En directo
    América Latina
    URL corto
    0 11
    Síguenos en

    LA PAZ (Sputnik) — Los incendios forestales opacaron el aniversario cívico del departamento oriental de Santa Cruz, el más rico de Bolivia, donde no hubo desfiles ni las tradicionales fiestas callejeras sino solo banderas a media asta y con crespones negros.

    "Estamos de luto por nuestros bosques, no es día para festejar", dijo en breve diálogo con reporteros el gobernador de Santa Cruz, el opositor Rubén Costas, quien encabezó la sobria conmemoración a la que el presidente Evo Morales y otras autoridades nacionales no fueron invitados.

    Los tradicionales desfiles, sesión de honor de la asamblea departamental y pomposa inauguración de la feria internacional Expocruz fueron suspendidos en señal de duelo por los incendios sin control que desde hace casi dos meses han arrasado al menos dos millones de hectáreas de bosques y pastizales cruceños.

    Los líderes cruceños, incluido el Comité Cívico, demandaron infructuosamente a Morales en el último mes que declarara estado de desastre por los incendios en la Chiquitanía, una región de bosques secos emplazada entre la Amazonía y el Chaco, constituidos ya en el peor desastre ambiental del país en por lo menos una década.

    La conmemoración, que recuerda el levantamiento regional de 1810, parte de la Guerra de la Independencia de la actual Bolivia contra la corona española, se redujo a una misa en la catedral, la iza de las banderas nacional y local en la plaza central de Santa Cruz y a un minuto de silencio por cuatro bomberos muertos en el combate a los incendios.

    El desastre en los bosques dio oportunidad a activistas ambientales y opositores para denunciar como causa de fondo de los incendios una ley de desmontes y un decreto de quemas controladas de bosques aprobados en los últimos años por el Gobierno de Morales en acuerdo con los poderosos empresarios agropecuarios de Santa Cruz.

    El Gobierno ha rechazado esas acusaciones, defendiendo la hipótesis de que los incendios de este año —mucho más grandes que los habituales en la región— eran consecuencia del cambio climático mundial, en especial una sequía extrema y fuertes vientos que propagaron quemas tradicionales con fines agrícolas.

    Consultado sobre las críticas a la alianza Gobierno-agro, el gerente del Instituto Boliviano de Comercio Exterior, Gary Rodríguez, dijo a Sputnik que el desastre no debe ser motivo para una marcha atrás en un modelo de producción que, aseguró, ha demostrado ser eficiente, sostenible y responsable con el ambiente.

    "Santa Cruz es una tierra de oportunidades, una suerte de tierra prometida, un polo de atracción para muchos bolivianos, a diferencia de otros departamentos donde hay factores de expulsión de población", sostuvo el experto.

    Señaló que la importancia económica de Santa Cruz se resume en un Producto Interno Bruto (PIB) de 12.000 millones de dólares en 2018, casi un tercio del PIB nacional, y una participación de 40% en el PIB agropecuario.

    Rodríguez añadió que Santa Cruz aporta también el 26 de las exportaciones globales y produce más del 70% de los alimentos de Bolivia.

    Santa Cruz es desde principios de esta década el departamento más poblado de Bolivia, con unos 3,5 millones de habitantes, desplazando a La Paz.

    La población actual de Bolivia es de 11,5 millones de habitantes, en un territorio de 1,1 millones de kilómetros cuadrados.

    Etiquetas:
    bosques tropicales, naturaleza, Bolivia, incendios forestales, desastres naturales
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook