomes de Freitas, aseguró que el resultado es "extraordinario" y que a partir de ahora se generarán inversiones que a su vez incentivarán la creación de empleo.

    La subasta había generado críticas de políticos de izquierda, sindicatos y algunos especialistas, que consideraban que el Gobierno estaba entregando rápidamente el petróleo a empresas extranjeras y poniendo en riesgo la soberanía nacional.

    La mayor subasta de petróleo de la historia de Brasil
    © Sputnik / Joan Royo
    La mayor subasta de petróleo de la historia de Brasil

    Además, a las puertas del hotel de Río de Janeiro donde se celebró la subasta un grupo de manifestantes protestó contra la industria del petróleo por su impacto en el medio ambiente.

    • Policía brasileña durante las protestas contra la mayor subasta de petróleo de la historia en Rio de Janeiro
      Policía brasileña durante las protestas contra la mayor subasta de petróleo de la historia en Rio de Janeiro
      © Sputnik / Joan Royo
    • Las protestas contra la mayor subasta de petróleo de la historia en Rio de Janeiro
      Las protestas contra la mayor subasta de petróleo de la historia en Rio de Janeiro
      © Sputnik / Joan Royo
    • La mayor subasta de petróleo de la historia de Brasil
      La mayor subasta de petróleo de la historia de Brasil
      © Sputnik / Joan Royo
    1 / 3
    © Sputnik / Joan Royo
    Policía brasileña durante las protestas contra la mayor subasta de petróleo de la historia en Rio de Janeiro

    Oddone había dicho en la apertura de la subasta que esta serviría para catapultar a Brasil a la primera liga mundial de petróleo.

    El acto se realizó en un hotel en Río de Janeiro, en cuyas puertas se reunió un pequeño grupo de activistas ecologistas que protestaban contra la explotación del petróleo por su impacto en el ambiente, recordando el reciente derrame de crudo en las playas del noreste del país.

    Los cuatro bloques ofrecidos este 6 de noviembre para su explotación eran Atapu, Búzios, Itaipu y Sépia, y ocupan 1.385 kilómetros cuadrados frente a la costa de Río de Janeiro sobre el Atlántico.

    Las 14 empresas que estaban habilitadas para participar eran la brasileña Petrobras, la británica BP, la francesa Total, las estadounidenses Chevron y ExxonMobil, las chinas CNODC y CNOOC, la colombiana Ecopetrol, la noruega Equinor, la portuguesa Petrogal, la malaya Petronas, la catarí QPI, la anglo-holandesa Shell y la alemana Wintershall Dea.

    Etiquetas:
    subasta, petróleo, crudo, Brasil
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik