03:11 GMT +318 Noviembre 2019
En directo
    Greta Thunberg, ambientalista sueca

    Por qué Greta denunció a Argentina y por qué el país le restó importancia

    © REUTERS / Shannon Stapleton
    América Latina
    URL corto
    13347
    Síguenos en

    La voz denunciante de Greta Thunberg se hizo escuchar en Argentina. La adolescente sueca acusó al país de no proteger a los niños ante el cambio climático y obtuvo una réplica oficial: "Contaminamos muy poco en términos comparativos con los demás países". ¿Por qué Argentina está en la misma lista negra que Francia, Brasil, Turquía y Alemania?

    Un grupo de 16 adolescentes de entre 8 y 17 años provenientes de 12 países se presentó el lunes 23 de septiembre ante Unicef y marcó un hito: denunció a cinco países por no hacer nada para proteger a los niños, niñas y adolescentes frente a los eventos extremos y la suba promedio de la temperatura global. Una de los denunciantes es Thunberg, la activista sueca que lidera el movimiento de jóvenes que todos los viernes hace paros escolares en reclamo de acciones contra el cambio climático.

    Con el apoyo del estudio de abogados internacional Hausfeld y la bendición de Unicef, los jóvenes denunciaron que existe un incumplimiento expreso de la Convención de Derechos del Niño por parte de Argentina, Brasil, Francia, Alemania y Turquía.  

    "Las acciones y la falta de acción de los gobiernos de todo el mundo han causado un daño inmediato y plantean un daño cada vez mayor a los niños y niñas en violación de la Convención. (...) Si no se aborda, el cambio climático seguirá causando estragos entre los niños y sus comunidades", se lee en la denuncia. 

    Los jóvenes alegan que los cinco países "no han logrado prevenir los previsibles daños a los derechos humanos causados por el cambio climático al reducir sus emisiones con la mayor ambición posible". Además, aseguran que están "retrasando las drásticas reducciones de las emisiones de carbono necesarias para proteger la vida y el bienestar de los niños".

    Según el documento, el cambio climático amenaza (entre otros):

    • el derecho de los niños a la vida (Artículo 6);
    • el más alto nivel posible de salud (Artículo 24);
    • un nivel de vida adecuado para el desarrollo (Artículo 27);
    • la educación (Artículo 28);
    • el derecho a la cultura indígena (Artículo 30).

    En la denuncia, los jóvenes aseguran que muchos niños en todo el mundo ya están sufriendo olas de calor, incendios forestales, patrones climáticos extremos, inundaciones y aumento del nivel del mar; todos ellos "exacerbados por el aumento de 1,1°C de la temperatura media mundial". 

    ¿Por qué denunciaron a estos cinco países?

    Los cinco países son miembros del G20, y los cinco ratificaron un protocolo opcional de la Convención que desde 2014 autoriza a los niños a presentar una queja ante el Comité de los Derechos del Niño de Naciones Unidas si estiman que sus derechos fueron violados.

    Los jóvenes alegan que los países denunciados tienen la capacidad de influir en la cooperación internacional a través del "comercio, la ayuda y la diplomacia, ampliando su capacidad para influir en las emisiones globales" de gases de efecto invernadero, por lo que su "impacto" en el cambio climático es "mayor que su participación real en las emisiones". 

    ¿Cuáles son las emisiones globales de cada país?

    1. Brasil representa el 2,2% de las emisiones globales actuales;
    2. Alemania, el 2%;
    3. Turquía, el 1,1%;
    4. Francia, el 1%;
    5. Argentina, el 0,7%.

    Según los denunciantes, los cinco países se encuentran entre los 50 principales emisores históricos desde 1850, en base a las emisiones de combustibles fósiles: Alemania ocupa el 5º lugar, Francia el 8º, Brasil el 22º, Argentina el 29º y Turquía el 31º. Cuando se tiene en cuenta el uso de la tierra, por ejemplo con la deforestación, Brasil supera a Francia. 

    Aunque China representa el 26.3% de las emisiones globales actuales; Estados Unidos el 13,%%, la Unión Europea 9,4%, y la India el 7,3%, no fueron incluidos en la denuncia porque no han ratificado el protocolo opcional.

    ¿Por qué Argentina particularmente?

    "Argentina también se está calentando", aseguran los jóvenes. En el marco del Acuerdo de París, Argentina se comprometió a reducir sus emisiones a 422 millones de toneladas para 2030. Sin embargo, advierten que si todos los gobiernos del mundo aplicaran reducciones comparables, se produciría un calentamiento global de entre 3 y 4°C para el año 2100. 

    "Peor aún, las políticas actuales de Argentina están en una vía de emisión mucho más alta que sus contribuciones nacionales determinadas [en el Acuerdo], alcanzando 490 millones de toneladas en 2030, con un calentamiento implícito superior a 4°C", señalan. 

    Las emisiones de Argentina "son el resultado de decisiones políticas deliberadas", alegan. 

    La mayor parte de las emisiones de Argentina provienen del sector energético. Sin embargo, los denunciantes sostienen que:

    1. Argentina sigue subvencionando los combustibles fósiles: 

    En 2018, se estima que el 93% del total de las inversiones públicas en energía se destinó a proyectos de carbón, petróleo y gas, mientras que prácticamente ningún financiamiento se destinó a proyectos de energía renovable (como la eólica y la solar).

    2. Argentina no tiene un plan sectorial para descarbonizar su economía para 2050:

    El Gobierno "tiene la intención de seguir desarrollando la industria del gas natural y convertir este combustible en la principal fuente de energía del país". 

    3. Argentina no cuenta con instrumentos de política para planificar la mitigación de las emisiones pecuarias:

    La ganadería produce emisiones de metano y estresa a los bosques a través de la invasión de las tierras de pastoreo.

    La argentina Chiara Sacchi, una de las denunciantes, contó que en Haedo (partido de Morón, provincia de Buenos Aires), "una tormenta de viento sin precedentes devastó el barrio" y que el "calor extremo también ha aumentado significativamente el uso del aire acondicionado, ejerciendo presión sobre la red eléctrica". 

    Los apagones frecuentes son comunes e interrumpen la vida diaria de Chiara. Por ejemplo, la joven argentina no puede completar sus tareas durante los apagones porque el sistema escolar utiliza plataformas basadas en la web. Asimismo, en el calor extremo del verano, los apagones arruinan rápidamente la comida, se lee en el documento.

    ¿Qué respondió Argentina?

    El canciller argentino, Jorge Faurie, aseguró a radio Continental que Argentina es un país que "contamina muy poco en comparación con el resto del mundo, menos del 0,7% de impacto en el calentamiento global". 

    ​"Hemos tenido una actitud proactiva", defendió el funcionario desde Nueva York, donde acompañó al presidente argentino, Mauricio Macri, en una nueva reunión de la Asamblea de las Naciones Unidas.

    ¿Cómo continúa el proceso?

    El Comité de los Derechos del Niño debe investigar las presuntas violaciones y luego hacer recomendaciones a los Estados para detenerlas. Las recomendaciones no tienen que ser cumplidas por los gobiernos, pero los 44 países que han ratificado el protocolo que autoriza a los jóvenes a denunciar están de acuerdo en principio en respetarlas.

    Etiquetas:
    Jorge Faurie, contaminación, Argentina, Acuerdo de París, emisiones, cambio climático, medioambiente, Greta Thunberg
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik