En directo
    América Latina
    URL corto
    0 00
    Síguenos en

    CIUDAD DE MÉXICO (Sputnik) — El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, lamentó algunos incidentes de violencia ocurridos en la manifestación conmemorativa de la masacre de estudiantes universitarios del 2 de octubre de 1968 en la capitalina Plaza de Tlatelolco, pero consideró que fueron menores.

    "Lamento algunos hechos, pero no fueron como la vez pasada", dijo en conferencia de prensa, aludiendo a otra movilización del 26 de septiembre pasado.

    En aquella marcha conmemorativa del quinto aniversario de la desaparición de 43 estudiantes de la escuela rural de maestros de Ayotzinapa, también apareció un centenar de encapuchados autodenominados "anarquistas", realizando actos de vandalismo contra comercios y edificios históricos.

    El mandatario reconoció el desempeño de unos 10.000 funcionarios capitalinos y "voluntarios", que participaron la tarde del 2 de octubre en los llamados Cinturones de Paz, quienes vistieron camisetas blancas, y también agradeció "a la gente", por ayudar a evitar actos violentos.

    "La gente que no estaba vestida de blanco, que estaba en la calle, ayudó mucho ante estos hechos", relató el gobernante.

    López Obrador ilustró los incidentes con una imagen, que circuló en las redes sociales, cuando el escudo de un policía era pintarrajeado por uno de los "provocadores", ante lo cual "unos señores grandes [ancianos] empezaron a empujar a los muchachos".

    El plan fue organizado por la jefa de Gobierno de la capital, Claudia Sheinbaum, quien "condujo muy bien el proceso, para que se evitara la violencia, [quiero] agradecer a los manifestantes que fueron insistentes, como los oradores, llamando a la no violencia", celebró López Obrador.

    En la manifestación, que recorrió varios kilómetros, desde la Plaza de las Tres Culturas de Tlatelolco al Palacio Nacional, sede del Gobierno, participaron unas 10.000 personas resguardadas por otra cantidad similar de funcionarios del Gobierno capitalino, vestidos de blanco, en Cinturones de Paz.

    Tras los actos de violencia escenificados, 14 personas resultaron lesionadas por petardos caseros, cristales rotos y quemaduras por bombas incendiarias molotov, entre ellas agentes de la Policía que fueron traslados a hospitales, según el balance de la Seguridad Pública de la Ciudad de México.

    El presidente se congratuló de que "la gente ayuda a denunciarlos ante los padres, porque las mamás, papás, abuelitos, abuelitas, ayudan mucho, claro que ayuda la familia, que veces no se sabe qué están haciendo los jóvenes y cuando se enteran ayudan".

    A pesar de los incidentes, el jefe de Estado dijo que "hay gobernabilidad, tranquilidad y paz, la gente está contenta, está funcionando la economía hay bienestar".

    El Gobierno de la capital desplegó a 2. 500 policías antimotines para la "contención pacífica y aislamiento de grupos que esperaban que la Policía reprimiera a los manifestantes, con el objetivo de repetir conductas de años anteriores", indicó en un comunicado la secretaría de Seguridad Pública de la ciudad.

    Etiquetas:
    violencia, política interna, manifestaciones de protesta, Andrés Manuel López Obrador, México
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook