Widgets Magazine
19:44 GMT +320 Septiembre 2019
En directo
    Guardia nacional de México

    Gobierno mexicano enfrenta protestas contra política migratoria en frontera sur

    © REUTERS / Carlos Jasso
    América Latina
    URL corto
    Por
    232
    Síguenos en

    CIUDAD DE MÉXICO (Sputnik) — El canciller mexicano Marcelo Ebrard y funcionarios federales enfrentaron protestas de organizaciones civiles ante la política migratoria, que consideran subordinada a los intereses de EEUU, durante una gira por el sureño estado de Chiapas, dijeron a Sputnik activistas en temas binacionales.

    "Las protestas contra la política migratoria son un eslabón más de las acciones de la sociedad civil organizada y defensores de migrantes, que ya tiene un tiempo movilizada", contra los acuerdos de México con EEUU, dijo a esta agencia Leticia Calderón Chelius, especialista en migración en el Instituto de Investigaciones Históricas "José Maria Luis Mora" y que también integra la Asociación Civil Mexicana Sin Fronteras.

    Las organizaciones expresaron su rechazo a los altos funcionarios reunidos en Palacio de Gobierno de la capital de Chiapas, Tuxtla Gutiérrez, para evaluar la Estrategia de Seguridad y Migración de la zona sur y sureste, fronteriza con Guatemala.

    Las protestas pacíficas también realizadas ante la embajada de EEUU en la capital del país fueron convocadas por la "Coalición binacional versus Trump".

    "No a las deportaciones, ningún migrante es ilegal, y no a la cacería", rezaban las consignas de los inconformes, para "repudiar el pacto migratorio con el Gobierno de Donald Trump, no avalado por el Senado".

    La académica y coordinadora del Grupo contra la Xenofobia de la Red Integra, de la que forman parte científicos sociales, señala que "las protestas no son algo novedoso, pero lo importante es que dejan de ser aisladas y tímidas, pasando a una manifestación pública más organizada".

    En un comunicado, los manifestantes expresaron que el Gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador "no debe fungir como la Patrulla Fronteriza de la Casa Blanca".

    El control de indocumentados en la frontera sur, con 6.000 efectivos de la Guardia Nacional, ocurre al mismo tiempo que Trump "lanza la ejecución de redadas en diez ciudades el próximo domingo, que resulta un mensaje tremendo para imponer la política del miedo", en el marco de su campaña para reelección, lamentó Calderón.

    En EEUU también fueron convocadas protestas en Washington y varias ciudades contra las llamadas "jaulas" para detención de indocumentados, según la coalición.

    "Es una señal muy interesante el trasnacionalismo político, ante una serie de acuerdos entre los dos gobiernos, para intentar detenerlos con la acción internacional concertada", dijo la asesora de la organización Mexicanos en Exilio.

    "Hay que preguntarse por la gente que sería deportada, si retornaría como hace diez años, cuando se fueron de un país que mantiene los mismos problemas de desempleo, inseguridad y violencia, que no se han resuelto", puntualizó la politóloga.

    Sin respaldo del senador

    El pacto migratorio aún no ha sido avalado por el Senado, por esa razón se distanció del grupo gobernante el presidente del Congreso y líder de los diputados, el oficialista Porfirio Muñoz Ledo.

    El decano de los congresistas, de 85 años, diputado por el gobernante Movimiento de Regeneración Nacional (Morena), promovió un punto de acuerdo legislativo "para reforzar el derecho de tránsito por suelo nacional como lo consagra la Constitución, que también garantiza libertades para cualquier persona en territorio mexicano", dijo a Sputnik el promotor de la "Coalición binacional versus Trump", Federico Campbell Peña.

    Con un "espíritu liberal", el líder legislativo ha proclamado incluso ante López Obrador su oposición a que este país "se convierta en el muro de Trump en la frontera sur".

    "Muños Ledo se ha quedado solo, como él mismo me lo confió en una reunión de trabajo, y los legisladores oficialistas se han alineado con el Presidente", asegura Campbell Peña.

    El activista señala que México debe apegarse al derecho internacional y el Pacto para una Migración Segura y Ordenada de Naciones Unidas, firmado en Marruecos y que el canciller Ebrard fue el primer en suscribirlo en diciembre pasado.

    "Paradójicamente, fue la firma de ese pacto la que estimuló la migración masiva hacia México, después del célebre derribo del portón de control migratorio, a principio de este año", recordó

    El incidente fue protagonizado por una caravana de miles de indocumentados, con muchas mujeres y niños, en el puente sobre el río Suchiate que sirve de frontera con Guatemala.

    El activista asegura que el jefe de la oficina federal de Derechos Humanos, Alejandro Encinas y asesores del Gobierno en migración, como el sacerdote Alejandro Solalinde, "estaban por la apertura de las fronteras, sin represión".

    Lo que ocurrió después fue que la secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, junto con Ebrard, pactaron lo contrario en Miami y en California (oeste de EEUU) con funcionarios de seguridad interior de EEUU, encabezados por Kirstjen Nielsen, antes de su renuncia el 7 de abril.

    "En las negociaciones Ebrard entregó todo con su propia agenda, causando el disgusto incluso dentro de la cancillería, incluso de Jesús Seade", vicecanciller para América del Norte, afirmó el entrevistado

    Mientras tanto, el presidente López Obrador "solo lo obedecía, otorgándole a Ebrard funciones que exceden a la política exterior, como la política migratoria que corresponde a la secretaria de Gobernación", puntualizó.

    López Obrador dijo este viernes que México ha cumplido el control del flujo de indocumentados con despliegues de la Guardia Nacional en sus fronteras, acordado con EEUU, el 7 de junio pasado, y descartó que se ejecuten las redadas que planea Trump.

    Etiquetas:
    Marcelo Ebrard, política migratoria, migrantes, México
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik