En directo
    América Latina
    URL corto
    0 56
    Síguenos en

    MONTEVIDEO (Sputnik) — La derrota en Uruguay de un 'pre-referéndum' para derogar la Ley Integral para Personas Trans muestra que este país es un ejemplo en América Latina en defensa de los derechos humanos, dijo a Sputnik la activista transexual Josefina González.

    "El resultado de ayer [el 4 de agosto] muestra cómo Uruguay se destaca en una región que ataca a la comunidad LGBTQ [lesbianas, gays, bisexuales, transgénero y queer]. Uruguay es un mojón y una isla en este sur de América en la resistencia y en la instalación de la accesibilidad de los derechos LGBTQ", afirmó a Sputnik González, licenciada en Ciencias de la Comunicación.

    Los uruguayos estaban convocados a las urnas el 4 de agosto para un pre-referéndum, esto es, una votación no obligatoria en la que podrán expresarse para pedir la derogación de la ley.

    Si al menos 25% de los habilitados para sufragar apoyaban la iniciativa derogatoria, esta pasaba a un referéndum propiamente dicho.

    Sin embargo, al Corte Electoral informó que la consulta tuvo 272.980 adhesiones, equivalente a 9,90% del padrón, por lo que la iniciativa naufragó.

    Los diputados por el Partido Nacional (conservador) Carlos Iafigliola y Álvaro Dastugue, este último también pastor evangélico, fueron los principales impulsores de la campaña para derogar la norma, aprobada en octubre de 2018.

    Iafigliola cuestionó a su propia fuerza política por el poco apoyo "para poner en discusión el tema", informó Radio Universal.

    "Hicieron su análisis político y electoral y decidieron no participar (…) creí que iba a haber una reacción distinta", agregó.

    El pre-referéndum se hizo en plena campaña electoral: el próximo 27 de octubre los uruguayos elegirán al nuevo presidente y a los miembros del Parlamento.

    El 4 de agosto, Iafigliola denunció supuestos hechos irregulares durante la jornada de votación, pero la Corte Electoral informó que no se recibió ninguna denuncia oficial por parte del diputado.

    Por su parte, González dijo que fue una jornada "muy intensa" para todas las organizaciones a favor de las personas trans.

    "Uruguay está marcando precedentes, está en la vanguardia en lo que tiene que ver con la defensa de los derechos humanos y creo que el pueblo uruguayo, a través del pueblo democrático, está generando mucha conciencia, sensibilización y mucho sujeto político", agregó.

    El único candidato presidencial que acudió a votar el 4 de agosto fue el líder del partido Cabildo Abierto (derecha), Guido Manini Ríos, excomandante en jefe del Ejército.

    "No estamos de acuerdo con la ideología de género que a toda costa se quiere imponer a nuestra sociedad... Hoy voté para que el pueblo pueda decidir sobre una ley que genera polémica... Creo que hay instancias en que el pueblo debe ser consultado, y ésta es una de ellas", publicó Manini Ríos en su cuenta de Twitter.

    ​Iafigliola dijo a Sputnik hace unas semanas que la ley es "peligrosa, injusta e inconstitucional".

    "Esta ley permite que menores de edad puedan llevar adelante procesos de hormonización para cambiar de sexo y de nombre aún sin el consentimiento de los padres", dijo Iafigliola a Sputnik.

    Sin embargo, la ley establece en forma inequívoca que "para que las personas menores de 18 años accedan a intervenciones quirúrgicas genitales irreversibles con el fin de adecuar su cuerpo a su identidad de género, la autorización o la anuencia de los representantes legales será de precepto".

    Asimismo, establece que toda persona podrá cambiar su nombre o el registro de su sexo cuando estos no coincidan con su identidad de género.

    Para el caso de menores que no obtengan el respaldo de sus padres o sus representantes legales, la ley establece que se podrá recurrir a mecanismos ya existentes, entre ellos los del Código de la Niñez y de la Adolescencia, que establece que el menor "en todo caso tiene derecho a ser oído y obtener respuestas cuando se tomen decisiones que afecten su vida" y "podrá acudir a los tribunales y ejercer los actos procesales en defensa de sus derechos".

    Un cuarto de los menores trans en Uruguay son expulsados de su casa, el 75% abandona sus estudios debido al acoso de docentes y compañeros, y solo 23% cuenta con un trabajo formal, lo que condena a muchos a la prostitución, según un censo del Ministerio de Desarrollo Social.

    Las personas transexuales tienen en Uruguay una expectativa de vida promedio de 35 años.

    Etiquetas:
    derechos humanos, LGBT, Uruguay
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook