En directo
    América Latina
    URL corto
    0 20
    Síguenos en

    MONTEVIDEO (Sputnik) — El primer año de Gobierno que cumplirá este 15 de agosto el presidente de Paraguay, Mario Abdo Benítez, se destacó por el estancamiento de la economía y una crisis de gobernabilidad que casi lo lleva al juicio político, dijo a Sputnik el analista político Alfredo Boccia.

    "El primer año de gestión de Abdo Benítez ha sido bastante malo; ha sido un año en donde las previsiones de crecimiento se redujeron y (...) ha tenido una enorme crisis de gobernabilidad", dijo Boccia.

    Abdo Benítez, de la derechista Asociación Nacional Republicana — Partido Colorado, cumplirá este 15 de agosto un año al frente del Gobierno en medio de reclamos opositores de juicio político por un fallido acuerdo con Brasil para la contratación de potencia de la central hidroeléctrica binacional de Itaipú.

    El pacto, firmado el 24 de mayo en secreto, estipulaba nuevos términos y disposiciones para Paraguay que, según los críticos, implicarían aumentos en las tarifas para este país, entre otros perjuicios.

    Tras conocerse el contenido en julio, se desató una ola de renuncias, y el acuerdo fue finalmente anulado a pedido de Paraguay.

    Pero la oposición paraguaya presentó igualmente denuncias para iniciar un juicio político al presidente, aunque de momento no tiene los votos necesarios para iniciar el proceso en el Congreso.

    Pero la "crisis de gobernabilidad" de Abdo Benítez está lejos de haber sido superada, según el analista.

    "Muchos creyeron que este Gobierno estaba negociando intereses privados por encima de los intereses de la nación. Eso lo puso a Abdo al borde de un juicio político que todavía está en discusión. Lo cierto es que ha tenido una enorme crisis de gobernabilidad", agregó.

    Hay en la ciudadanía una "sensación de indignación" y aunque "hayan caído las cabezas" del canciller, el director de Itaipú y de otros funcionarios, "la calma no llega porque algunas revelaciones muestran que el Gobierno actuó con absoluta irresponsabilidad", dijo el analista.

    A raíz de esta crisis, el mandatario quedó "muy debilitado" y a merced en buena medida de lo que hagan en el Congreso los legisladores de la mitad de su Partido Colorado, la facción Honor Colorado que responde al expresidente Horacio Cartes (2013-2018).

    "Abdo Benítez es rehén del 'cartismo', porque necesita los votos de sus senadores y diputados para evitar el juicio. Eso lo debilita enormemente de cara al futuro. Yo no creo que en lo inmediato esté en riesgo su continuidad, pero su debilidad ante la opinión pública lo coloca en un plano bastante complicado para lo que le falta de Gobierno", agregó.

    Economía

    Para Boccia este año se ha caracterizado por un "estancamiento económico" debido a varios factores, alguno de ellos dependientes del Gobierno y otros ajenos, como una importante sequía.

    "A medida que avanza el año estamos más cerca de entrar en recesión; el estancamiento económico se nota en el día a día, en el bienestar de la gente, en la falta de dinero circulante, en el desempleo, en la falta de inversiones públicas, y hace que la sensación colectiva sea de decepción y abatimiento", sostuvo.

    El Producto Interno Bruto (PIB) de Paraguay creció un promedio de 4,5% anual en los últimos 15 años, según cifras del Banco Mundial.

    La institución financiera internacional esperaba para este año un crecimiento de 3,6% del PIB, muy similar a la estimación de 3,5% del Fondo Monetario Internacional.

    Pero, según Boccia, los analistas locales dudan que el crecimiento llegue a 1%.

    "El cambio de Gobierno, a pesar de que no fue de signo político sino que fue dentro del mismo Partido Colorado, produjo un enlentecimiento de la inversión en obras públicas. Eso repercutió fuertemente en la economía general", comentó.

    Apenas en el último mes se terminaron licitaciones para la construcción de obras viales, según Boccia.

    La sequía, por otra parte, redujo la cosecha y las exportaciones de soja cayeron en unos 1.000 millones de dólares.

    El mandatario reconoció al presentar el 1 de julio su primer informe de gestión al Congreso que la economía fue uno de los "grandes desafíos" de su administración y señaló que el factor climático afectó la producción agropecuaria.

    También señaló que la tensión comercial entre EEUU y China repercutió en el comercio e hizo reducir a la mitad los precios internacionales de gran parte de las materias primas.

    El 10 de junio, el Gobierno anunció que inyectaría 1.500 millones de dólares a la economía local para reactivar inversión, empleo y ayuda social.

    Relaciones internacionales

    La política internacional de Abdo Benítez se destaca hasta ahora por un "acercamiento excesivo" al presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, y por intensificar las diferencias con Venezuela.

    "Abdo tuvo un acercamiento excesivo con el Gobierno de Bolsonaro, mostró una admiración que llevaba a niveles algo patéticos. Abdo y Bolsonaro tuvieron tres encuentros personales y en ellos Abdo comentaba casi infantilmente que se sentía halagado porque el presidente brasileño lo trataba de "Marito", que es su apodo popular. Eso había molestado un poco, pero cuando surge la cuestión de Itaipú se evidenció que hay cierta sumisión hacia la política externa brasileña", dijo Boccia.

    Respecto de Venezuela, el Gobierno paraguayo ha endurecido sus posturas de antagonismo por una visión "anticomunista visceral", sostuvo.

    Paraguay integra el Grupo de Lima, conformado en agosto de 2017 en la capital peruana para presionar al Gobierno de Nicolás Maduro y exigir una "restauración de la democracia" en esa nación.

    Etiquetas:
    economía, crecimiento, crisis, Paraguay, Mario Abdo Benítez
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik