05:02 GMT +312 Diciembre 2019
En directo
    Incendios forestales

    "Los incendios en América son fruto del capitalismo y del cambio de gobiernos"

    © CC0 / Pixabay
    América Latina
    URL corto
    Ola de incendios en la Amazonía (186)
    102
    Síguenos en

    MONTEVIDEO (Sputnik) — Los incendios que se extienden por zonas boscosas de América del Sur se generan por la complicidad que existe entre los gobiernos neoliberales y los terratenientes, quienes comienzan a quemar los bosques nativos para ampliar su producción, dijo a Sputnik el experto en temas ambientales, urbanos e hídricos y primer secretario nacional del Agua en el Gobierno de Rafael Correa (2007-2017), Jorge Jurado.

    "Los incendios son fruto del capitalismo y del cambio de gobiernos progresistas a neoliberales, a los cuales no les interesa generar políticas que cuiden el medio ambiente. Mientras tanto, los terratenientes, en complicidad, queman su territorio para aumentar su producción. Esa es la razón fundamental", dijo Jurado, quien entre 2017 y 2018 fue subsecretario de Calidad Ambiental de Ecuador.

    Según el Instituto Nacional de Investigaciones Espaciales del Brasil (INPE), en lo que va del año se registraron 83.329 focos de incendios y hasta julio la superficie quemada en la Amazonía era de 18.629 kilómetros cuadrados.

    La propagación del siniestro pone en riesgo varias regiones pobladas en el norte de Brasil.

    Además, se han presentado incendios en Bolivia, Paraguay y Ecuador.

    En el caso ecuatoriano, los incendios no se han producido en la Amazonía, sino que en la Cordillera de los Andes.

    Por su parte, Jurado dijo que esta situación se viene observando desde hace un tiempo atrás y recordó que la exministra de Ambiente de Brasil, Mariana Silva (2003-2008), acusó que hay un interés de agrandar la frontera agrícola para el cultivo de soja y con eso aumentar la producción brasileña.

    Silva dijo a BBC de Brasil el 24 de agosto que siempre se registran incendios, pero nunca habían sido incentivados por el discurso de un presidente.

    "El ministro Ricardo Salles es un antiambientalista. Él es el operador de la inconsciencia de la incompetencia de Bolsonaro (...) Él cometió todos los errores. (...) Eso lo dice todo. Él desmontó el Servicio Forestal, la Secretaría de Cambio Climático, la Agencia Nacional de AGuas. Él desmoraliza la acción de los agentes públicos del área ambiental y del INPE", afirmó Silva.

    Jurado dijo que hay una suerte de "apoyo verbal" a la tala de los bosques "como nunca antes había sucedido".

    "Parece una conjunción, al menos en el caso brasileño, de motivación tanto del orden gubernamental y del sector agroproductivo que podrían haber dado paso a esta tragedia", agregó.

    Despropósito

    El especialista sostuvo que esta actitud por parte de los terratenientes podría estar pasando en varios países de la región, ya que el sector agroproductivo, que es "económicamente primario" por la escasa tecnología que utiliza en sus cultivos, está siempre dispuesto a aumentar su producción ampliando el área cultivada.

    "Esto es un despropósito importantísimo porque el perjudicado absoluto en esto son los bosques primarios, que van a ceder su superficie a cultivos temporales; además, en el mediano plazo van a arruinar esos suelos", explicó.

    Asimismo, recordó que en el año 2008, durante el Gobierno Correa, Ecuador se convirtió en el primer país del mundo que le otorgó derechos constitucionales a la naturaleza.

    "Desgraciadamente, en la situación actual que vive el país, esto ha quedado prácticamente en el olvido. Puede servir como un ejemplo para mostrar cómo los gobiernos que tienen una tendencia neoliberal van a hacer caso omiso de este tipo de declarativas", lamentó.

    Por otro lado, dijo que "el modelo neoliberal regional" ha dejado sin efecto iniciativas de integración regional como la Unión de Naciones Suramericanas [Unasur] o el Centro Estratégico Latinoamericano de Geopolítica [Celag], que eran instituciones que podrían haber generado acciones conjuntas para combatir los incendios; en cambio, actualmente "cada país se encuentra solo frente a sus problemas".

    La superficie quemada en Brasil desde el primer día de este año hasta julio inclusive es de 57.827 kilómetros cuadrados, según los últimos datos disponibles del INPE que no incluyen todavía el mes en curso.

    De ese total quemado, 54,7% corresponde al Cerrado, un bioma de sabana tropical que se extiende del noreste al centro y al oeste del país, en segundo lugar a la Amazonía (18,2%), y en tercer lugar a la Mata Atlántica (14,1%), la selva de la costa brasileña sobre el Atlántico.

    El 28 de agosto, el presidente Jair Bolsonaro, anunció que los mandatarios de los países con territorios amazónicos se reunirán el 6 de septiembre en la ciudad colombiana de Leticia para ajustar una estrategia común para combatir los incendios y la deforestación.

    El Gobierno venezolano no fue incluido para participar del encuentro.

    El 26 de agosto, el presidente de Brasil había rechazado la ayuda de 20 millones de euros (más de 22 millones de dólares) que el Grupo de los Siete (G7) se comprometió a enviar, en medio del clamor internacional para combatir el fuego que avanza en una de las principales selvas del mundo.

    Las políticas de Bolsonaro para la selva tropical provocaron que Noruega y Alemania suspendieran hace días sus aportaciones al Fondo Amazonía, destinado a proteger ese bioma.

    Tema:
    Ola de incendios en la Amazonía (186)
    Etiquetas:
    incendios forestales, cambio climático, capitalismo, medio ambiente, Brasil, Ecuador, Jair Bolsonaro
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik