23:17 GMT +318 Noviembre 2019
En directo
    Evo Morales, presidente de Bolivia

    Evo Morales, el indígena que quiere seguir haciendo historia en Bolivia

    © AP Photo / Andres Stapff
    América Latina
    URL corto
    Elecciones generales en Bolivia 2019 (106)
    291
    Síguenos en

    LA PAZ (Sputnik) — Evo Morales ha establecido varios récords en la historia de Bolivia y va por más, ya que apunta a ganar un cuarto mandato consecutivo que le permita extender las reformas y beneficios sociales que comenzó al asumir el poder como el primer presidente indígena en 2006.

    Juan Evo Morales Ayma, Evo como se lo conoce, tenía 46 años cuando asumió la presidencia de Bolivia en enero de 2006, tras una contundente victoria electoral, primera por más de mayoría absoluta en medio siglo, convirtiéndose en uno de los mandatarios más jóvenes de la historia del país y en la región.

    El presidente de Bolivia, Evo Morales, probando un coche eléctrico ensamblado en la ciudad Cochabamba
    © REUTERS / Enzo De Luca/ Cortesía de la Presidencia de Bolivia
    Cumplirá 60 solo seis días después de las elecciones del 20 de octubre.

    Morales nació el 26 de octubre de 1959 en el municipio altiplánico de Orinoca, en el departamento de Oruro (oeste), en el seno de una humilde pareja de campesinos.

    Pasó una infancia de sacrificios comunes entre los miembros de las comunidades aymaras, incluyendo permanencias en el norte argentino a donde su padre emigró temporalmente como zafrero de caña de azúcar, o labores de pastor de llamas en largas caminatas por el interior andino boliviano.

    El mandatario no esconde su dura infancia y ha dicho que lucha para que ningún niño viva en condiciones similares.

    "Yo no quiero que haya más Evos en Bolivia, que no haya más niños y jóvenes pobres que no pueden estudiar o les cuesta mucho porque tienen que trabajar, a veces separados de sus padres. Yo hasta de trompetista me he ganado el dinero de joven", dijo Morales a corresponsales internacionales en marzo de este año.

    Emigró joven a las prometedoras tierras tropicales del Chapare, en el centro del país, donde se sumó al ejército creciente de productores de coca, la materia prima de la cocaína, iniciando allí una carrera sindical que lo proyectó rápidamente a la escena nacional como defensor de la "hoja sagrada" frente a la política antidrogas conducida por Estados Unidos, con un fuerte discurso de rechazo a la erradicación forzosa de los cocales y de denuncia contra el "imperio".

    "Cuando me fui al Chapare por la sequía que había en Orinoca y en todo el altiplano, aprendí a cultivar coca. Yo no sabía nada, el calor era muy fuerte, la gente y las costumbres eran distintas, y ahí aprendí y empecé a conocer tan diversa que es Bolivia. Como siempre me ha gustado el fútbol, me pusieron de secretario de deportes del sindicato, era en los 80, y ahí empezó todo", comentó el mandatario en esa reunión con los corresponsales.

    Pasó "de la protesta a la propuesta", en sus propias palabras, cuando se convirtió en figura destacada de la oposición popular a los gobiernos neoliberales que desde la década de 1980 gobernaron Bolivia con un modelo de duro ajuste económico impulsado por el Fondo Monetario Internacional y una política internacional y antinarcóticos reflejando la postura de EEUU.

    Fue elegido diputado por la jurisdicción de Chapare en 1997, con el mayor respaldo popular jamás logrado por un parlamentario uninominal, expulsado del Congreso en 2002 acusado de incitación a la violencia, y candidato presidencial ese mismo año, cuando resultó tercero aunque él denunció que un fraude le privó de la victoria.

    Al cabo del caótico quinquenio 2000-2005, cuando Bolivia pasó uno de sus peores momentos económicos, con sangrientas revueltas populares y cinco presidentes, todos neoliberales, Morales emergió como líder de los movimientos sociales, indígenas y clases medias empobrecidas para ganar cómodamente las elecciones que lo encumbraron al poder en enero de 2006.

    Eslogan en apoyo del presidente Evo Morales pintado en una pared en La Paz, Bolivia, 2014
    © AP Photo / Juan Karita
    Desde entonces, a la cabeza del "proceso de cambio", abrió las puertas del poder político a las mayorías indígenas y campesinas históricamente relegadas y, poniendo fin al ciclo neoliberal, puso en marcha una política económica estatista, basada en nacionalizaciones, que ha permitido a Bolivia gozar del período más largo de estabilidad, crecimiento y paz social de su historia.

    En el orden internacional, ganó reconocimiento en los cinco continentes como defensor de la Madre Tierra y de los pueblos originarios, aunque sus detractores lo consideren hipócrita, y se alzó como una de las voces más críticas del "imperio" estadounidense, del neoliberalismo y del capitalismo.

    Distanciado desde siempre de Washington, y especialmente desde que en 2008 expulsó al embajador y a la agencia antidrogas DEA de Estados Unidos, Morales construyó fuertes vínculos con los gobiernos de Rusia, China, India, Irán y otros que propugnan el multilateralismo como marco de la política mundial.

    Se declaró admirador y discípulo del cubano Fidel Castro y el venezolano Hugo Chávez, con quienes fundó la Alianza Bolivariana ALBA.

    Con estas credenciales, Morales postula a un cuarto mandato que no le permite la Constitución que él mismo promulgó en 2009, pero que le fue autorizado por una polémica sentencia del Tribunal Constitucional que hizo caso omiso al resultado de un referéndum 2016 que desautorizó la reelección indefinida.

    El haber forzado su repostulación, aprovechando su fuerte control sobre todos los poderes del Estado, parece haberle provocado un desgaste político que cree posible compensar con creces con sus éxitos económicos, entre éstos el mayor crecimiento en Sudamérica y una drástica reducción de la pobreza.

    "La votación del 20 será entre el retorno al neoliberalismo o el futuro de más estabilidad y crecimiento con dignidad y soberanía", repitió a lo largo de su campaña electoral.

    Morales reiteró recientemente su promesa de retirarse a su pequeño "chaco" de coca en el Chapare cuando termine su función presidencial.

    Tema:
    Elecciones generales en Bolivia 2019 (106)
    Etiquetas:
    pueblos indígenas, Bolivia, historia, biografía, Evo Morales
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik