En directo
    América Latina
    URL corto
    0 10
    Síguenos en

    LA PAZ (Sputnik) — El Gobierno de Bolivia dijo que los incendios forestales en la Chiquitanía, departamento de Santa Cruz (este), estaban ya casi totalmente extinguidos gracias a fuertes lluvias en la última semana consolidaron la labor que realizaban millares de bomberos y militares.

    "Hemos llegado a un pico bastante bajo, a 22 focos de calor, lo más bajo de los últimos años (...), las unidades militares que combatían al fuego ahora hacen patrullajes para evitar nuevas quemas", dijo a reporteros el ministro de Defensa, Javier Zavaleta.

    El anuncio parecía marcar el inminente fin de uno de los peores desastres ecológicos de la última década en Bolivia, con un saldo preliminar de 3,9 millones de hectáreas de bosques y pastizales quemados en la Chiquitanía, una región de escasa agricultura entre las selvas húmeas del Amazonas y los bosques secos del Chaco.

    Según informes oficiales, en Bolivia cada año se queman más de un millón de hectáreas de pastizales en llanuras y serranías con fines de ampliación de la frontera agrícola, aumento del rendimiento de los cultivos y aprovechamiento ganadero.

    Esas quemas controladas, conocidas localmente como chaqueos, devinieron en agosto en incendios sin control en la Chiquitanía debido a una extrema sequía combinada con altas temperaturas y fuertes vientos, explicó el Gobierno en respuesta a críticas de activistas ambientalistas.

    El ministro Zavaleta recalcó que los focos de calor remanentes, no todos con magnitud de incendio, estaban bajo control y se prevía su extinción antes del fin se semana si no había cambios en el clima de la Chiquitanía, actualmente de transición entre el invierno y la temporada de lluvias.

    A mediados de agosto, en el momento más grave del desastre, los focos de calor activos en esa región habían llegado a más de 8.400.

    La declaración de Zavaleta confirmó dichos del secretario de seguridad ciudadana de Santa Cruz, Enrique Bruno, quien indicó, utilizando otro parámetro, que de 43 incendios que subsistían el 1 de octubre, a cifra había bajado a 33 el 2 de octubre y a solo 18 este 3 de octubre.

    "Hay mucha alegría porque los incendios están bajando considerablemente con las lluvias que hemos estado recibiendo toda esta semana y continua el pronóstico, tenemos aún días de lluvia, así que esperamos que esto siga (...), hay varios municipios que están con cero (incendios)", dijo Bruno, según el diario El Deber.

    Zavaleta informó también que todavía rige el estado de movilización contra los incendios en Santa Cruz y anunció que en las próximas horas se decidirán pasos inmediatos como la eventual suspensión de las actividades del avión bombero Boeing 747 SuperTanker contratado por el Gobierno.

    Esa nave y un avión Ilyushin prestado por Rusia lideraron una flotilla de una veintena de aviones y helicópteros que respaldaron el trabajo en tierra de hasta 7.000 bomberos, militares y voluntarios durante casi dos meses en la Chiquitanía.

    La operación costó hasta ahora 23 millones de dólares al Gobierno boliviano, al margen de ayuda internacional en financiamiento, bomberos, maquinaria y expertos que colaboran en la definición de un plan de restauración de los bosques y prevención de incendios, dijo la ministra de Planificación, Mariana Prado.

    Etiquetas:
    incendios forestales, Bolivia
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook