00:27 GMT +309 Diciembre 2019
En directo
    Una cárcel

    Investigación revela casi 500 muertes en cárceles uruguayas desde 2006

    CC BY-SA 2.0 / Nic McPhee / Rendition
    América Latina
    URL corto
    0 0 0
    Síguenos en

    MONTEVIDEO (Sputnik) — Un total de 475 personas murieron en las cárceles uruguayas entre 2006 y 2017, según datos de una investigación que analiza las características de este fenómeno y advierte sobre la incidencia de los fallecimientos en los establecimientos penitenciarios del país sudamericano.

    "Si consideramos los doce años para los que se dispone de información (2006-2017), hubo en total 475 fallecimientos en cárceles, lo que da un promedio de alrededor de 40 personas privadas de libertad fallecidas al año", destaca el trabajo "Muertes en las cárceles uruguayas".

    A estos datos hay que sumarles las muertes ocurridas en 2018.

    Según el más reciente informe del Comisionado Parlamentario Penitenciario, el año pasado se produjeron 37 muertes en custodia, lo que eleva la cifra a 512 desde 2006.

    Ana Vigna, una de las autoras de la investigación, dijo a Sputnik que la tasa de muertes en las cárceles uruguayas es mucho más elevada que la que se registra fuera de los establecimientos penitenciarios, y que las personas fallecidas son en promedio más jóvenes que las que mueren fuera de los muros de la prisión.

    "Si comparamos las tasas de homicidio y de suicidio dentro y fuera de las cárceles, observamos que el fenómeno de la muerte está mucho más acentuado en el contexto de reclusión", explicó la docente e investigadora de la facultad de Ciencias Sociales de la Universidad de la República de Uruguay.

    Vigna dijo a esta agencia que a diferencia de otros países de la región, en Uruguay las muertes que ocurren en las cárceles no se dan por "matanzas" o enfrentamientos entre bandas, lo que hace que en la mayoría de los casos pasen desapercibidas.

    "Es una muerte en alguna medida sigilosa y dosificada, porque ocurre debido a episodios de violencia tanto interpersonal como autoinfligida, que van ocurriendo en cuentagotas, y por eso mismo no acaparan muchas veces la atención de la opinión pública", expresó la socióloga, una de las coordinadoras del Núcleo de Análisis de la Criminalidad y la Violencia, grupo de investigación de la mencionada facultad.

    Muertes "naturales"

    De acuerdo a la investigación, de las 475 muertes, 241 fueron violentas, con el homicidio como principal causa (52%), seguido de suicidios (34%) y accidentes o causas violentas no del todo aclaradas (14%).

    Así, la tasa de muertes en las cárceles uruguayas para el periodo 2006-2017 fue de 117 cada 100.000 presos, cifra 16 veces mayor que la tasa de homicidios promedio a nivel de todo el país (7 cada 100.000) para el mismo periodo.

    Algo similar ocurre con los suicidios: la tasa dentro de las cárceles fue de 75,9 cada 100.000 para el periodo estudiado, mientras que extramuros fue de 17,4 cada 100.000, añade la investigación.

    Vigna explicó que el fenómeno de las muertes en las cárceles no se produce de forma homogénea en todo el sistema penitenciario, sino que se encuentra concentrada en algunos establecimientos en particular.

    "Esto nos da para pensar que existe cierto vínculo entre las condiciones de vida o las condiciones de reclusión de los establecimientos y el desenlace que observamos a partir de los niveles de mortalidad", expresó la especialista.

    Según el citado informe del Comisionado Parlamentario Penitenciario, 35% de los privados de libertad está alojado en unidades donde las condiciones de vida son tan malas que puede afirmarse que están sometidos a tratos inhumanos, crueles o degradantes.

    Este mismo reporte señala que solo uno de cada cuatro presos (26%) cumple su condena en establecimientos que ofrecen oportunidades de integración social. La investigación, en tanto, destaca que más de dos tercios de las muertes ocurrieron en dos de las 26 unidades penitenciarias que hay en el país, la Nº4-Ex Comcar (48%) y la Unidad Nº3-Libertad (21%).

    En estas dos unidades tuvieron lugar también siete de cada diez muertes violentas: 41% ocurrieron en el Comcar y 29% en el Penal de Libertad.

    En esta línea, Vigna destacó que uno de los objetivos de la investigación, realizada en conjunto con el también sociólogo Santiago Sosa Barón, es mostrar la necesidad de trabajar en mejorar la "categorización" de los fallecimientos, en especial para cuestionar la idea de "muerte natural".

    "Cuando observamos que la edad promedio en la que las personas fallecen de causas "naturales" dentro de las cárceles es muy baja, nos hace cuestionarnos sobre el acceso a los servicios de salud. Incluso es interesante pensar en la división de muerte violenta versus muerte no violenta: ¿Qué se considera violento o no violento, dentro de un contexto donde muchas veces las condiciones de vida son degradantes?", cuestionó la especialista.

    El estudio compara las tasas de homicidios dentro y fueras de las cárceles según edades, tomando datos para el periodo 2013-2017.

    Así, las tasas de homicidios intracarcelarios son entre 3,5 y 9 veces superiores a las de los que ocurren fuera de la prisión si se consideran todos los grupos de edad de entre 18 y 47 años, consigna el trabajo.

    Cárcel y género

    Vigna llamó también a incorporar la perspectiva de género al analizar las muertes ocurridas en las cárceles.

    "Sabemos que las mujeres son muy pocas dentro del sistema penitenciario, con lo cual las muertes que las tienen como protagonistas en términos absolutos pueden pasar desapercibidas; sin embargo, cuando las llevamos a tasas, observamos que el fenómeno del suicidio no es despreciable, y en ese sentido pensamos que sería interesante seguir trabajando en esa línea", explicó una de las autoras del trabajo.

    La Unidad Nº5, donde cumplen sus condenas las mujeres privadas de libertad presenta una "gran incidencia de suicidios", de acuerdo a la investigación.

    Las mujeres representan 4,7% del total de la población privada de libertad.

    Según el informe anual del Comisionado Parlamentario Penitenciario, a julio de este año Uruguay tenía 11.141 personas privadas de libertad, lo que supone una tasa de 316 presos cada 100.000 habitantes.

    Estas cifras ubican al pequeño país sudamericano en el puesto 31 de un total de 222 en el ranking de naciones con más presos por habitante.

    La investigación "Muertes en las cárceles uruguayas" fue publicada en el número 45 de la revista Ciencias Sociales, correspondiente al periodo julio-diciembre de 2019 y que está dedicado al tema "Violencia y cárceles".

    Etiquetas:
    cárcel, Uruguay
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik