19:38 GMT +313 Diciembre 2019
En directo
    Arma de fuego

    Un Día de los Pueblos Indígenas con sabor a muerte en el Cauca, Colombia

    © CC0 / Pixabay
    América Latina
    URL corto
    0 10
    Síguenos en

    El asesinato de 33 líderes indígenas del departamento del Cauca, en Colombia, puso en alerta a las comunidades de la zona. El activista Ermes Pete dijo a Sputnik que grupos paramilitares e intereses económicos están asesinando y amenazando referentes para quedarse con páramos, montañas y minerales del territorio indígena.

    El Día Internacional de los Pueblos Indígenas, conmemorado en todo el mundo el 9 de agosto, no es un día de celebración para los indígenas del departamento del Cauca, en el suroeste de Colombia. Es que en lo que va de 2019 ya fueron asesinados 33 líderes de diferentes comunidades.

    Según recoge la revista Semana, dos importantes dirigentes fueron asesinados solo en la primera semana de agosto. El primero fue Gersain Yatacue, coordinador de la guardia indígena de la Vereda San Julián. Tres días después fue ultimado Enrique Guegia, alguacil y 'sabedor ancestral' del cabildo de Tacueyo.

    "Esto es muy grave. Se han metido con lo más sagrado que son nuestras autoridades y nuestras estructuras", dijo a Sputnik Ermes Pete, consejero mayor del Consejo Regional Indígena del Cauca (CRIC).

    Pete explicó que las amenazas y atentados contra dirigentes indígenas son consecuencia de que "en este Gobierno han hecho trizas los acuerdos de paz" firmados en 2016 durante el Gobierno de Juan Manuel Santos (2010-2018).

    Según el dirigente, los ataques recibidos por los pueblos indígenas provienen de grupos paramilitares como las 'Águilas Negras', facciones 'disidentes' de las FARC (Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia) que no se adhirieron al proceso de paz o desde el Ejército Popular de Liberación (EPL).

    "Uno quiere reclamar sus derechos y de todos lados aparecen amenazas y panfletos", lamentó Pete, indicando que en los últimos meses el Cártel de Sinaola, una de las principales organizaciones del narcotráfico en México, intenta avanzar en territorio colombiano.

    Pete señaló que el objetivo de estos grupos es "quedarse con los territorios de los pueblos indígenas", particularmente para actividades vinculadas al tráfico de drogas. "Los grupos armados quieren acallar a nuestra gente y dominar nuestros páramos y nuestras montañas", comentó.

    Del otro lado, dijo el dirigente, también aparece el interés de empresas multinacionales por los minerales que se encuentran en sus tierras.

    La puja por apoderarse de territorio indígena no encontró una respuesta adecuada por parte del Gobierno de Iván Duque, evaluó Pete.

    "En el Gobierno no hay ningún afán. Se hicieron varias propuestas sobre el tema de las protecciones colectivas y sin embargo no fueron tenidas en cuenta. Las protecciones individuales también han sido muy lentas, porque la respuesta del Gobierno llega cuando ya están los muertos", dijo.

    La Guardia Indígena, único escudo contra los ataques

    El incremento de la presencia militar en el departamento del Cauca no sirvió, según el CRIC, para evitar la violencia hacia los pueblos indígenas. Al respecto, Pete reclamó que precisamente "donde se producen más asesinatos es donde más militares hay".

    La indefensión hizo que las comunidades indígenas del Cauca debieran organizarse para asegurarse su propia seguridad. "Estas situaciones han llevado a tomar acciones con nuestra Guardia Indígena, que ha seguido haciendo el control territorial", señaló el dirigente.

    La Guardia Indígena del Cauca, nacida en 1971 junto con el CRIC, es un grupo de hombres, mujeres y niños que, de forma voluntaria, se aboca a resguardar a las poblaciones indígenas de la zona. Entre sus tareas principales está, según destaca el CRIC, la "liberación de personas secuestradas y detenidas", el "traslado de heridos y primeros auxilios" y la "seguridad y protección de las movilizaciones", entre otras.

    La propia organización aclara que la Guardia Indígena "no es una estructura policial sino un mecanismo humanitario y de resistencia civil" que "busca proteger y difundir su cultura ancestral y el ejercicio de derecho propio".

    Pete remarcó que la Guardia Indígena "juega un papel muy importante en los últimos años, en los que han estado persiguiendo los territorios y a las mismas autoridades". Sin la acción de la Guardia, aseguró, más líderes del CRIC ya hubieran sido asesinados.

    Sin embargo, la acción de la Guardia implica un desafío para las comunidades. "Ha sido difícil porque nuestra Guardia no tiene la logística mínima, pese a la voluntad de sus miembros. No tiene la alimentación asegurada ni transporte ni una bonificación", lamentó.

    Nada que celebrar

    De acuerdo a un conteo realizado por el CRIC, en el departamento del Cauca viven unos 350.000 personas indígenas, distribuidas en diez pueblos diferentes. Si bien la Guardia intenta dar protección a todos, su integración es "muy mínima" para asegurar la seguridad de todos.

    "Este día internacional no es de celebración, es un día en el que tenemos que seguir reclamando nuestros derechos ante toda la violación que han hecho con nuestros pueblos en América Latina", reivindicó Pete, en referencia a la fecha del 9 de agosto.

    En ese marco, llamó a los demás pueblos indígenas de Colombia y del mundo a "no bajar la guardia frente a un Gobierno que nos quiere callar".

    "El proceso no termina si uno muere. Moriré hoy pero mañana habrá otro", sintetizó el dirigente.

    Etiquetas:
    Día Internacional de los Pueblos Indígenas, Cauca, indígenas, Colombia
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik