Widgets Magazine
22:06 GMT +319 Septiembre 2019
En directo
    William Augusto da Silva, el secuestrador, apuntando con una pistola a un rehén

    Testigos del secuestro en Río cuentan a Sputnik cómo fue vivir esa trágica experiencia

    © REUTERS / Stringer
    América Latina
    URL corto
    150
    Síguenos en

    Un secuestrador, identificado como William Augusto da Silva, de 20 años, tomó como rehenes a 37 personas que iban en un bus por el puente Río-Niterói, en dirección hacia Río de Janeiro. El criminal fue abatido por un francotirador y las autoridades informaron que el arma de fuego que portaba el hombre era de juguete.

    Mucha gente celebró abiertamente su muerte, incluyendo al gobernador del estado, Wilson Witzel, quien llegó en helicóptero mostrando gestos de alegría tras la muerte del joven.

    "Cuando me negué a subir al autobús, el criminal ya estaba ahí"

    Marcos Carvalho, cuyo nombre ha sido cambiado a petición del testigo, escapó milagrosamente del destino de los rehenes del autobús 2520, perteneciente a la empresa Galo Branco. El colectivo estaba tan lleno que Marcos decidió esperar al siguiente.

    ​En una entrevista con Sputnik Brasil, Marcos habló de esta trágica experiencia:

    "Ya en el puente, el tráfico comenzó a disminuir y comenzó a formarse un atasco, pero estaba dormido. Cuando desperté, los pasajeros hablaban del secuestro del 520 ", señaló Marcos.

    "Escuché que él [el secuestrador] se subió al autobús en la última parada en Alcántara y tomó a los pasajeros como rehenes solo en el puente (…) Si esto es cierto, cuando me negué a subir a este autobús, el criminal ya estaba allí", recordó y explicó que cuando decidió no subir al autobús todo parecía normal, no había nada sospechoso.

    El autobús capturado
    © REUTERS / Ricardo Moraes
    El autobús capturado

    Según el joven, él y otros pasajeros vieron movimientos extraños durante algún tiempo en el autobús capturado, pero todo se tornó muy confuso. "Solo se escuchaban sirenas de policía, había muchos coches de policía y mucha gente".

    A pesar de que todos los rehenes fueron rescatados sanos y salvos, para Marcos la operación llevada a cabo por las autoridades no tuvo éxito, porque la muerte del sospechoso se puede usar para "continuar la política de exterminar a los pobres, los negros y los residentes de las favelas", como escribió más tarde en las redes sociales. Las acciones de la policía de Río de Janeiro se consideran una de las más brutales del mundo y han causado gran polémica.

    "La negociación siempre es la primera alternativa"

    El coronel Diógenes Lucca es un excomandante del Grupo Táctico de Operaciones Especiales de la Policía Militar de São Paulo (GATE, por sus siglas en portugués) y un exnegociador de rehenes quien ha hablado con Sputnik Brasil sobre su experiencia en estos casos.

     "Está claro que siempre queremos resolver estas situaciones a través de la negociación, porque son la alternativa más cercana para alcanzar el objetivo principal (…) ¿Cuál es el objetivo principal? Salvar la vida de todos, de los rehenes, la Policía e incluso de los delincuentes, manteniendo el orden público y aplicando la ley", señaló Lucca.

     "Por lo tanto, las negociaciones son lo que buscamos, siempre es la primera alternativa (…) Una vez que las negociaciones están en curso, si el delincuente no coopera, muestra signos de fracaso, signos de riesgo para los rehenes, el gerente de operaciones está obligado a considerar otras posibilidades de acuerdo con las reglas establecidas. Y en el caso de Río de Janeiro, me parece que esto es exactamente lo que sucedió", explicó el excomandante de GATE.

    Policía militar brasileña en el lugar del secuestro
    © REUTERS / Pilar Olivares
    Policía militar brasileña en el lugar del secuestro

     Asimismo, dio su opinión sobre la operación con el autobús: "hubo una contención de la crisis, un aislamiento de la escena, el establecimiento de comunicación a través de la negociación, pero [las fuerzas de seguridad] se dieron cuenta de que las negociaciones no daban resultados y en este caso eligieron la opción de un francotirador. En mi opinión, desde el punto de vista de la gestión de crisis, [fue] una operación absolutamente magnífica".

    "Es desesperante ver a la gente celebrando la muerte"

    La diputada federal por el Partido Socialismo y Libertad de Brasil Talíria Petrone estaba en el puente Río-Niterói, en la bahía de Guanabara, estado de Río de Janeiro, cuando ocurrió el secuestro del autobús.

    Se dirigía hacia el aeropuerto para regresar a la capital del país, Brasilia, cuando clausuraron la carretera por el secuestro.

    "Es un hecho diferente a lo que pasa en las favelas cada día. No sé exactamente cómo fue porque estaba en el epicentro y no podía seguir los informes, pero creo que los agentes de seguridad pública mediaron en el conflicto para proteger el mayor número posible de vidas", dijo a Sputnik Brasil.

    Asimismo, destacó que el hombre obviamente no estaba en su sano juicio lo que hace que la situación sea aún más triste. "Lo que pienso es que la pérdida de una vida no es un hecho que debería celebrarse", sostiene la diputada.

    El gobernador del estado de Río de Janeiro, Wilson Witzel, celebrando la muerte del secuestrador
    © REUTERS / Stringer
    El gobernador del estado de Río de Janeiro, Wilson Witzel, celebrando la muerte del secuestrador

    "Es desesperante ver a la gente celebrando la muerte de alguien, celebrando una barbarie. Todos estamos contentos de que ningún rehén haya sido herido, pero ha habido una muerte. Si había necesidad de esto o no, eso lo tenemos que evaluar técnicamente, pero hay una muerte y esto expresa la barbarie que estamos viviendo en Río de Janeiro", señala Petrone.

    Etiquetas:
    Río de Janeiro, secuestro
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik