En directo
    América Latina
    URL corto
    Por
    0 20
    Síguenos en

    Los dos sindicatos de pilotos de Aerolíneas Argentinas y su subsidiaria Austral se rehúsan a acatar la conciliación obligatoria e insisten con no volar durante el fin de semana. El pedido del candidato de la oposición de "no complicar a la gente" fue catalogado como oportunismo.

    Las críticas a las políticas de aumento de competencia en el sector aéreo local inauguradas por la gestión de Cambiemos no son nuevas para los gremios de pilotos de las líneas estatales, que vuelven a insistir con medidas de fuerza que afectan a miles de pasajeros. 

    Mauricio Macri, presidente de Argentina
    © AP Photo / Natacha Pisarenko
    Pero esta vez en la pulseada se vio involucrado Alberto Fernández, el candidato a presidente de la oposición por el Frente de Todos, quien extendió el pedido a los aeronáuticos como lo hiciera antes con las organizaciones sociales durante los acampes en reclamo de la "emergencia alimentaria", cuando dijo "evitemos estar en las calles". 

    "Complica la vida de mucha gente y el Gobierno no va a cambiar su política. Este Gobierno favorece al sector empresario porque cree que el trabajo es un costo. Entiendo totalmente el planteo de los trabajadores", dijo Fernández en una entrevista radial.

    Pablo Biró, titular de la Asociación de Pilotos de Líneas Aéreas (APLA) respondió que le parecía correcto que el candidato peronista pidiera que no se realizara el paro pero que la decisión estaba tomada y que, de no recibir la compensación salarial de 22% que demandan, las medidas se profundizarían.

    "Nosotros no hablamos por los medios, y si [Fernández] nos llama, hablaremos. Él nos conoce bien, pero ahora está en campaña y no nos ha llamado, y no tiene por qué hacerlo. Mientras tanto, nosotros hacemos lo que tenemos que hacer, que es defender a los trabajadores", respondió indirectamente Biró en otra entrevista radiofónica. 

    Finalmente, el representante sindical y el candidato presidencial opositor se reunieron cara a cara en el departamento en el que vive Fernández en el exclusivo barrio porteño de Puerto Madero el jueves 3 de octubre, según informaron medios locales. El encuentro habría servido para limar asperezas en el intento de parte del peronismo por contener y alinear a todo el sindicalismo de cara a las elecciones del 27 de octubre.

    Por su parte, el Gobierno y los gremios de pilotos volverán a reunirse a la tarde del viernes 4 de octubre para intentar frenar el paro de 48 horas en Aerolíneas Argentinas y Austral. El presidente de la empresa de bandera nacional, Luis Malvido, confirmó que realizarán una nueva oferta salarial.

    Fernández, entre el apoyo popular y la rebelión 

    A mediados de septiembre, cuando sucedían los reclamos por mayores partidas presupuestarias para los comedores y merenderos, la coordinadora de la corriente no kirchnerista de Barrios de Pie, Silvia Saravia, criticó la postura del candidato peronista y defendió las protestas callejera.

    "Si nos hubiéramos quedado en nuestras casas, sin hacer los acampes en la Avenida 9 de Julio, mucho de esto, de la gravedad de la situación, no se estaría debatiendo", fueron las palabras de la dirigente social, en una entrevista por radio.

    Alberto Fernández cuenta con apoyo de la gran mayoría de las instituciones y organizaciones obreras y populares, muchas de las cuales era inaudito pensar que podrían compartir un mismo frente antes de la llegada al poder de Mauricio Macri y el desenlace de la crisis económica que viven en la sociedad y las fuerzas de producción. Habrá que esperar al resultado de las elecciones para saber cuán consolidadas están estas uniones, que hoy quizás solo compartan tener un adversario en común.

    Etiquetas:
    Alberto Fernández, gremio, huelga, paro, Argentina, Mauricio Macri
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik