En directo
    América Latina
    URL corto
    Por
    0 10
    Síguenos en

    La cifra de niñas, niños y adolescentes acompañados y no acompañados que se presentaron ante una autoridad migratoria en México hasta abril de 2019 es un 64% mayor que la que lo hizo el año anterior. Estos son sus mayores desafíos en tiempos de tensión con EEUU.

    Solo este año, el Instituto Nacional de Migración (INM) lleva registrados 15.499 casos de menores migrantes, un salto de más del 60% comparado al período anterior (enero-abril 2018), cuando se registraron 9.926. El incremento mayor se dio entre ciudadanos de Honduras. En abril de este año de los 6.842 casos en total, los menores de ese país representaron el 57% de los casos.

    Y es probable que la cifra sea aún mayor. "Existe mucha dispersión de información. Solo podemos hablar de estimaciones sobre la gente que se está en movimiento entre las fronteras", dijo a Sputnik el director de programa de Save The Children México (STC), Jorge Vidal.

    Los niños, niñas y adolescentes representan una tercera parte del total del flujo irregular que ingresa por la frontera sur. La escalada de solicitud de refugio de los últimos meses dificulta al Estado manejar y procesar los pedidos, que se incrementaron en un 25%.

    La experiencia de vida de las personas que conforman estas cifras se tornan en una pesada carga. "Vemos un gran impacto en la vida de niños, hay algunos que mientras transitan por diferentes espacios conviven con graves enfermedades físicas, otros con fuertes marcas emocionales que generan enormes dificultades para desarrollar una vida un poco más natural dentro de un contexto ya de por sí complicado", explicó el activista.

    Más: El acuerdo entre EEUU y México pone en peligro la vida de miles de niños migrantes

    Hoy los menores que están en proceso de resolución de su estatus en México no están acompañados por programas educativos, ni mecanismos que garanticen su salud y seguridad. Además, una vez que realizaron la solicitud, no pueden moverse del sitio en que lo hicieron, esto "dificulta enormemente su vida". Los niños y niñas no acompañados, que cada vez son más, se enfrentan a riesgos cada vez mayores en sus travesías debido a la fuerte presencia del crimen organizado.

    "El periodo de estadía mientras se logra regularizar su estancia en el país es una instancia muy crítica del proceso. Hay que buscar una integración de los menores a la dinámica social de su nuevo hogar. Es todo un desafío coordinar sistemas educativos, de seguridad y salud para estos niños y niñas, pero hay que trabajar para que puedan alcanzar su plenitud", señaló Vidal, y agregó que esto no es solo una tarea institucional, sino también de la sociedad civil.

    "Los ciudadanos debemos ser receptivos para integrar a estas personas a la dinámica social y que su nivel de vida sea más adecuado", apuntó. 

    Mira también: Detienen a 800 migrantes escondidos en tráileres en Veracruz

    Entre los miles de casos que ocurren a diario, el director puntualizó que hay algunos constantes. Están los que llegan a México para recuperar fuerzas e intentar generar un ingreso que les permita subsistir. Otros están decididos a continuar a EEUU, y un tercer grupo compuesto por aquellos que afirman no querer irse de su país pero que la realidad que se vive en sus territorios los termina por expulsar y vienen a México a esperar poder regresar a sus casas.

    Pero, indicó, hay todavía un grupo que preocupa más que los anteriores, el de aquellos que vuelven de EEUU a México pero que hace años que ya no viven allí."Son personas desgastadas por el cruce y por su experiencia de vida en el país vecino. Se debe trabajar muy fuerte con su recuperación emocional", sostuvo el director de programas de STC.

    Puedes leer: El migrante Triángulo Norte: cambio climático, café, violencia y evangelismo

    La organización busca impartir el desarrollo de habilidades para el empleo, de nivelación educativa, de mecanismos de higiene y salud hacia los menores en tránsito, y brindar información en sus países de origen sobre que les espera en el trayecto.

    "Tenemos la confianza, si bien no la certeza, de que el Estado mexicano está desarrollando un plan integral de atención e integración de la población migrante a la dinámica mexicana, que facilite la seguridad para todos estos niños. Estamos dispues a sumarnos para que eso sea posible. Esperamos que en el muy corto plazo podamos tener espacios más adecuados y seguros para ellos", concluyó.

    Etiquetas:
    refugio, derechos humanos, niños, México, migrantes
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook