En directo
    América Latina
    URL corto
    0 0 0
    Síguenos en

    SAN SALVADOR (Sputnik) — Las protestas en Honduras, que reclaman garantías laborales y la renuncia del presidente, Juan Orlando Hernández, han costado millones de dólares al empresariado de esa nación centroamericana, tanto por el paro de los servicios como por los actos vandálicos paralelos a las manifestaciones, reportó la prensa local.

    "No puedo dar una cifra, pero sabemos que son pérdidas multimillonarias", aseguró al diario La Prensa un expresidente del Consejo Hondureño de la Empresa Privada, Luis Larach, a propósito de los saqueos y el vandalismo a cargo de personas que aprovechan el marco de las reivindicaciones de médicos, maestros y transportistas.

    Según los empresarios, los efectos son catastróficos pues "la situación de crisis ha causado cierre de negocios, desempleo y alejan a la inversión", y "son incuantificables las pérdidas económicas", agrega el rotativo.

    Los estragos mayores fueron reportados en las ciudades de Tegucigalpa y San Pedro Sula, y los municipios de La Ceiba, El Progreso, Santa Rita, y otros, donde la represión a las protestas, que duran ya dos meses, dejó dos muertos y varios heridos en las últimas horas.

    "Sabemos que no son los manifestantes genuinos los que están haciendo estos actos vandálicos. Es necesario que las autoridades pongan orden", acotó Larach, quien advirtió que este fenómeno afecta más a los empleados que a los grandes inversionistas.

    La Federación Nacional de Agricultores y Ganaderos de Honduras (Fenagh) denunció que las barricadas y obstáculos a la libre circulación provocan atrasos y pérdidas, en tanto la Cámara de Comercio e Industrias de Tegucigalpa advirtió del cierre de negocios y el despido de recursos humanos.

    "Los manifestantes deben ejercer pacíficamente su derecho de protesta social y evitar que personas inescrupulosas y violentas pongan en peligro la vida e integridad de terceras personas o destruyan la propiedad pública y privada", declaró el Comisionado Nacional de los Derechos Humanos, Roberto Herrera, a propósito de los disturbios del 20 de junio.

    Vídeo: Violentos enfrentamientos ocupan las calles de la capital de Honduras

    La situación empeoró cuando efectivos de la Policía Nacional se sumaron al paro liderado por trabajadores de la salud y la educación en reclamo de mejores condiciones laborales, pero tras una reunión con Herrera y las autoridades de Seguridad, alcanzaron un acuerdo.

    Tras reunirse con el Consejo Nacional de Defensa y Seguridad, el presidente Hernández ordenó este 20 de junio el despliegue de militares para apoyar a la Policía tras la muerte de dos personas en enfrentamientos entre civiles y las fuerzas del orden.

    El Hospital Escuela de Tegucigalpa reportó la noche del 20 de junio el ingreso de 21 personas heridas durante las manifestaciones, y la posterior muerte de Luis Antonio Maldonado (29 años de edad) y Erick Peralta (38), víctimas de un balazo y una cuchillada, respectivamente.

    El expresidente Manuel Zelaya, depuesto por un golpe de Estado en 2009, responsabilizó a las Fuerzas Armadas de cualquier agresión contra la integridad física de quienes se movilizan y protestan pacíficamente contra lo que llamó "la dictadura" de Hernández.

    "Recordamos que ya han sido señalados por la Alta Comisionada [de Naciones Unidas para los Derechos Humanos] por los 22 asesinatos ocurridos en las protestas 2017", publicó Zelaya en su cuenta de la red social Twitter.

    ​En declaraciones a la prensa local, el presidente Hernández aseguró que ya el Gobierno alcanzó un acuerdo con los transportistas de carga, y admitió la posibilidad de dialogar con la doctora Suyapa Figueroa, presidenta del Colegio Médico de Honduras y una de las líderes de la Plataforma Médicos y Maestros que convocan a las manifestaciones.

    Las protestas contra Hernández comenzaron en mayo pasado, para reclamar la derogación de los decretos ejecutivos PCM-026 y PCM-027, considerados la base para una futura privatización de la educación y la salud pública en Honduras, con una consiguiente ola de despidos.

    El Gobierno derogó ambos decretos, pero persisten las protestas que reclaman la renuncia de Hernández, a quien muchos consideran un "usurpador" por el supuesto fraude electoral que propició su reelección presidencial en 2017.

    Etiquetas:
    vandalismo, empresarios, protestas, daños, pérdida, Honduras
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook