19:21 GMT +319 Noviembre 2019
En directo
    Militares mexicanos en el lugar de construcción del nuevo aeropuerto en México

    El presidente de México inaugura trabajos de nuevo aeropuerto en base militar

    © REUTERS / Gustavo Graf Maldonado
    América Latina
    URL corto
    171
    Síguenos en

    CIUDAD DE MÉXICO (Sputnik). — El presidente Andrés Manuel López Obrador inauguró los trabajos de construcción del un aeropuerto internacional en la Base Aérea Militar Santa Lucía, en el central Estado de México, que colinda con el norponiente de la capital.

    "Se trata de otro proyecto distinto al que se había iniciado [durante la administración anterior] para solucionar el problema de la saturación del actual aeropuerto de la Ciudad de México", dijo el mandatario en un discurso en la principal base aérea del país.

    La nueva terminal internacional será bautizada "General Felipe Ángeles", nombre de un caudillo militar de la Revolución Mexicana de principios del siglo XX, para reemplazar las obras del llamado Nuevo Aeropuerto Internacional de México (NAIM) que el mandatario decidió cancelar.

    ​"Es una decisión trascendente, por haber optado por cancelar ese proyecto (NAIM) para iniciar esta obra, con el mismo propósito de resolver la saturación del Aeropuerto Internacional 'Benito Juárez' de la Ciudad de México", prosiguió el jefe de Ejecutivo federal.

    El NAIM, que fue la principal obra de infraestructura de la anterior administración, se iba a construir con un diseño futurista cerca del actual aeropuerto internacional, en el lecho disecado del lago de Texcoco, al oriente de la capital, con un costo de unos 15.000 millones de dólares.

    Al momento de su cancelación, las obras llevaban un avance de 20%, según el Gobierno, y 35% según los inversionistas, entre ellos el multimillonario mexicano Carlos Slim, participante de la asociación público-privada, que fue disuelta.

    El jefe de Estado argumenta que la nueva obra permitirá un ahorro para el gasto público de unos 5.000 millones de dólares.

    "La política es, entre otras cosas, optar por inconvenientes, siempre hay que decidir, se equivoca uno menos cuando se pone por delante el interés nacional", expresó López Obrador en su mensaje de inauguración.

    Desde el primer día de su administración, el 1 de diciembre pasado, el gobernante comenzó a negociar en los mercados financieros con los tenedores de 6.000 millones de dólares en bonos de deuda contratada por el Estado mexicano, para recomprar con penalizaciones el monto que estaba destinado a la aportación gubernamental al proyecto cancelado.

    El camino hacia la nueva obra

    Tras ganar las elecciones con más de 30 millones de votos en julio del año pasado, López Obrador organizó una consulta ciudadana en octubre de 2018, en la que 70% de poco más de un millón de votantes rechazó la continuación del NAIM.

    La capacidad del actual aeropuerto internacional capitalino está desbordada, puede servir a 34 millones de pasajeros al año, sin embargo en 2017 atendió a más de 45 millones de pasajeros, es decir, un 30% más que lo que puede manejar.

    El NAIM estaba diseñado para atender a 125 millones de pasajeros al año, si se completaban las obras, más de tres veces la capacidad del actual aeropuerto.

    Según los nuevos planes, un aeropuerto en la Base Militar de Santa Lucía podrá atender a unos 50 millones de pasajeros.

    Junto con la modernización de los dos viejos aeropuertos de la capital y la vecina ciudad de Toluca, capital del Estado de México, podrían atender a unos 110 millones de pasajeros anuales en total, según lo proyectado.

    ​En meses recientes, el colectivo #NoMásDerroches presentó decenas de querellas ante jueces para impedir el comienzo de las obras en la base militar de Santa Lucía hasta que fueran mostrados los detalles del proyecto, permisos ambientales y aeronáuticos, con lo cual logró siete "suspensiones judiciales definitivas" de las obras.

    La revocación de esas "suspensiones judiciales definitivas", una tras otra, culminó el 16 de octubre pero no impide la continuación de los litigios, dijo a Sputnik el abogado portavoz del colectivo, Gerardo Carrasco.

    "El hecho de que ya no existan suspensiones judiciales para comenzar las obras en la base de Santa Lucía, no implica que no sigan los juicios contra la construcción del aeropuerto civil por militares, porque faltan muchos permisos y otros requisitos", dijo el abogado.

    Un tribunal colegiado administrativo de la Ciudad de México falló el miércoles 16 a favor del Gobierno, levantando la última de las siete "suspensiones definitivas".

    López Obrador dijo este 17 de octubre en su conferencia de prensa que "nos llevó tiempo iniciar la obra en Santa Lucía, se presentaron 140 amparos [judiciales], un despropósito, porque habían muchos intereses creados, era como el símbolo de la gran corrupción".

    El mandatario prometió que el nuevo sistema aeroportuario estará listo en 2021, a mitad de su sexenio.

    Etiquetas:
    Andrés Manuel López Obrador, inauguración, construcción, base militar, aeropuerto, México
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik