Widgets Magazine
07:02 GMT +320 Octubre 2019
En directo
    El presidente de Bolivia, Evo Morales, probando un coche eléctrico ensamblado en la ciudad Cochabamba

    Evo Morales, respaldado por la economía, afronta su desafío electoral más difícil

    © REUTERS / Enzo De Luca/ Cortesía de la Presidencia de Bolivia
    América Latina
    URL corto
    Por
    Elecciones generales en Bolivia (71)
    1151
    Síguenos en

    El crecimiento económico es el gran aliado de Evo Morales de cara a las elecciones de este 20 de octubre, que por primera vez en 15 años lo enfrentan a la posibilidad de perder el Gobierno. En diálogo con Sputnik, el analista boliviano Daniel Moreno explicó los elementos que podrían inclinar la balanza hacia el opositor Carlos Mesa.

    Octubre no será un mes cualquiera para América Latina, ya que las elecciones generales de tres países de la región pueden marcar el presente y el futuro de las izquierdas en el continente. En efecto, mientras los comicios en Argentina pueden significar el fracaso del modelo neoliberal de Mauricio Macri, las elecciones de Bolivia y Uruguay pondrán a prueba la vigencia de sus gobiernos progresistas.

    La primera prueba será en Bolivia, que celebrará elecciones generales el domingo 20 de octubre. Ese día, los bolivianos elegirán presidente, vicepresidente y los 166 miembros de la Asamblea Legislativa Plurinacional de Bolivia (130 diputados y 36 senadores).

    De las primarias que se realizaron en enero de 2019 surgieron nueve binomios (las fórmulas integradas por presidente y vicepresidente). Entre ellos está el actual presidente, Evo Morales, que buscará su cuarto período consecutivo de Gobierno, al frente de la candidatura de 'Movimiento al Socialismo'.

    La candidatura de Morales fue posible luego de recibir, en 2018, la habilitación del Tribunal Supremo Electoral y el Tribunal Constitucional Plurinacional, que consideraron que la posibilidad de volver a ser candidato era uno de los derechos de Morales consagrados en la Convención Interamericana de Derechos Humanos. En 2016, un referéndum constitucional había resultado desfavorable a habilitar una eventual nueva reelección.

    Del otro lado, su principal retador es Carlos Mesa, quien ya ejerció la Presidencia de Bolivia entre 2003 y 2005. Mesa había sido electo vicepresidente en 2002, integrando el binomio encabezado por Gonzalo Sánchez de Losada. Tras las protestas sociales que obligaron al presidente a renunciar en 2003, Mesa tomó el cargo hasta 2005, cuando Evo Morales triunfó por primera vez.

    Mesa es candidato por Comunidad Ciudadana, una coalición política de derecha conformada en torno a la candidatura del expresidente.

    Morales y Mesa son los que concentran los mayores apoyos y definirían el próximo gobierno en una segunda vuelta, de acuerdo a una encuesta realizada por Mercados y Muestras publicada el último domingo de septiembre en el diario local Página Siete.

    En efecto, el último sondeo muestra a Morales en primer lugar con el 33% de las adhesiones y a Mesa detrás con 26%. Bastante detrás aparece Óscar Ortiz, del movimiento 'Bolivia dice no', con 9%. Chi Hyun Chung, del Partido Demócrata Cristiano; Félix Patzi, del Movimiento Tercer Sistema; y Víctor Hugo Cárdenas, de la Unidad Cívica Solidaridad, recogen 3%, 2% y 1%, respectivamente.

    Para que haya presidente en primera vuelta alguno de los candidatos deberá obtener más del 50% de los votos o al menos 40% y 10% de ventaja sobre el segundo. En caso de que eso no suceda, los dos primeros pugnarán por la presidencia boliviana en una segunda vuelta que se realizará el 15 de diciembre.

    Un panorama complejo para Evo Morales

    La incertidumbre sobre quién será el próximo presidente de Bolivia es la "gran novedad" de este proceso electoral, dijo a Sputnik el analista político y director del centro de estudios Ciudadanía, Daniel Moreno.

    A diferencia de los tres comicios anteriores, en los que Evo Morales triunfó con amplio caudal electoral (53% de los votos en 2005, 64% en 2009 y 63% de los votos en 2014), el escenario actual presenta por primera vez en 15 años la posibilidad de que el actual presidente sea derrotado en una eventual segunda vuelta, comentó.

    De todos modos, aclaró que los amplios márgenes de error y la gran cantidad de indecisos que muestran las encuestas hacen que las proyecciones "sean supuestos basados en la escasa información de las encuestas y no sean lo suficientemente sólidos para predecir un ganador".

    El analista explicó que Morales tiene a su favor "el crecimiento y la estabilidad económica" de Bolivia. En efecto, el Producto Interno Bruto (PIB) es de 4,22%, lo que lo convirtió en el país con mayor crecimiento económico de Suramérica y el segundo en América Latina, solo detrás de República Dominicana.

    Además, el Gobierno boliviano proyectó un crecimiento de 4,5% para 2019, en una tendencia que incluso fue reconocida por el Fondo Monetario Internacional (FMI). Según Moreno, los resultados económicos explican la intención de voto "relativamente alta" que logra mantener Evo Morales tras tres mandatos consecutivos.

    Del otro lado, el analista señaló el "efecto negativo" que tuvo sobre la popularidad de Morales el "manejo equivocado" del resultado del referéndum de 2016, en el que la posibilidad de una nueva reelección fue rechazada por los electores. 

    Asimismo, la responsabilidad del Gobierno en los incendios forestales registrados en 2019 en la región de Chiquitania sumó al descontento de algunos sectores.

    El factor argentino

    En septiembre, el comando de campaña de Evo Morales difundió una pieza publicitaria en el que varios jóvenes advertían ante cámaras que "Argentina implementó hace tres años el mismo modelo económico que Carlos Mesa quiere implementar ahí en Bolivia".

    La campaña apuntaba directamente a vincular los malos resultados económicos del Gobierno de Mauricio Macri con un eventual futuro de la economía boliviana y puede comprenderse al tener en cuenta que Argentina es el país con mayor cantidad de residentes habilitados para sufragar en las elecciones bolivianas.

    En efecto, el Consulado General de Bolivia en Argentina tiene registrados 161.057 ciudadanos bolivianos habilitados para votar el 20 de octubre, casi la mitad de los 341.001 electores registrados fuera de Bolivia, de acuerdo a datos brindados a la agencia Télam por el cónsul boliviano en Argentina, Ademar Valda.

    "Las dificultades y el fracaso económico del presidente Macri sin duda influyen en la intención de voto de los bolivianos", manifestó el analista, aunque aclaró que no considera que ese peso sea lo suficientemente relevante para "definir el resultado de las elecciones".

    Tema:
    Elecciones generales en Bolivia (71)
    Etiquetas:
    América Latina, Carlos Mesa, democracia, Elecciones en Bolivia (2019), Evo Morales, Bolivia
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik