En directo
    América Latina
    URL corto
    2122
    Síguenos en

    Quedan menos de 20 ejemplares del mamífero acuático más pequeño del mundo y la comunidad internacional anunció sanciones comerciales para México si la situación no se revierte antes de 2020. Según los expertos, si no se actúa ya mismo, es probable que las sanciones lleguen cuando "ya sea muy tarde" para las vaquitas.

    El proceso de extinción de la vaquita marina en aguas mexicanas llegó al límite y México se encuentra ahora bajo la lupa de un acuerdo internacional firmado por más de 180 países que evalúa imponerle sanciones comerciales si no revierte la tendencia a la desaparición de este tipo de cetáceo.

    El 29 de agosto, la Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres (Cites, por sus siglas en inglés) decidió revisar las reglas para el comercio de una docena de especies de animales y plantas consideradas en riesgo de extinción.

    Entre ellas, incluyó a la vaquita marina, considerado el mamífero marino más pequeño del planeta. Sus ejemplares no miden más de un metro y medio de largo y no pesan más de 45 kilos. Su hábitat es la zona conocida como el Alto Golfo de California, una zona acuática rica por su biodiversidad y bajo jurisdicción del Gobierno de México.

    En 2019 saltó la alarma cuando los expertos estimaron que únicamente quedan entre 6 y 20 ejemplares de vaquitas marinas. En marzo, el biólogo Miguel Rivas Soto, del Instituto de Ecología de la UNAM (Universidad Nacional Autónoma de México), advirtió a Sputnik que la cifra exacta de vaquitas marina está más cercana a la decena que a la veintena.

    Atendiendo esta situación, la última reunión de Cites culminó con una declaración en la que, entre varios puntos, dedica una advertencia concreta al grave panorama actual de este tipo de cetáceos.

    "Urge a México movilizar sus autoridades legales y navales para prevenir que los pesqueros y buques entren al refugio de las vaquitas, una marsopa cercana a la extinción", señala la declaración.

    El mismo documento mandata a la secretaría del organismo a "evaluar la efectividad de estas medidas al final del año 2019".

    La panameña Ivonne Higuero, secretaria general de Cites, explicó a través de su cuenta de Twitter que, durante la conferencia, las autoridades de México acordaron "eliminar el abastecimiento y la demanda y apoyar programas de retiro de redes de pesca" antes del 30 de noviembre de 2019 junto con Estados Unidos y China.

    ​Los tres países tendrán que adoptar medidas en el marco de un acuerdo "trilateral", según lo denominaron en la convención internacional. Además, la jerarca comunicó que México, por su parte, deberá "desplegar autoridades con poder de incautación y arresto, así como prevenir los pesqueros y buques en el refugio".

    ¿Qué sanciones podría recibir México?

    En caso de que México no adopte medidas adecuadas para mejorar la situación de las vaquitas marinas, el país podría verse sometido a sanciones comerciales en una nueva reunión en 2020.

    Un análisis hecho por Greenpeace México da cuenta de que las sanciones podrían abarcar "la suspensión del comercio de especies en riesgo" que actualmente son comercializadas para diferentes usos.

    En la lista aparecen plantas como la candelilla, utilizada para fabricar cera, o árboles como caoba, dalbergia y guayacán, utilizados para la producción de madera. También aparecen animales que son vendidos como 'trofeo de caza', tal el caso del borrego cimarrón, el puma o el lince. La lista también incluye a los tiburones, comercializados en México por el valor de sus aletas.

    La totoaba, compañera y condena de la vaquita

    Uno de los datos más trágicos en relación a la vaquita es que ni siquiera son el objetivo principal de los pescadores. En realidad, los buques que llegan furtivamente al Golfo de México  van en busca de la totoaba, un pez similar cuya vejiga natatoria es muy codiciada en Asia.

    En efecto, la vejiga de la totoaba es utilizada como afrodisíaco o como insumo en la medicina tradicional china. Este uso, junto con la prohibición de su venta, hizo que el precio de la totoaba en el mercado asiático se disparara y alcanzará los 9.000 dólares por unidad.

    Ver esta publicación en Instagram

    Una publicación compartida de Vaquita CPR (@vaquitacpr) el

    Higuero, según recoge Naciones Unidas, advirtió que el mercado chino puede llegar a pagar 100.000 dólares el órgano extraído a la totoaba. Los precios exorbitantes que alcanza, junto con la creciente participación del crimen organizado en el negocio, valieron que la totoaba pronto fuera conocida mundialmente como 'la cocaína del mar'.

    La totoaba y la vaquita marina tienen un tamaño similar, que las iguala a la hora de quedar atrapadas en las redes de los pescadores ilegales. Así, según datos del Comité Internacional para la Recuperación de la Vaquita, los ejemplares de vaquitas pasaron de 567 en 1997 a menos de 20 en 2019.

    Quizás para mañana sea tarde

    Entre las posibles maneras de revertir la situación, Greenpeace sugiere:

    • eliminar redes;
    • poner un alto a la pesca de la totoaba;
    • hacer una correcta fiscalización de la actividad pesquera en la zona.

    Greenpeace México advierte sobre la importancia de no esperar las sanciones para tomar cartas en el asunto. De hecho, dado que la penalización económica no llegaría antes de mediados de 2020, la organización considera que en ese momento "tal vez ya sea muy tarde para la vaquita".

    Etiquetas:
    China, naturaleza, extinción, especies, México, vaquita marina
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook