Widgets Magazine
En directo
    Una central nuclear (archivo)

    ¿Qué tanto sabes sobre la energía nuclear en América Latina?

    CC0 / Pixabay
    América Latina
    URL corto
    2150

    A 65 años del día en que la Unión Soviética hizo historia poniendo en marcha la primera central nuclear civil del mundo, Sputnik te cuenta qué pasa en América Latina, donde en las últimas cuatro décadas se han registrado dos accidentes de contaminación radioactiva por robo de maquinaria obsoleta y abandonada.

    El 26 de junio de 1954 la central nuclear soviética de Óbninsk entró en funcionamiento. Esa sería la primera nuclear civil del mundo: tenía un reactor de uranio y grafito, de tipo AM-1. Generaba 5 MW con 17% de rendimiento térmico. El 29 de abril de 2002 fue desactivada y hoy es un museo.

    Según el Organismo Internacional de Energía Atómica (IAEA, por sus siglas en inglés) los cinco países con más reactores nucleares de potencia (que producen energía iniciando y controlando una reacción nuclear en cadena sostenida) son EEUU, Francia, China, Japón y Rusia, en ese orden. 

    Existen más de 400 reactores en el mundo, instalados principalmente en América del Norte, Asia Oriental y Europa Occidental. 

    En América Latina hay siete reactores, tres en Argentina, dos en Brasil y dos en México.

    Interesante: Argentina y Rusia suscriben acuerdo para desarrollar energía nuclear con fines pacíficos

    A pesar de que hasta ahora estas plantas nucleares no han registrado fallas y generado mayores percances, en América Latina sí ha habido incidentes contaminantes radioactivos en dos ocasiones. 

    El primero fue en septiembre de 1987 en Goiania, Brasil, cuando dos recolectores de basura encontraron una máquina, que era una unidad de radioterapia utilizada para los tratamientos contra el cáncer, la llevaron a su casa en carretilla, y la desmontaron.  

    Dentro había un cilindro que contenía 19 gramos de Cesio-137, una sustancia altamente radioactiva. Resultaron muertas cuatro personas y al menos 240 heridas. 

    Diez años después, en Ciudad Juárez, sucedió algo similar, cuando médicos de un hospital encomendaron a la persona que hacía mantenimiento a las máquinas que se deshiciera de una máquina de radioterapia. Lo que no le dijeron era que estaba equipada con una bomba de Cobalto-60, material radioactivo.

    Más aquí: La Ruta de la Seda envuelve a EEUU en América Latina

    El hombre desarmó el aparato, y vendieron sus piezas a un depósito de chatarra, donde las piezas y los químicos se mezclaron con otros fierros viejos del deshuesadero; que después se vendió a distintas fundidoras.

    Las empresas que compraron el material lo usaron para la construcción de varillas de acero corrugado, bases para mesas y sillas. Se estima que unas 6.000 toneladas de material fueron distribuidas en la mitad de los estados del país y una parte se exportó a EEUU, según Infobae.

    Cuando se descubrió la dimensión del desastre, se mantuvo en secreto el número de personas que estuvieron expuestas a la radiación. Hoy se desconoce el tipo de afectaciones que sufrieron y la cantidad exacta.

    Brasil

    En el país hay dos centrales activas, y una en construcción, las tres en Angra Dos-Reis, en Río de Janeiro. La primera, Angra I, empezó a funcionar en 1982, la segunda en 2000. 

    En total, las centrales activas tienen una capacidad eléctrica de 1.990 megavatios, la nueva central tendrá 1.405 megavatios adicionales, según IAEA.

    También: Rusia y China forman un nuevo panorama nuclear y dejan a EEUU al margen

    El 2,69% de la energía que generó Brasil en 2018 proviene de fuente nuclear, según IAEA.

    Argentina

    El país tiene tres centrales nucleares y una en construcción, según los datos de IAEA.

    La central Atucha I empezó a funcionar en 1974, en Lima, en el partido de Zárate, en la provincia de Buenos Aires, convirtiéndose en la primera instalación nuclear de América Latina para la producción de energía eléctrica. 

    En 1983 empezó a funcionar Embalse, que está situada en la provincia de Córdoba. En 2015 la cerraron para renovarla; fue reconectada a finales de mayo de 2019 tras recibir una inversión de 2.149 millones de dólares. 

    Más: La conmovedora historia de una familia argentina que asistió a las víctimas de Chernóbil

    Atucha II se inauguró en 2014, también en Zárate, donde desde ese mismo año se está construyendo una cuarta central nuclear, Carem 25. 

    Las tres centrales activas tienen una capacidad eléctrica de 1.136 megavatios, la que se está construyendo, de 648 megavatios. El 4,68% de la energía que generó Argentina en 2018 proviene de fuente nuclear, según IAEA.

    México 

    El 5,3% de la energía total generada en el país es producida por dos reactores nucleares, que tienen una capacidad eléctrica de 1.615 megavatios.

    En 1989 México conectó su primer reactor nuclear, Laguna Verde I, en Alto Lucero, en Veracruz. El segundo fue puesto en marcha en 1994, según información de IAEA.

    Además: Reacción de Irán al acuerdo nuclear puede dar pie a bloqueos portuarios y militares

    Etiquetas:
    residuos radioactivos, planta nuclear
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik