17:05 GMT +315 Noviembre 2019
En directo
    Un total de 45 excombatientes de FARC, así como miembros de la comunidad del municipio de Dolores (Tolima, centro-occidente), hacen parte de un ambicioso proyecto de exportación de café orgánico a Estados Unidos y varios países de Europa como parte del proceso de implementación de paz en Colombia.

    Jóvenes colombianos piden avanzar en un "acuerdo humanitario"

    © Foto : Cortesía de la Agencia Nacional para la Reincorporación (ARN)
    América Latina
    URL corto
    1 0 0
    Síguenos en

    El municipio colombiano El Tarra, del Catatumbo, es el lugar que jóvenes procedentes de una decena de países eligieron para celebrar la III Brigada Internacional Juvenil por la Paz de Colombia. ¿El objetivo? Denunciar el incumplimiento de los Acuerdos de Paz por parte del Estado, y avanzar en un "acuerdo humanitario" en el territorio colombiano.

    Entre el 19 y 21 de julio la subregión nordeste del Norte de Santander es el escenario de reunión de jóvenes de Noruega, España, País Vasco, Alemania, Bélgica, Italia, EEUU, Canadá, Panamá, Venezuela, Brasil, Argentina, Uruguay y Colombia.

    Los cientos de jóvenes tienen una intención clara: quieren "denunciar los acuerdos incumplidos" por parte del Estado, y "avanzar en un acuerdo humanitario que garantice que la lucha que realizan los distintos grupos insurgentes no afecte a la comunidad", dijo a Sputnik Jhonny Marín, coordinador para América Latina y el Caribe de la Federación Mundial de la Juventud democrática y vocero de la III Brigada. 

    Para ello, se dispusieron trabajar en tres ejes: impulsar iniciativas internacionales juveniles de solidaridad por la paz de Colombia y el continente; sistematizar y visibilizar las denuncias y violaciones de derechos humanos posteriores a la firma del Acuerdo de Paz; y realizar acciones de solidaridad con las comunidades afectadas por el conflicto en la región del Catatumbo. 

    "Nuestro balance del proceso de implementación de los Acuerdos de Paz es totalmente negativo, en todos los sentidos", aseguró Marín, y explicó: el pacto "tiene que servir para preservar la vida y avanzar en unas transformaciones sociales que permitan superar ciertos niveles de desigualdad social, y hasta el momento no ha servido para eso". 

    Los jóvenes de la III Brigada aseguran que no se han logrado los términos y plazos acordados y establecidos para la implementación del Acuerdo de paz.

    "La antigua insurgencia cumplió con los tiempos para la dejación de armas, mientras que el Estado colombiano ha dilatado la implementación de los acuerdos en los temas sustanciales, que beneficiarían a las víctimas del conflicto, a la reforma agraria y a las garantías para la participación política, al tiempo que se buscaría sacar la violencia de la política y avanzar en la reconciliación, el acceso a la verdad, la justicia y la reparación integral, así́ como cerrar las heridas que ha dejado el conflicto colombiano", se lee en la invitación a la III Brigada.

    Los brigadistas consideran que en Colombia hacen "igual de ruido las armas que la desigualdad social" en el país. 

    Por tal motivo, los jóvenes están "buscando respaldo" al proceso de implementación de los Acuerdos de La Habana, "promoviendo la continuidad" de diálogos con el Ejército de Liberación Nacional (ELN) e instando al Gobierno a habilitar una mesa de diálogo con el Ejército Popular de Liberación (EPL). 

    "Queremos generar acciones que garanticen la vida de las y los dirigentes sociales en los territorios", indicó Marín. 

    En ese sentido, contó que prevén "sistematizar las diferentes denuncias a nivel nacional para que se conviertan en un documento de trabajo de las distintas organizaciones juveniles, tanto nacionales como internacionales". 

    Etiquetas:
    eln, FARC, Colombia, acuerdo de paz
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik