05:19 GMT +320 Noviembre 2019
En directo
    Un barrio de Caracas (archivo)

    Vivir al día, la única salida para muchos venezolanos en medio de la crisis

    CC0 / Pixabay
    América Latina
    URL corto
    0 0 0
    Síguenos en

    CARACAS (Sputnik) — La inestabilidad de los servicios básicos, el alto costo de los alimentos e incluso las deficiencias del transporte público, obligan a muchos venezolanos de escasos recursos económicos a vivir al día, dijeron a Sputnik residentes de Petare, un sector popular del este de Caracas.

    "Yo vivo al día, desde que me levanto, si hay agua me baño, si me sale un trabajito compro comida, lo único que no puedo es decir voy a dejar este dinerito para la semana que viene, porque con lo que compré un kilo de arroz hoy, la semana que viene compro un caramelo", dijo a Sputnik Silfredo Martínez de 41 años, residente del callejón San Guillermo de la favela La Alcabala situada en Petare.

    En la capital venezolana existe un programa de racionamiento de agua que se aplica por tres o cuatro días de la semana, el plan se cumple habitualmente en zonas residenciales, pero en la mayoría de las favelas del este y oeste de la ciudad, la situación es crítica.

    En el caso de la Alcabala, María Morales de 65 años, contó a Sputnik que el agua llega cada tres meses.

    "El agua nos llega por la tubería cada tres meses y cuando tenemos suerte un día por mes, y ese día no voy a trabajar, porque aprovecho de lavar y recoger agua; el resto de los días tengo que calcular el agua que gasto al día y si se acaban las reservas, pues tengo que traerme todos los días del trabajo dos botellas de 5 litros de agua, al menos para cocinar", agregó Morales, quien trabaja como empleada doméstica.

    El transporte público también se convirtió en una preocupación para los residentes de Petare.

    "Los autobuses ya no suben el cerro, porque dicen que no tienen repuestos, algunos se aprovechan y cobran lo que quieren, hay días que no puedo ni pagar pasaje, entonces me toca irme caminando como 25 minutos para agarrar el metro, porque conseguir efectivo tampoco está fácil, y a veces llego al metro y me he tenido que regresar porque suspenden el servicio por falla eléctrica, ese día no me hago nada de dinero", indicó Eusebio De Alba de 44 años, ayudante de albañilería.

    De Alba contó a Sputnik que a la semana por su trabajo le pagan cerca de 1,5 dólares, lo que se traduce en 6 dólares al mes, que es casi el triple del salario mínimo (40.000 bolívares – 1,9 dólares, de acuerdo a la tasa de cambio del Banco Central de Venezuela).

    Sin embargo, en el recorrido que realizó Sputnik por Petare, la mayoría de los consultados indicó que ganan por encima del mínimo.

    "Es que con esos 40.000 bolívares no se compra ni medio cartón de huevos, solo alcanzaría para comprar la caja del CLAP [Programa de alimentos subsidiados distribuido por el Gobierno] que está en 8.000 y trae varias cosas como arroz, espaguetis, café, avena, granos [legumbres]", señaló Miguel Fuentes, de 38 años.

    Muchas familias de Petare dependen de la distribución de estos alimentos a bajo costo para poder alimentarse.

    Para Yorman Mejías, técnico de electrodomésticos, lo más difícil es "llenar la nevera".

    "Aquí es difícil que se vaya la luz, el agua, que no te puedas hacer exámenes médicos por lo caro que están, pero para mí lo más rudo es que haya comida en mi nevera, esto nunca antes me había pasado en los más de 20 años que llevo viviendo en Venezuela", acotó.

    La hiperinflación en Venezuela continuó en agosto en desaceleración y se ubicó en 135,379%, según un informe de la Asamblea Nacional (parlamento unicameral de mayoría opositora).

    Pero la inflación aumentó en agosto en comparación con el mes anterior, situándose en 65,2%, casi el doble que julio y en lo que va del año.

    En el callejón San Guillermo de Petare, así como en otras localidades de La Alcabala, la mayoría de los residentes son colombianos, o descendientes de personas que llegaron a Venezuela hace más de 30 años, huyendo del conflicto armado de ese país.

    Para la mayoría de los consultados por Sputnik los rostros de los políticos del Gobierno y oposición perdieron relevancia, pues aseguraron que lo que más les importa es resolver su día a día.

    En la Asamblea y el Palacio de Miraflores (sede de Gobierno), las partes continúan sin alcanzar acuerdos definitivos para buscar una solución a la crisis económica y política que afronta la nación caribeña.

    Mientras, el Gobierno de Venezuela denunció que las sanciones de Estados Unidos contra la economía, cierran cada vez más las posibilidades de una pronta recuperación. 

     

    Etiquetas:
    crisis, EEUU, sanciones, Venezuela
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik